aprende qué comer y cómo moverte

Esta es la forma más sencilla de adelgazar y perder grasa del vientre, según la ciencia

Hay miles de dietas que prometen hacerte perder esos kilos de más, pero es importante ceñirse a las evidencias científicas para hacerlo de manera efectiva y saludable

Foto: No hay recetas mágicas para adelgazar, la constancia es el mejor método. (iStock)
No hay recetas mágicas para adelgazar, la constancia es el mejor método. (iStock)

Adelgazar puede ser cuestión de adquirir nuevos hábitos o convertirse en una odisea. Hay miles de dietas —algunas tan milagrosas como perjudiciales para la salud— que prometen acabar con esos kilos de más y cientos de mitos descabellados sobre nutrición. Por eso es importante ceñirse a la evidencia científica si lo que de verdad se pretende es perder peso y no salud.

Lo cierto es que no existen recetas mágicas y los únicos métodos efectivos pasan por llevar una alimentación equilibrada y realizar actividad física con regularidad. Sin embargo, sí existen hábitos capaces de ayudar a evitar los antojos y combatir el exceso de calorías, tal y como recuerda el prestigioso nutricionista Kris Gunnars en el portal 'Healthline'.

Evita bebidas azucaradas

Numerosas investigaciones científicas sugieren que el consumo de bebidas azucaradas aumenta los índices de obesidad tanto en niños como en adultos. El Instituto Especial de Cardiología y Nutrición (SIPCAN) de Salzburgo (Austria) analizó en 30 estudios diferentes a más de 200.000 personas, de las cuales el 96% sufrió un aumento de masa corporal. A la vista está que la mejor opción es tomar agua durante las comidas, mientras que si eres de los que se pasa todo el día bebiendo café en la oficia, estás de suerte: la caféina puede ayudar a aumentar el metabolismo entre un 3 y un 11%, de acuerdo a un informe de la Universidad de Londres.

Pásate a las proteínas

Añadir proteína a tu dieta es la manera más fácil y efectiva de perder peso, debido a que el organismo usa más calorías para metabolizar este componente que con las grasas o los carbohidratos. Además, reduce en un 60% los antojos, con lo que podría cerrar la puerta a 441 calorías diarias. Por si fuera poco, un estudio multidisciplinar publicado en la editorial cientírfica BioMed Central encontró que la ingesta de productos con alto contenido proteico era inversamente proporcional a la grasa abdominal.

Una selección de productos ricos en proteínas.
Una selección de productos ricos en proteínas.

Reduce los carbohidratos

Más de 20 experimentos controlados avalan que las dietas bajas en carbohidratos conducen a una pérdida de peso hasta tres veces mayor que las bajas en grasas, incluso si quienes apostaban por menos carbohidratos comían todo lo que quisieran frente a las restricciones de calorías establecidas para el grupo que evitó las grasas. No conviene obsesionarse, puesto que de acuerdo a estos estudios bastaría con evitar los productos refinados y la bollería industrial.

Recurre a la fibra soluble

La fibra soluble absorbe el agua y forma un gel que ayuda a disminuir la velocidad de digestión de los alimentos. De esta manera, te sentirás lleno antes y comerás menos a lo largo del día. Además, una investigación conjunta de varias universidades norteamericanas demuestra que el consumo de este tipo de fibras —presente en alimentos como los fideos shirataki, las coles de Bruselas o los aguacates— puede reducir la grasa abdominal significativamente.

Muévete (y deja las abdominales)

Ya es hora de desterrar el mito que atribuye a hacer abdominales la capacidad de reducir la grasa del vientre. Tal y como demuestra el Laboratorio de Bioquímica de Villejuif (Francia), hacer estos ejercicios durante seis semanas no reduce en ninguna medida la circunferencia de la cintura o la cantidad de grasa abdominal. En cambio, realizar actividad aeróbica como caminar, correr o nadar reduce en gran medida el abdomen.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios