SALUD NO SOLO BUCODENTAL

La pasta de dientes contiene ingredientes potencialmente tóxicos para la salud

Un estudio llevado a cabo por Cornucopia Institute ha encontrado entre los dentífricos estadounidenses una multitud de componentes que podrían llegar a España con el TTIP

Foto: Las pastas con elementos naturales también esconden en realidad una gran cantidad de químicos. (iStock)
Las pastas con elementos "naturales" también esconden en realidad una gran cantidad de químicos. (iStock)

El cuidado de la salud bucodental en casa, con frecuencia, se realiza incorrectamente, ya sea por no seguir unos hábitos determinados o por no estar suficientemente informados, algo que pasa muy a menudo.

Cometemos muchos errores a la hora de lavarnos los dientes. Con frecuencia no tenemos clara la técnica y, como ya ha publicado anteriormente ‘El Confidencial’, terminamos por lavarnos incorrectamente, lo que puede resultar incluso peor que no hacerlo, derivando en infecciones u otros problemas. Sin embargo, también existen otros peligros, ya que los productos que utilizamos quizá no sean los adecuados o, aún peor, pueden ser directamente perjudiciales para la salud.

Aunque no traguemos la pasta de dientes, a través de la mucosa oral el cuerpo puede llegar a absorber gran parte de las sustancias que componen el dentífrico

Entre los componentes de la pasta de dientes podemos encontrar productos químicos abrasivos, multitud de alérgenos, espesantes y fluoruro, que pueden resultar realmente perjudiciales para nuestra salud dental. Así lo concluye una investigación realizada por Cornucopia, el instituto estadounidense orientado a hábitos alimenticios y de consumo, entre otros.

Este estudio incide en la presencia de productos potencialmente tóxicos entre los componentes de los dentífricos estadounidenses, también entre las primeras marcas, tales como materiales sintéticos derivados del petróleo.

Incluso en el caso de que la pasta de dientes se venda como “natural” ese reclamo poco tiene de saludable; puede que cuente con algunos ingredientes naturales, pero procesados y sintetizados también químicamente, por lo que resultan ya totalmente diferentes al producto original.

(iStock)
(iStock)

Algunas de estos componentes son:

Carragenina: Un espesante derivado de las algas, que puede producir problemas intestinales e incluso cáncer.

Dietanolamina: El elemento empleado para que el dentífrico haga espuma y que está comprobado que causa irritación de las mucosas y de la piel.

Fluoruro: En pequeñas cantidades fortalece el esmalte y previene las caries, pero es altamente tóxico. La ingestión prolongada de grandes cantidades puede afectar a los huesos.

Las sustancias insalubres que contenga el dentífrico pueden pasar directamente a nuestro torrente sanguíneo con cada cepillado

Formaldehído: Una sustancia que es liberada por multitud de conservantes utilizados para la fabricación de las pastas de dientes y que provoca irritación cutánea y ocular.

Parabenos: Empleados como conservantes, pueden afectar al sistema endocrino, provocando una liberación irregular de estrógenos, entre otros.

Aunque no traguemos la pasta de dientes, a través de la mucosa oral el cuerpo puede llegar a absorber gran parte de las sustancias que componen el dentífrico. De manera que las sustancias insalubres que contenga pueden pasar directamente a nuestro torrente sanguíneo con cada cepillado.

¿Qué control hay sobre ello?

La causa a la que apunta Cornucopia para que se produzca tal situación es la falta de regulación en la materia. En Estados Unidos es la Food and Drug Administration (FDA) quien debería ocuparse de este tipo de artículos, en tanto que son de cuidado o higiene personal, pero lo cierto es que se engloban en la categoría de cosméticos, que allí cuentan con muy poco seguimiento, con una ley que data de 1938 (se ha avanzado mucho en productos químicos desde entonces). Debido a ello, el control termina dejándose sobre todo en manos de la autorregulación de las propias empresas.

En España, sin embargo, estos productos sí se regulan por Real Decreto (1599/1997 del 17 de octubre, modificado en dos ocasiones), en el que se estipula que “los productos cosméticos que se comercialicen en el territorio comunitario no deberán perjudicar la salud humana cuando se apliquen en las condiciones normales o razonablemente previsibles de uso”. Con un epígrafe específico para dentífricos, establece además las sustancias que no pueden ser empleadas, aunque deja la puerta abierta a un gran número de químicos.

Una misma compañía fabrica actualmente el mismo producto de forma diferente para Europa y EEUU, con el fin de adecuarse a ambas normativas

Por su parte, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) es el mecanismo estatal regulador y también contamos con la normativa europea CE 1223/2009 en materia de cosméticos.

El hecho es que una misma compañía fabrica actualmente el mismo producto de forma diferente para Europa y EEUU, con el fin de adecuarse a ambas normativas: la estadounidense, más cómoda para emplear sustancias rentables aunque poco saludables, y la europea, más restrictiva en ese sentido.

Los productos tóxicos están en camino

Esa brecha en la regulación de ambos bloques es precisamente el punto focal del TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones), el acuerdo que pretende establecer una normativa común entre Europa y EEUU a fin de eliminar trabas para las empresas multinacionales. Sus defensores aluden a que esas facilidades fomentarán más inversión, pero el principal motivo de su rechazo social es la intención de flexibilizar las condiciones a la baja, es decir, equipararlas con las estadounidenses.

(iStock)
(iStock)

En este caso, los productos químicos que sí pueden emplearse en EEUU para realizar el dentífrico pero que aquí no se contemplan por insalubres, pasarían directamente a la composición de nuestras pastas de dientes.  

Las empresas no tendrían que molestarse en fabricar dos tipos de producto, pero este es un buen ejemplo de hasta dónde llega la falta de regulación estadounidense en el empleo de químicos, no solo en cosmética o higiene, también en otros campos, como la alimentación.

Por otro lado, la American Dental Association de Estados Unidos recibe grandes subvenciones de la industria cosmética, por lo que no cabe esperar, por el momento, que vaya a poner mucho empeño en denunciar los posibles componentes perjudiciales de un artículo que, no olvidemos, debemos utilizar tres veces al día.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios