Cómo esta mujer perdió 60 kilos sin dejar de comer patatas fritas
  1. Alma, Corazón, Vida
la constancia es clave

Cómo esta mujer perdió 60 kilos sin dejar de comer patatas fritas

Alyssa Figaro reconoce que no ha sido sencillo, pero que, tras perder tanto peso en solo tres años, el esfuerzo valió la pena. Te contamos qué hizo

Foto: Cómo esta mujer perdió 60 kilos sin dejar de comer patatas fritas
Cómo esta mujer perdió 60 kilos sin dejar de comer patatas fritas

Adelgazar no es fácil. Si tú, lector, estás o has estado a dieta, sabes que es un trabajo que requiere constancia y dedicación, sobre todo si partes de una situación de sobrepeso. Alyssa Figaro sabe bien de qué hablamos. La joven reconoce que "no ha sido sencillo", pero que, tras perder 61 kilos en solo tres años, "el camino valió la pena".

Figaro siempre fue una niña gordita, algo que la alejó del resto de compañeros. Además, ella se sentía como "una decepción" de cara a sus padres, pues ambos trabajaban en la industria del fitness. "Quería hacerlos sentir orgullosos y perder peso. Hice muchos intentos, pero fallé más veces de las que puedo contar, para ser sincera...", cuenta a 'PopSugar'.

Aunque trató de contar calorías durante aproximadamente un mes, finalmente se dio cuenta de que lo mejor era comer con cabeza

La joven recuerda una fiesta de octubre de 2014, cuando pesaba 129 kilos. Ella asistió al evento, donde se sintió "extremadamente incómoda" todo el rato debido a su peso y apariencia. "Me sentía como una extraña. Constantemente, me comparaba con las otras chicas, que eran delgadas, guapas y estaban en forma. La vergüenza se apoderó de mí y me fui", recuerda.

Contrató a un entrenador personal

Al día siguiente, "algo hizo clic" en su mente, y se dio cuenta de que no podía continuar así . Así que fue al gimnasio donde trabajaba su madre y contrató a un entrenador personal. Antes de aquello, admite que se sentía muy "cohibida" en el gimnasio, especialmente cuando se ejercitaba sola. "Sentí que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero finalmente me di cuenta de que todos estaban allí por la misma razón: para trabajar solos. Honestamente, recomiendo a todo el mundo a que contrate a un entrenador profesional si no tiene idea de lo que está haciendo", aconseja

Nunca hizo una dieta específica: simplemente se centró en comer alimentos enteros y naturales, y descubrió que esto es crucial para su éxito

En las primeras etapas, Figaro estaba yendo al gimnasio al menos cinco días a la semana, trabajando con su entrenador o sola, cuando ya tenía confianza. "Incorporamos una cantidad significativa de entrenamiento de fuerza en mi rutina, que complementaba mi cardio diario", dijo. En cuanto a régimen, ella nunca se apegó a un plan de dieta específico, sino que simplemente se centró en comer alimentos enteros y naturales, y descubrió que esto es crucial para su éxito

Aunque ella trató de contar calorías durante aproximadamente un mes, finalmente se dio cuenta de que no le compensaba, así que simplemente fue consciente de cómo su cuerpo reaccionaba a ciertos alimentos y a la cantidad que estaba ingiriendo.

Ella encontró que la moderación, en lugar de la restricción total, era la clave para mantenerse fiel a sus objetivos de pérdida de peso. "Mientras miraba hacia atrás, me daba cuenta de que 'pecaba' más si restringía los alimentos que más me gustaban. Soy humana, así que si quiero comer patatas fritas con salsa, lo haré, con moderación y siempre volviendo al plan al día siguiente".

En sus fallidos intentos de perder peso, siempre tuvo problemas con las meriendas y tentempiés. "Para esos momentos, ahora siempre tengo almendras a la mano, si no pues tomo algo de fruta fresca", explica.

Lucha contra el exceso de piel

Después de un año y medio de seguir este nuevo régimen de ejercicios y dieta, Figaro adelgazó la friolera de 47 kilos y, desafortunadamente, tuvo que enfrentar una nueva lucha completamente diferente: su exceso de piel. Aunque estaba orgullosa de sí misma por haber perdido todo ese peso, era consciente de que su piel sobrante la impedía lucir todo el peso que había perdido.

Hoy en día, Figaro sigue yendo al gimnasio cinco días a la semana, pero desde entonces ha cambiado su entrenamiento para desarrollar los músculos

Así pues, en marzo de 2016, se sometió a un procedimiento llamado abdominoplastia, y le quitaron un total de 4,5 kilos tanto del abdomen como de las axilas. La recuperación fue dura, ya que tuvo que estar en reposo durante dos semanas, "los resultados hicieron que todo el proceso valiera la pena, incluso las cicatrices".

Hoy en día, Figaro sigue yendo al gimnasio cinco días a la semana, pero desde entonces ha cambiado su entrenamiento para desarrollar los músculos. "Solía ​​ser ese tipo de chica que teme las pesas, pensando que me daría una apariencia varonil, y estaba tan equivocada... Forzarme a levantar cada vez más peso está haciendo que mi cuerpo cambie constantemente. ¡Cada semana me veo nuevas formas y múculos tonificados!, asegura. También hace cardio, pero normalmente en ayunas.

Mujer Trucos adelgazar Adelgazar
El redactor recomienda