Felicidad: Los cinco tipos de sonrisas que suele utilizar la gente y lo que de verdad significan
¿Está coqueteando contigo?

Los cinco tipos de sonrisas que suele utilizar la gente y lo que de verdad significan

Son muchas las personas que saben utilizar este gesto para sacar todo el provecho de las circunstancias sin que el resto de los mortales se den ni cuenta de que en realidad no ríen

Foto:  Los expertos han analizado en detalle lo que ocultan. (iStock)
Los expertos han analizado en detalle lo que ocultan. (iStock)

Según la RAE, la sonrisa o acción y efecto de sonreír, no es otra cosa que mostrarse favorable o halagüeño para alguien. Así, y aunque socialmente estén relacionadas con un gesto de alegría y bienestar, las sonrisas pueden tener una carga emocional que va mucho más allá. Decía William Shakespeare que “es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada”, y son muchas las personas que saben utilizar el arte de una bonita sonrisa para sacar todo el provecho sin que el resto de los mortales se den ni cuenta. ¿Sabrías identificar si ese gesto que consideras un coqueteo es en realidad una mueca de repulsión?

El ingenuo decodificador no verbal asume que todas ellas transmiten felicidad y afecto positivo, pero las sonrisas pueden mostrar mensajes contradictorios

Tal y como señalan los expertos en lenguaje no verbal, nuestros músculos faciales han evolucionado hasta convertirse en un canal de comunicación de los más importantes. “Utilizamos nuestras caras para transmitir una amplia gama de emociones y actitudes. En una interacción social cotidiana, sonreímos decenas, incluso quizás cientos de veces al día. El ingenuo decodificador no verbal asume que todas ellas transmiten felicidad y afecto positivo, pero las sonrisas son complejas y pueden mostrar mensajes contradictorios”, explica el doctor Ronald E. Riggio en 'Psychology Today', donde enumera los cinco tipos existentes que deberías aprender a detectar y lo que se esconde detrás de cada una de ellas. Porque no, no todo es felicidad. Ni por asomo.

La sonrisa de Duchenne

Recibe su nombre del médico francés Guillaume Duchenne, quien detectó está mueca labial mientras investigaba sobre la fisiología de las expresiones faciales en el siglo XIX. Se trata de un gesto conocido por todos que involucra la contracción de los músculos cigomático mayor y menor cerca de la boca, los cuales elevan la comisura de los labios, y el músculo orbicular cerca de los ojos, cuya contracción eleva las mejillas y produce arrugas alrededor de los ojos.

¿Sabrías identificar si ese gesto que consideras un coqueteo es en realidad una mueca de repulsión?

Muchos investigadores han sugerido que de esta manera indica una emoción espontánea y genuina ya que la mayor parte de las personas no pueden contraer a voluntad el músculo orbicular. Lo que viene siendo una verdadera sonrisa de felicidad. O así la define el psicólogo y experto en comunicación no verbal Paul Ekman, quien señala dos características básicas que diferencian a la sonrisa de Duchenne de las demás: los ojos se entrecierran y salen arrugas alrededor. Las famosas patas de gallo son el mejor indicativo de que ese gesto viene derivado de una sensación de alegría real. La mejor forma para estar 100% seguros de que se trata de una sonrisa real, bastante más sencilla de llevar a cabo sobre fotografía que en persona, es cubrir la boca de la persona. Si su mirada sonríe –esto es, con las mencionadas arrugas y ojos semicerrados–, podemos creernos que no hay ningún doble rasero en su gesto.

Parece que sonríe pero atención a cómo desvía la mirada. No, no le hace gracia. (iStock)
Parece que sonríe pero atención a cómo desvía la mirada. No, no le hace gracia. (iStock)

Sonrisa falsa

“Carece de la participación de los ojos como ocurría en la sonrisa de Duchenne y sugiere que la persona está fingiendo la verdadera felicidad”, sentencia E Riggio. Si conocerla la conoces, es la que pones a menudo cuando alguien te va a hacer una foto y te piden que sonrías o la que te han puesto más de una vez cuando has hecho una broma fuera de lugar y con cero gracia. Retomando la idea anterior, verás que la boca gesticula y las comisuras se elevan ligeramente hacia arriba, pero ¿y los ojos? Atento, no eres el rey de la fiesta y te ríen las gracias por compromiso.

Sonrisa incómoda

Los mismos que te sonreían falsamente sin que les hicieses gracia alguna pueden llegar a sentirse incómodos si tu repertorio de comentarios desafortunados no cesa. Pero puedes descubrir si quienes te rodean se sienten realmente incómodos y ríen por compromiso. Una curiosa investigación trató de señalar los rasgos característicos de este tipo de sonrisas sometiendo a un grupo de mujeres que acudieron a realizar una entrevista de trabajo a una pregunta sexualmente inapropiada. La mayoría optaron por dar a sus interlocutores una sonrisa incómoda en lugar de montar un escándalo y ayudarse del gesto para ocultar su malestar: los ojos bien abiertos, labios cerrados y la comisura ligeramente echada hacia atrás en lugar de elevada.

Sonrisa seductora

Antes de lanzarte a la piscina en un 'momento de ligoteo', es importante que sepas identificar si alguien te sonríe por compromiso, a modo de saludo, si algo que has hecho gracia o porque, ahora sí, le atraes sexualmente. Hacer 'ojitos' es un arte que no todo el mundo domina, pero lo que hace nuestra boca mientras flirteamos o no visualmente con alguien sí que nos delata.

Para estar 100% seguros de que es una sonrisa real debemos cubrir la boca de la persona: si su mirada sonríe podemos creernos su gesto

“Una ligera sonrisa acompañada de un contacto visual directo, con una mirada que sigue lentamente en la distancia pero sin dejar de sonreír”, señala el experto, quien también advierte que este tipo de gestos suelen venir acompañados de un comportamiento de vergüenza o sumisión con una inclinación de cabeza; o dar señal de ser una persona dominante elevando visiblemente la barbilla y manteniendo la mirada fija durante más rato hasta ir apartándola lentamente.

Sonrisa sarcástica

Aunque a simple vista puede asemejarse a una sonrisa derivada de una emoción positiva, porque las comisuras de la boca suben hacia arriba, una vez más son los ojos los que nos ayudan a saber si esos labios dicen o no la verdad. Cuando la mirada se tuerce o nos miran de soslayo, están demostrando emociones contradictorias: es complicado entender si les divierte o les disgusta la situación. En realidad, están ansiando mirar hacia otra parte porque no les hace ninguna gracia ni les agrada en absoluto lo que están viviendo, pero sonríen.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios