Sexo: Las mujeres que violan a los hombres, según varios estudios nuevos
existen, pero apenas se estudia

Las mujeres que violan a los hombres, según varios estudios nuevos

Las estadísticas de los últimos años en EEUU se hacen teniendo en cuenta factores antes olvidados. Y las conclusiones son sorprendentes

Foto: ¿Siempre son más vulnerables? (iStock)
¿Siempre son más vulnerables? (iStock)

Lara Stemple, directora del Proyecto de Derecho de Salud y Derechos Humanos de la Universidad de California en Los Ángeles, dio un día con un dato que desafiaba sus convicciones. Según cifras de la 'National Crime Victimization Survey' (encuesta nacional de crímenes sexuales estadounidense), nada menos que el 38% de las víctimas de este tipo de hechos eran hombres. Se propuso iniciar una gran investigación sobre el asunto.

Lo cuenta Conor Friedersdorf en 'The Atlantic', quien explica que allí, como aquí, la violación se entiende sobre todo como el acceso sexual a una mujer a la fuerza y en contra de su voluntad. La RAE define hoy "tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad", pero en casi todas las menciones a la violación, en manifestaciones, proyectos legales, servicios sociales, etc., se da por hecho que partimos de un escenario de poder incontestable del hombre y que el agresor es apabullantemente masculino. En cualquier debate sobre la cuestión no falta quien cree que, por naturaleza, las mujeres no violan

Si ser obligado a penetrar a otro (por ejemplo, a punta de arma blanca) es violación, el violador no tiene por qué ser un hombre

Otra definición reciente de violación en Estados Unidos es la de "penetración forzosa", da igual el género, que amplía las posibilidades pero aún deja fuera del concepto cualquier otro acto sexual violento y obligatorio para la persona violentada. Otros analistas de datos en EEUU empezaron a hablar hace pocos años de una nueva categoría de agredidos: hombres a los que se obliga a penetrar. Estas nuevas categorías son útiles por ejemplo para monitorizar más certeramente la violencia sexual en las cárceles. 

El problema (para nuestros prejuicios) es que si ser obligado a penetrar a otro (por ejemplo, a punta de arma blanca) es violación, el violador no tiene por qué ser un hombre. ¿En qué proporción es una mujer, si es que ello sucedenbsp;

La compasión no se acaba

La periodista Hanna Rosin es la autora de 'Cuando los hombres son violados', una revisión de un estudio de Stemple, llamado 'Los abusos contra hombres en América, nuevos datos que desafían los viejos prejuicios', publicado en 'American Journal of Public Health' y que contaba con la colaboración de Ilan Meyer. Allí decía Rosin: "En algunas formas de acoso, hombres y mujeres tienen experiencias básicamente iguales".

Stemple, explica Friedersdorf, tiene un largo historial feminista y comprende plenamente que los hombres han usado históricamente la violencia sexual para subyugar a las mujeres y que en la mayoría de los países aún lo hacen. Tal como ella lo ve, el feminismo ha luchado mucho y muy duro para luchar contra los mitos de la violación -que si una mujer es violada es, de alguna manera, culpa suya, que ella lo consentía de alguna forma...-. "Pero hace falta que abramos ese mismo debate con los hombres". Entonces, ¿hay que dejar de considerar el machismo o la violación a mujeres una lacra horrible? No hay duda de que no para Stemple, y es que, en sus palabras, "la compasión no es un recurso finito". Podemos abrir nuestro corazón y ser comprensivos con los hombres sin que eso reste ni un ápice de nuestra consideración hacia las víctimas mujeres.

En el imaginario colectivo, el reparto de víctima/verdugo siempre es este. (iStock)
En el imaginario colectivo, el reparto de víctima/verdugo siempre es este. (iStock)

Otro estudio, que también cuenta con Lara Stemple y Ilan H. Meyer entre sus autores, es el reciente 'Abuso sexual cometido por mujeres: los datos federales revelan una prevalencia sorprendente'. Estos datos oficiales confirmaron que era bastante común. Entre las conclusiones se puede leer: "Los estereotipos de género interfieren con el complejo proceso de entendimiento de los crímenes sexuales. Los enfoques feministas más extendidos pueden ensombrecer la luz de esta realidad".

¿Cómo?

¿Las mujeres acosan y es comúnnbsp;¿Cuáles son los números detrás de tan chocantes conclusiones? Los investigadores continúan desgranando datos: si bien es cierto que, durante su vida, es mucho más probable que una mujer experimente abusos sexuales con penetración cometidos por un hombre, también hay hombres que son implicados en estos actos sin su consentimiento. Lo sorprendente es que, en esos casos, la mayoría de abusadores no son otros hombres. Concretamente en el 68% de las veces las agresoras fueron mujeres, según los datos extraídos de 'The National Intimate Partner and Sexual Violence Survey', una estadística dirigida por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Si dejamos de centrarnos en la penetración y nos fijamos en otras formas de acoso, el porcentaje de asaltos sexuales protagonizados por mujeres es aún mayor. El 79,2% de las víctimas masculinas refirió que su ataque lo había protagonizado una mujer. Podemos leer esta cifra como una mancha en la reputación de inocencia de las mujeres, o como el fin de un tópico injusto contra las relaciones homosexuales. Los hombres siguen arrastrando el prejuicio según el cual solo ellos son capaces de provocar ese sufrimiento a otros hombres.

Un 28% de incidentes de asalto sexual contra hombres y un 34,7% de las agresiones violentas hacia ellos fueron perpetradas por mujeres

Es posible que ahora vengan a la mente de muchos todas esas situaciones confusas, ambiguas, en que las culpas podrían parecer repartidas. Igual que algunos insinúan que una falda corta o una invitación a casa es, de alguna forma, un atenuante para violar a una mujer, a otros les puede dar la sensación de que esos hombres que denuncian exageran. Quizá ellos dieron señales confusas, quizá se podían defender y no lo hicieron, quizá querían pero se arrepintieron cuando ya había comenzado la relación sexual... 

Pero las agresiones no siempre son leves. La siguiente fuente que consultaron también tiene bastante credibilidad; se trata de la Encuesta de Crímenes Sexuales Nacional estadounidense, 'National Crime Victimization Survey', que se encarga en concreto de los crímenes sexuales violentos. Analizando los datos de esta encuesta de los años 2010 a 2013, los autores encontraron que un 28% de incidentes de asalto sexual contra hombres se achacaron a agresoras en solitario. Un 4,1% de las veces, las mujeres agredidas lo habían sido por otras mujeres. Y quizá el dato más sorprendente: hasta un 34,7% de las agresiones violentas contra hombres fueron perpretadas por mujeres. Si el procedimiento ha sido objetivo y se han hecho bien las cuentas, nos queda mucho camino por recorrer para adaptarnos a esta realidad.

Hay un prejuicio extendido que es obviamente falso: que los hombres están siempre preparados para aprovechar cualquier oportunidad sexual

Una imagen mental prácticamente inevitable al pensar en esto es la de las violaciones a hombres en prisión, un tema que en la ficción hemos visto a menudo en tono de comedia. La famosa pastilla de jabón en las duchas es una de las pocas imágenes que nos ofrecen los servicios de compra de fotos por internet al introducir "hombre violado". Pues bien, aquí los hallazgos de las investigaciones estadísticas son aún más impresionantes en relación al tópico. Según datos del 'Boureu of Justice Statistics under the Prison Rape Elimination', un organismo que trata de eliminar la violación en las cárceles americanas, "los abusos sexuales cometidos por mujeres, tanto por las trabajadoras de prisiones como por las presas, son mucho mayores que los cometidos por hombres". Otro titular es que, siendo una presa, "es mucho más probable sufrir abusos sexuales de otra mujer que del personal masculino".

(iStock)
(iStock)

Si optamos por no confiar de entrada en los testimonios de las víctimas, quizá demos más crédito a las declaraciones de los propios abusadores. En un estudio de 2012 con datos del 'U.S. Census Bureau', que analizaba los asaltos sexuales, se contó con una muestra de 43.000 adultos, hombres y mujeres, a los que se preguntó si alguna vez habían abusado sexualmente de alguien, obligándolo a tener relaciones contra su voluntad. El 56,4% de los que contestaron que sí eran hombres. El 43,6 restante, cerca de la mitad de la muestra, eran mujeres.

¿Cómo puede ser entonces que se denuncien tan poconbsp;El periodista de 'The Atlantic' referencia varios estudios que podrían explicarlo. Por un lado, las víctimas de abusos sexuales en la infancia, niños y niñas, tienden a ocultar los asaltos cometidos por mujeres. Lo perturbador que les resulta informar de un abuso por parte de una mujer puede hacer que digan que quien lo ha hecho ha sido un hombre, aunque no sea verdad. Otro motivo es la hombría herida, relacionada con los estereotipos de género. Hay un prejuicio extendido que es obviamente falso: que los hombres están siempre preparados para aprovechar cualquier oportunidad sexual. Si una mujer acosa a un hombre, él puede interpretarlo después de una forma que encaje con esa idea preconcebida y negarse lo sucedido, viéndolo como un rito de paso del que debe enorgullecerse. Además, según van dejando atrás la infancia y entrando en la adolescencia, es común que se les culpe por los encuentros con mujeres adultas, desconfiando de cualquier versión que contradiga la tradicional.

Las víctimas lesbianas, invisibles

Según este nuevo estudio, las mujeres pueden ser "manipuladoras, dominantes, e incluso violentas" en lo sexual y estar implicadas en "un amplio espectro de actos de abuso sexual". Los autores creen que estos casos están "minimizados por los profesionales de salud mental, asistencia social, salud pública y leyes" y que ello es totalmente compatible con una visión feminista que busque la igualdad y el fin del dolor de las víctimas femeninas. De hecho, denuncian, "el heterosexismo puede hacer que las víctimas lesbianas sean invisibles". La meta, una lucha contra las agresiones que no deje a nadie fuera y que no trate de forma diferente a los distintos sexos.

En España es hoy bastante difícil acceder a estos números. Incluso en las estadísticas oficiales sobre hombres agredidos sexualmente o asesinados que se publican, es complicado averiguar cuántas de las perpetradoras son mujeres. ¿Es necesario cambiar el enfoque? Solo un detenido análisis de los datos podrá confirmarlo. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios