Del chino al árabe

7 trucos infalibles para aprender un idioma mucho más rápido

A menudo queremos acabar todo lo antes posible, y si vemos que no, abandonamos a la primera de cambio, pero con estas claves, eso no pasará más

Foto: ¡Elige una lengua y a por ello! (iStock)
¡Elige una lengua y a por ello! (iStock)

Aprender idiomas es uno de esos propósitos de año nuevo que abandonamos con facilidad, como ir al gimnasio o dejar de fumar. Quizá no sea necesario; al fin y al cabo, el inglés nivel medio es universal en España. Aproximadamente aparece en 9 de cada 10 currículums. El décimo, probablemente venido arriba, puso medio-alto.

La realidad, sin embargo, es que estamos entre los países de la Unión europea que menos idiomas saben, y un 49% de los profesionales de nuestro país no hablan más que su lengua materna, según un informe publicado por la consultora de recursos humanos Randstad.

Si preguntásemos en Dinamarca, donde la cifra se reduce hasta el 6%, nos dirían que no es tan difícil. Si estás decidido a aprender un idioma pero temes volverlo a dejar por creerte incapaz, estos trucos te darán el empujón que necesitas para ser políglota definitivamente.

1. Estudia solo en el idioma nuevo

Cuando estés estudiando o leyendo algo en ese idioma, procura no recibir estímulos en tu lengua materna; es decir, procura que todo lo que recibe tu cerebro esté en ese idioma.

Lo importante es acostumbrarse a tenerlo siempre presente; así verás como te podrías desenvolver en situaciones cotidianas

Os habrá pasado en alguna ocasión que lo que al principio os costaba mucho entender, al cabo de unos minutos inmersos en la lengua, costaba mucho menos. Esto ocurre, entre otras cosas, porque cada idioma tiene su propia velocidad. Por ello, si nos acostumbramos a la lengua que estamos aprendiendo y, de repente, oímos algo en nuestro idioma, nuestro cerebro volverá rápidamente a la velocidad de nuestra lengua materna, y otra vez tendrá que hacer el proceso de habituarse al cambio.

2. Inclúyelo en tu vida

Si restringes el aprendizaje únicamente a las clases que des (aunque sean a diario), no conseguirás un buen aprendizaje. Lo importante es acostumbrarse a tenerlo siempre presente; así verás como te podrías desenvolver en situaciones cotidianas.

Un buen consejo es ver películas o series en la lengua extranjera (si se quiere con subtítulos). También se puede escuchar música en el idioma; así, además de comenzar a detectar el acento del lugar, aprenderemos mucho sobre su cultura, acostumbramos a nuestro oído, y no perdemos la rutina de tener presente el idioma.

3. Alguien con quien conversar

(iStock)
(iStock)

Poniendo en práctica lo aprendido es como se fijan los conocimientos. Por ello, es recomendable encontrar a un compañero con el que aprender o ir a encuentros pensados para practicar idiomas, que se realizan generalmente en bares y con bastante frecuencia. En cualquier caso, se deben fijar los días para hacerlo e incluir esta actividad como parte de la rutina de aprendizaje y no como algo esporádico.

4. Aplicaciones móviles

Actualmente existen multitud de aplicaciones móviles para aprender idiomas. Algunas de las más conocidas son Busuu, Duolingo, Lingualia o Memrise.

Con algunos juegos específicamente pensados para adultos, evitaremos que se haga cuesta arriba el aprendizaje, nos divertiremos y estaremos introduciendo algunos conocimientos en nuestro cerebro casi sin darnos cuenta.

5. Relaciona todo lo que puedas con tu idioma

Aprovecha todas las palabras que tenga una raíz parecida en tu lengua materna para asimilarlas y recordarlas con más facilidad. En inglés puede ser más difícil que con otras lenguas de raíz latina más cercanas al español, pero trata también de asimilar las estructuras gramaticales, trasladándolas a cómo se dirían en español para tratar de ver si tiene alguna relación. De ser así buscar el tiempo verbal correcto y estructurar nuestra oración será mucho más fácil y fluido.

No temas lanzarte a hablar; sobre todo al principio, se trata de hacerse entender

6. Las palabras básicas

No es necesario tener unos conocimientos extremadamente amplios de un idioma para lanzarse a hablarlo. Todas las lenguas tienen unas 100 palabras básicas, aproximadamente y, aunque no lo creas, probablemente ya las conozcas casi todas. Son palabras que valen para prácticamente cualquier conversación, verbos como ‘ser’, ‘estar’ o ‘tener’; los pronombres o la palabra ‘cosa’, por ejemplo, son algunas de las claves que nos ayudan a expresarnos. No temas lanzarte a hablar; sobre todo al principio, se trata de hacerse entender; a partir de ahí y practicando, la mejora vendrá por sí sola.

7. Trata de imitar

Lo más difícil es conseguir reproducir el acento de un idioma. Para ello, lo más recomendable es escuchar con mucha atención a los hablantes, y pensar cómo hacen para pronunciar (dónde ponen la lengua, cómo suena…).

Y sobre todo, tanto si lo hemos cogido como si no, lo que hay que hacer es repetir absolutamente todo, pero no como lo diríamos nosotros, sino tratando de imitar la manera en que lo han dicho. Puede que al principio no salga, pero lo acabaremos cogiendo seguro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios