las estrellas tienen la clave

Los secretos astronómicos que ocultan las pirámides y Stonehenge

La observación del firmamento llevó a las antiguas civilizaciones a inventar formas muy precisas de construcción. ¿Cómo lo hicieron realmente?

Foto: Pirámides de Egipto. (EFE)
Pirámides de Egipto. (EFE)

Desde que la humanidad puede mirar hacia arriba para ver el cielo, siempre le ha sorprendido su belleza y sus misterios incalculables. Naturalmente, la astronomía se describe a menudo como la más antigua de las ciencias, inspirando a la gente durante miles de años. Los fenómenos celestiales aparecen en pinturas rupestres prehistóricas, y monumentos como las Grandes Pirámides de Giza y Stonehenge parecen estar alineados con precisión a los puntos cardinales o las posiciones donde la Luna, el Sol o las estrellas se alzan y se colocan en el horizonte.

Parece que nos cuesta imaginar cómo los pueblos antiguos podían construir y orientar tales estructuras, lo que ha hecho que existan numerosas suposiciones y teorías. Algunos sugieren que nuestros antepasados prehistóricos tuvieron algún tipo de conocimiento sobre matemáticas y ciencias para realizar estas construcciones, mientras que otros tienen la idea de que civilizaciones extraterrestres les mostraron cómo hacerlo, tal y como informa en su artículo 'The Conversation'.

Pero, ¿qué sabemos realmente sobre cómo entendieron el cielo y desarrollaron una cosmología? Una disciplina científica llamada arqueoastronomía o astronomía cultural, desarrollada en la década de 1970, está comenzando a proporcionar ideas. Esta asignatura combina diversas áreas especializadas, como la astronomía, la arqueología, la antropología y etnoastronomía.

Métodos simplistas

Las pirámides de Egipto son uno de los monumentos antiguos más impresionantes orientados con una mayor precisión. El egiptólogo Flinder​ Petrie llevó a cabo la primera investigación de alta precisión sobre ellas en el siglo XIX. Descubrió que cada uno de los cuatro bordes de las bases de estas construcciones apunta hacia una dirección cardinal con una exactitud de no más de cuatro minutos (de sombra) del arco.

Los hallazgos muestran que nuestros antepasados eran buenos observadores del cielo e incorporaron lo que vieron en muchos aspectos de sus vidas

¿Pero cómo lo supieron los egipcios? Recientemente, Glen​ Dash, un ingeniero que las estudia, propuso una innovadora teoría basada en el antiguo método del "círculo indio" que solo requiere un bastón de sombra y cuerda para construir una dirección este-oeste. El científico explicó cómo este método podría haberse utilizado para las pirámides en función solamente de su simplicidad.

Megrez y Phad.
Megrez y Phad.

¿Podría haber sido este el caso? No es imposible, pero en este momento se corre el peligro de caer en la trampa popular de reflejar puntos de vista, métodos e ideas actuales en el pasado. Es probable que la comprensión de la mitología y los métodos relevantes conocidos y utilizados en ese momento proporcionen una respuesta más fiable.

Algunos sugieren que nuestros antepasados conocían estas ciencias, mientras que otros creen que los extraterrestres les mostraron cómo hacerlo

Esta no es la primera vez que los investigadores llegan a este tipo de conclusiones sobre un enfoque científico aplicado al pasado. Algo similar sucedió con Stonehenge. En 1964, el difunto astrónomo Gerald Hawkins desarrolló un intrincado método para usar agujeros y marcadores que predecía eclipses en el misterioso monumento. Sin embargo, esto no significaba que fuese así como se llevó a cabo la construcción.

Los secretos astronómicos que ocultan las pirámides y Stonehenge

Camino a seguir

Para comenzar a entender el pasado, se deben incluir varios enfoques de otras disciplinas para apoyar una idea. También hay que entender que nunca habrá una sola explicación o respuesta sobre cómo un monumento podría haber sido alineado o utilizado.

Entonces, ¿cómo puede la astronomía cultural explicar la alineación de las pirámides? Un estudio de 2001 propuso que dos estrellas, Megrez y Phad, en la constelación estelar conocida como Osa Mayor, podrían haber sido la clave. Estas estrellas son visibles durante toda la noche y su posición más baja en el cielo puede marcar el norte con el merkhet, un antiguo instrumento de cronometraje que compone una barra con una plomada unida a un mango de madera para seguir la alineación de las constelaciones.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El beneficio de esta interpretación es que enlaza con la mitología estelar extraída de inscripciones en el templo de Horus en Edfu. Esto detalla el uso del merkhet como una herramienta topográfica, una técnica que también puede explicar la orientación de otros lugares egipcios. El grabado incluye el jeroglífico de "la pata delantera del toro", que representa la constelación estelar de la Osa Mayor y su posible posición en el cielo.

Del mismo modo, se han ofrecido otras ideas para Stonehenge. Un estudio identificó extraños círculos de madera cerca del monumento y sugirió que estos pueden haber representado a los vivos, mientras que las rocas representaron a los muertos. Prácticas similares se observan en los monumentos encontrados en Madagascar, lo que sugiere que puede haber sido una forma común para las personas prehistóricas de pensar en la vida y la muerte. También ofrece una nueva y emocionante forma de entender el monumento en su paisaje más amplio. Otros han interpretado que su avenida marca el pasaje ritual a través del inframundo con vistas a la luna en el horizonte.

Astronomía cultural

También ha ayudado a arrojar luz sobre tumbas de paso con 6.000 años de antigüedad, un tipo de féretro construido en forma de cámara hecha con piedras conectadas y una entrada larga y estrecha en Portugal. El arqueólogo Fabio Silva ha mostrado cómo las vistas desde el interior de las tumbas enmarcan el horizonte donde la estrella Aldebarán se eleva por encima de una cadena montañosa. Esto podría significar que fue construido para dar una visión de este astro desde el interior, ya sea para los muertos o para los vivos, posiblemente como un ritual de iniciación.

Se corre el peligro de caer en la trampa de aplicar ideas modernas al pasado

Pero Silva también se apoyó en una evidencia más amplia. La cordillera enmarcada es donde los constructores de los sepulcros habrían migrado con su ganado durante el verano. La estrella Aldebarán se levanta por primera vez aquí en el año durante el comienzo de esta migración. Curiosamente, el folclore antiguo también habla de un pastor en esta área que vio una estrella tan brillante que iluminó la montaña. Al llegar allí decidió nombrar tanto la cordillera como a su perro después de verla; ambos nombres aún existen en la actualidad.

Aldebarán. (Google Galaxy)
Aldebarán. (Google Galaxy)

El trabajo actual realizado por varios expertos también ha mostrado una vista diferente desde dentro de los pasadizos de entrada a las tumbas y que podría mejorar la visibilidad de la estrella al restringir la vista a través de una apertura.

Si es fácil suponer que las personas prehistóricas fueran astrónomos analíticos con gran conocimiento de la ciencia, es importante recordar que esto solo refleja puntos de vista modernos de la astronomía. Los hallazgos muestran que nuestros antepasados eran observadores del cielo e incorporaron lo que vieron en muchos aspectos de sus vidas. Aunque todavía hay muchos misterios que rodean el significado y los orígenes de las estructuras antiguas, un enfoque basado en tantas áreas como sea posible, es la mejor opción para encontrar los instrumentos que alguna vez se utilizaron.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios