¿nos estamos obsesionado demasiado?

Sexo 'armónico': el comportamiento que te hará disfrutar entre las sábanas mucho más

Una nueva investigación revela los comportamientos que demuestran una actitud obsesiva (y perjudicial) respecto a las relaciones sexuales

Foto: Para tener una vida sexual saludable, mejor no obcecarse. (iStock)
Para tener una vida sexual saludable, mejor no obcecarse. (iStock)

Donde quiera que miremos vemos retazos de una cultura sexualizada. Recibimos día tras día mensajes que nos incitan a tener más sexo, siempre mejor, más largo, con erecciones imposibles y orgasmos interminables. En verdad, invertimos más tiempo, dinero y energía en buscar relaciones que en cualquier otra cosa. Hay que reconocerlo: nuestra sociedad gira en torno al sexo. Y esto, que tanto afecta a nuestras vidas, plantea una pregunta ineludible: ¿nos hace unos apasionados o unos obsesos?

No hay nada malo en desearlo. Es más, lo raro sería lo contrario. El acto libera en nuestro cuerpo una cascada de hormonas que nos provocan placer, felicidad y apego y, de paso, hacemos algo de ejercicio. Sin embargo, hay una cuestión que nos trae de cabeza: ¿la integración del sexo en nuestras vidas puede llegar a ser perjudicial? Y la respuesta de los investigadores Frédérick Philippe y Robert Vallerand al respecto ha sido clara: puede.

La obsesión conduce a la mecanización del acto, la gratificación inmediata (el orgasmo) y a una sensación urgente del sexo como meta

Los autores del estudio, publicado en el 'Journal of Personality and Social Psychology', han analizado todas las aristas de la pasión sexual. Es decir, desde un deseo bien integrado con el resto de aspectos vitales (la armonía) hasta uno que permanezca aislado (la obsesión). Este último enfoque ha ido aumentando conforme la sociedad se volvía más y más sexualizada, la cual conduce a la mecanización del acto, la gratificación inmediata (el orgasmo) y a una sensación urgente del coito como meta, obligándonos a ejecutar, en lugar de a controlar nuestra sexualidad.

"El sexo me controla"

Esta perspectiva es, según Philippe y Vallerand, la culpable de la insatisfacción actual en torno a lo que acontece entre las sábanas. “El sexo es lo único que realmente me excita” o “tengo la impresión de que me controla” son comentarios tipo de aquellos que tienen una “pasión sexual obsesiva”, la cual sin duda puede limitar de forma significativa el placer del acto. Es importante indicar que los autores no señalan con un dedo inquisidor a la sociosexualidad (el estar más dispuesto a tener sexo casual y quizá a fantasear más), sino, más bien, a cómo esta se integra en la identidad de la persona y con respecto al resto de áreas de su vida.

Una vida sexual más armoniosa tiene sus ventajas. (iStock)
Una vida sexual más armoniosa tiene sus ventajas. (iStock)

Esta fijación obsesiva, por ejemplo, puede perjudicar las relaciones de pareja o bien la capacidad para concentrarse en algo, pues hay quien de manera inconsciente ve imágenes de personas atractivas. Asimismo, el enfoque está relacionado con el procesamiento parcial de la información. Aquellos diagnosticados con este tipo de conducta son más propensos a percibir intenciones sexuales en interacciones sociales ambiguas, así como a advertir un componente sexual en palabras no explícitas como 'enfermera', 'tacones' o 'uniforme', mientras que aquellos con un perfil más equilibrado tienden a enumerar 'pene', 'pechos', 'vibrador', 'caricia' o 'coito'.

El problema no es el deseo sexual, sino cómo este se integra en la identidad de la persona y con respecto al resto de áreas de su vida

También se vincula la obsesión con las acciones violentas bajo la amenaza del rechazo amoroso y con un menor éxito en las relaciones de pareja. Al contrario, aquellos con una pasión armoniosa mostraron en los ensayos un mayor control sobre sus impulsos: aunque una persona hermosa se cruzase por su camino, podría permanecer en la tarea que se les había encargado. Además, la mayor integración de su vida sexual y la ausencia de conflicto les permite durar más en sus relaciones.

De la investigación se deduce que, tal vez, en lugar de nuestra obsesión cultural por el rendimiento sexual, deberíamos ayudar más a las personas a aceptar y a sentirse cómodos con su sexualidad, abrazar una pasión deseable y armoniosa y a que aprovechen dicho sentimiento para que les traiga felicidad y vitalidad a todos los aspectos de su vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios