casi siempre son inofensivos

Remedios caseros y eficaces para cuando te pican los insectos

Al rascarte puedes llenar de bacterias las zonas afectadas, por lo que se aconseja no hacerlo y utilizar estos consejos naturales para el tratamiento

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aunque para la mayoría de nosotros la picadura de un mosquito no supone más que unos días de molesta picazón, son responsables de la transmisión de muchas enfermedades mortales en países en vías de desarrollo, lo que los convierte en el animal que más muertes humanas causa en el mundo. No son los únicos, también las garrapatas. La forma más eficaz de evitar sus picotazos es poner barreras entre ellos y nuestra piel, usando mosquiteras en las ventanas y tiendas de campaña, y hacernos indeseables para ellos utilizando repelentes como el DEET y la picaridina.

Si piensas que en España no puedes contraer malaria o enfermedad de Lyme, estás muy equivocado. Hay pocos casos, pero es posible por las miles de migraciones que hay hoy en día. Si no eres de los que piensa que "es mejor prevenir que curar" y te planeas aprovechar este clima cálido, estás casi condenado al menos a un par de mordiscos, pero varios expertos explican a 'The Daily Mail' cuáles son los mejores trucos para curar el picor.

Además, el verano es un gran enemigo. Esta estación significa pasar más tiempo en la calle, jardines, terrazas tomando algo con amigos... Pero es el tiempo perfecto para todo tipo de insectos. La mayoría de los que nos pican no tienen enfermedad, pero eso no impide que los granos que causan nos vuelvan locos a todos con la picazón y la irritación.

Limpia y refresca tu piel

Lo primero que debe hacer, si todavía tienes el insecto en tu piel, es deshacerte de él inmediatamente. Localiza el mordisco, mira a tu alrededor y pide ayuda a alguien para retirarlo en el caso de que sea una garrapata. Muchos bichos mueren después de morder o vuelan a la primera señal de movimiento, pero algunos, como estos, no.

Son parásitos y esconden sus cabezas debajo de la piel imperceptiblemente cuando muerden. Permanecerán allí todo lo que puedan, atiborrándose de tu sangre. Si encuentras una y su cabeza todavía está bajo la piel, sujétela con cuidado, firmemente tan cerca de la dermis como sea posible, y deslízala suavemente para evitar que las patas o colmillos se queden dentro.

Sé amable con tu piel. Relájate. No pienses en el picor. Tu cabeza tiene mucha culpa

Su cabeza contiene bacterias y puede causar más irritación, infección y, si está contagiada, la enfermedad de Lyme. Lo más probable es que tu cuerpo lo expulse pronto por sí mismo, pero si no sucede, es posible que debas ver a un médico que pueda extirparlo en un ambiente y forma estériles.

No importa qué te haya mordido, lo primero que debes hacer una vez que notes el picotazo es "lavar el área completamente de inmediato", explica Joshua Zeichner, dermatólogo. "No necesitas un jabón especial para hacerlo. Después hidrata la zona con alguna crema para calmar el dolor", agrega.

Hielo y antiinflamatorios

La forma correcta de extraer una garrapata (Imagen: Centers for Disease Control and Prevention)
La forma correcta de extraer una garrapata (Imagen: Centers for Disease Control and Prevention)

Para calmar el picor y el enrojecimiento, el método más simple suele ser el mejor. "Puedes aplicar y colocar hielo en el área durante diez minutos con otros diez de descanso para ayudar a reducir la inflamación. "Si tienes un picotazo inflamado, por ejemplo, por una picadura de abeja o de araña, puedes tomar un medicamento antiinflamatorio de inmediato. Ayuda a reducir la hinchazón de dentro hacia fuera".

El doctor Zeichner recomienda también una crema genérica contra la picazón como hidrocortisona, que se puede aplicar directamente en grano para reducir la inflamación. Este compuesto se encuentra en una clase de medicamentos llamados corticosteroides y funciona al activar las sustancias naturales en la piel para reducir la hinchazón, el enrojecimiento y la picazón.

Vinagre, limón y bicarbonato

Si no tienes cómo aplicar lo anterior porque te encuentras atrapado en casa con solo lo que tienes en la despensa para tratar tus irritantes picazones, hay algunos ingredientes naturales que pueden ayudarte.

Una de las claves para una piel feliz y protegida es el equilibrio del pH. Se ajusta para ser más alcalina o básica según los niveles hormonales y el ambiente y cuando está estabilizada es buena para combatir las infecciones y los factores estresantes del entorno. Si la tienes deshidratada, sumado al rascado que te estarás provocando puedes hacer que tu pH se descontrole.

El vinagre es un antiséptico natural, su acidez ayuda a volver a equilibrarlo del picazón que tiende a irritarse y secarse. El de sidra de manzana, en particular contiene más enzimas que otros tipos y pueden ayudar a sanarla y acelerar el proceso de reequilibrio. La forma más completa de usarlo es poner alrededor de dos tazas y media en un baño caliente y meterse dentro.

La mayoría de los que nos pican no tienen enfermedad, pero eso no impide que los granos nos vuelvan locos con la picazón y la irritación

El bicarbonato de sodio combinado con agua también puede tener un efecto calmante. Es difícil saber si tu piel es ácida o normal, pero si una base hecha de este ingrediente calma tu irritación, probablemente fuera del primer tipo. Si tienes los mordiscos localizados, simplemente haz una pasta con bicarbonato de sodio y agua y ponla en los puntos clave, espera 10 minutos con ello puesto y lávalo después. Si tienes muchos, prepara un baño y añade dos tazas también.

Además de su acidez y sus efectos sobre el pH, los limones tienen el beneficio adicional de ayudar a matar las bacterias que podrían transferirse. Tienen un leve efecto anestésico que ayuda a aliviar momentáneamente la irritación en los picotazos, pero ten en cuenta que el su zumo es muy ácido y puede escocerte si te has hecho heridas mientras te rascabas. A medida que los glóbulos blancos se apresuran a combatir las posibles infecciones que pueden provenir de la picadura, la pequeña herida puede hincharse y supurar, lo que aumenta la irritación.

Sal, albahaca y cebolla

La sal elimina la humedad y ayuda a reducir la hinchazón. Una vez que te hayas aplicado una pasta hecha de esta ingrediente y la inflamación haya bajado, los nervios en este área no estarán en alerta máxima lo que reducirá la sensación alrededor de la picadura.

Al igual que el aloe, las hojas de albahaca contienen sustancias químicas que producen una sensación de enfriamiento en la piel. Uno de estos es el alcanfor, similar al mentol. Ambos productos se usan en fórmulas antiirritación aprobadas por la Fundación de Alimentos y Medicamentos de EEUU. Pero no necesitas crear químicos avanzados para curar tus picotazos. Simplemente aplasta unas hojas con un mortero y extiende la masilla. Espera a que suceda la magia.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por último, pero no menos importante, puedes utilizar algunas de las cebollas que has dejado a medias mientras cocinabas para aliviar un poco de hinchazón y picazón. Su poder antiinflamatorio ha sido documentado en varios estudios: se cree incluso que ayudan a los pacientes con artritis. "Se amable con tu piel. Relájate. No pienses en el picor. Tu cabeza tiene mucha culpa. Mantenla hidratada siempre y tendrás mucho camino ganado", concluye el experto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios