Como volver a nacer (o casi)

Lo que ocurre en tu cuerpo cuando pasas un mes sin beber alcohol, y es brutal

Prepárate para darlo todo en la próxima verbena de la temporada, pero hazlo bien: abandona la bebida durante cuatro semanas y tu organismo empezará a contar desde cero

Foto: Fíjate bien. Este es el gesto que tienes que hacer durante cuatro semanas para cuidar de tu salud a lo bestia. (iStock)
Fíjate bien. Este es el gesto que tienes que hacer durante cuatro semanas para cuidar de tu salud a lo bestia. (iStock)

Te encanta irte de cañas, adoras una buena copa de vino y hay pocas cosas que te sienten mejor que un buen licor después de comer. Fantástico, nadie va a juzgar tus hábitos, pero tampoco te sorprenderá saber que consumir alcohol en exceso es malo y puede provocar problemas de salud como cirrosis, anemia, enfermedades cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer. Pero no te preocupes. No tienes que erradicar 'el problema' de raíz, la ciencia asegura que con que pares unos pocos días tu organismo se rehabilitará.

Según un reciente estudio británico, parece que un sólo mes de abstinencia podría mejorar tu salud tanto que hasta añadiría años de vida. Date un descanso hasta que se celebren las fiestas de tu pueblo, barrio, verbenas populares o celebraciones deportivas de cualquier tipo. Unas pocas semanas sin beber dejarán tu organismo casi como nuevo para poder volver a brindar y exclamar '¡salud!' aludiendo, por fin, a tu estado físico real.

¡A tu salud!

Los investigadores recomiendan a los bebedores asiduos que se den un descanso de vez en cuando para prevenir enfermedades graves. Y es que con dejar de beber durante 30 días podrían mejorarse notablemente los niveles hepáticos, la presión arterial y el colesterol. No sólo eso, “tras cuatro semanas sin ingerir alcohol los pacientes mostraron un menor riesgo de desarrollar cáncer y diabetes”, explica Sophie Borland en 'The Advertiser'.

Con el objetivo de analizar los beneficios reales de no consumir alcohol, contaron con la participación de 102 hombres y mujeres con una media de cuarenta años relativamente sanos pero consumidores habituales (ellas una media de 29 unidades semanales y ellos 31), y se les planteó hacer de enero un mes 'seco', de tal forma que ninguno de ellos bebería alcohol durante el primes mes del año. A todos se les realizaron análisis de sangre periódicos, exploraciones del hígado y tuvieron que responder a cuestionarios detallados.

Tras 30 días de abstinencia, los participantes redujeron hasta en un 40% la grasa del hígado, perdieron cerca de tres kilos y sus niveles de colesterol mejoraron. “Los resultados fueron asombrosos”, comenta Kevin Moore, uno de los autores del estudio, quien asegura que “si existiese en el mercado un medicamento que consiguiese beneficios similares costaría miles de millones de dólares”.

Al principio puede ser un poco duro, pero vas a alucinar con los resultados. (iStock)
Al principio puede ser un poco duro, pero vas a alucinar con los resultados. (iStock)

Un mes seco suma años

Sorprendentemente, tan sólo cuatro semanas después de dejar de beber, los daños causados en el hígado tras años de consumo excesivo de alcohol comenzaron a repararse por sí mismos.

Además, la rigidez hepática o del hígado –síntoma que indica el posible desarrollo de enfermedades como la cirrosis– se redujo en más de un 12% y su resistencia a la insulina –que puede conducir a la diabetes– bajó en un 28%. Perdieron peso, mejoraron la presión arterial y además, “muchos aseguraron que sus niveles de concentración y de sueño habían mejorado”, añade Borland.

Los daños causados en el hígado tras un tiempo de consumo excesivo de alcohol comenzaron a repararse por sí mismos

Gautam Mehta, médico especialista del hígado que supervisó el estudio, reconoce la importancia de los hallazgos aunque advierte que lo que todavía no pueden asegurar es la durabilidad de estos beneficios en la salud de los pacientes a largo plazo, mucho menos si vuelven a sus hábitos cotidianos de ingesta de alcohol.

Acaba con la demencia, no la agrava

Entre algunas de las enfermedades relacionadas con el consumo abusivo de alcohol, la demencia ocupa uno de los puestos más destacados. Hasta ahora.

Tony Edwards, autor del libro 'The Good News About Booze' (Premium Publishing) en el que habla de los beneficios para la salud del consumo de alcohol, asegura en 'The Daily Mail' que la bebida, lejos de provocar riesgos para la salud mental, puede retrasar la aparición de la demencia y determinadas discapacidades mentales.

Según el experto, el consumo –siempre que sea moderado– no afecta al funcionamiento mental, es más, reduce y previene determinadas enfermedades como la demencia, y la evidencia médica lleva años demostrándolo, subraya el autor que recoge en concreto un informe elaborado por el británico National Institute for Health and Care Excellence y diferentes investigaciones científicas que han puesto en evidencia los beneficios para la salud del alcohol. Edwards cree que afirmar lo contrario “es tan erróneo como decir que fumar no causa cáncer de pulmón”.    

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios