UNA PROFESIÓN EXPUESTA AL ABUSO

El lado oscuro del trabajo de niñera, explicado por ellas (y si son guapas, es peor)

La televisión estadounidense recomienda a las madres evitar a las 'nanny' demasiado atractivas o jóvenes que pueden hacerles la competencia, pero ¿qué opinan ellas?

Foto: ¿Trabajadora eficiente o amenaza de la unidad familiar? (iStock)
¿Trabajadora eficiente o amenaza de la unidad familiar? (iStock)

Son bien conocidas las historias de famosos que han tenido aventuras con las niñeras de sus hijos, como Ben Affleck, Jude Law o Mick Jagger. No se trata de un fenómeno nuevo –la historia de la niñera que se liga al marido es tan tópico como otras leyendas urbanas–, pero en EEUU la paranoia de las madres está llegando a límites insospechados. Y las tintas no se cargan sobre los esposos, sino sobre las 'babysitters'.

El mejor ejemplo de este fenómeno es el reportaje que emitió recientemente la cadena CBS, en el que se recomienda a las adineradas madres de Nueva York evitar a las niñeras demasiado atractivas o jóvenes, someter a las candidatas a un test de personalidad e, incluso, obligar a las empleadas a firmar un contrato en el que se especifique cuáles son los límites de su trabajo –suponemos que con clausulas del tipo “no vestir de forma provocativa” o “abstenerse de coquetear con el hombre de la casa”–. Una de las madres entrevistadas, la escritora Tamika Frye, resume bien el mensaje de alarma que trata de transmitir el reportaje: “Estás metiendo a la competencia en casa”.

El lado oscuro del trabajo de niñera, explicado por ellas (y si son guapas, es peor)

Un trabajo muy expuesto al abuso

Lo que no dice este monumento al machismo es que son las niñeras las que sufren en mayor medida el abuso de sus empleadores. El trabajo de niñera puede ser de lo más agradecido si entras a trabajar para unos padres con una relación saludable, pero la cosa cambia si la pareja que te emplea te acaba usando como chivo expiatorio de su mala sintonía o, directamente, te explota.

Como explica en 'The Telegraph' Lucia Doci, antigua niñera y hoy directora de una agencia de Londres que oferta los servicios de decenas de canguros, todos los meses se reciben quejas graves sobre el comportamiento inadecuado de padres y madres.

Existe la idea preconcebida de que los inmigrantes no van a decir o hacer nada si se encuentran en este tipo de situaciones

Dolci asegura que podría escribir un libro con todo tipo de historias horribles que cuentan sus niñeras, sobre todo de los hombres de la casa, que se pasean semidesnudos, les obligan a hacerles la cena o, incluso, se meten en sus camas. Algunos de estos abusos acaban en los tribunales pero, por desgracia, la mayoría terminan con la niñera aguantando para no perder el empleo o renunciando a él sin denunciar los hechos.

Las niñeras tienen grandes responsabilidad y están muy mal pagadas. (iStock)
Las niñeras tienen grandes responsabilidad y están muy mal pagadas. (iStock)

Al igual que la mayor parte del trabajo doméstico (que en un 90% realizan mujeres), donde abunda el empleo en negro y la contratación de inmigrantes, la de niñera es una profesión muy expuesta a todo tipo de abusos. “Existe la idea preconcebida de que los inmigrantes no van a decir o hacer nada si se encuentran en este tipo de situaciones, así que [los padres] pueden aprovecharse del hecho de que eres un extranjero sin una red de seguridad”, explica una canguro de origen rumano entrevistada en 'The Telegraph'. “Creen que pueden tratarte como quieran porque te están pagando”.

El problema de ser atractiva

Aunque los padres son el problema más incómodo al que tienen que enfrentarse las niñeras, en otras ocasiones son las madres las que les hacen la vida imposible, por miedo a que sus maridos sean infieles o acaben siendo la verdadera referencia materna de sus hijos.

Si viene una niñera guapa y hace una entrevista con nosotros siempre pienso que no va a encontrar trabajo

La 'babysitter' que ha atendido al diario británico explica que ha trabajado para familias que le obligaban a abandonar la casa inmediatamente en cuanto llegaban los padres y en las que no podía estar nunca en la misma habitación que los progenitores. En una ocasión, la niñera escuchó a una madre explicar a su marido que desde que ella había llegado a casa le veía insatisfecho con lo que hacía, pues era mucho mejor como madre, y acabó echándola.

Aunque en la mayoría de empleos 'estar de buen ver' es una ventaja añadida, no lo es si se trabaja como canguro. “Ser atractiva es definitivamente un problema para una niñera”, asegura la profesional rumana. Y es algo que Doci comprueba a diario en su agencia: “Si viene una niñera guapa y hace una entrevista con nosotros siempre pienso que no va a encontrar trabajo. Hemos entrevistado a niñeras absolutamente impresionantes, con un montón de experiencia, y nos cuesta colocarlas. Si son atractivas muchas madres se sienten amenazadas”.

No cabe duda de que la igualdad de género es todavía una quimera.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios