empleos prestigiosos pero muy frustrantes

Las 10 compañías de las que más gente quiere marcharse (y a cuáles quieren ir)

En el entorno empresarial de alto nivel hay mucha más insatisfacción de la que creemos. Cada vez más jóvenes quieren dejar su puesto en grandes empresas para emprender nuevas aventuras

Foto: Los trabajos con más reputación son en ocasiones los más frustrantes. (iStock)
Los trabajos con más reputación son en ocasiones los más frustrantes. (iStock)

El mercado laboral ha cambiado para siempre. Es algo de lo que casi todo el mundo es consciente, pero no todos están dispuestos a aceptarlo. Las grandes compañías ya no ofrecen la seguridad de antaño pero, además, los nuevos trabajadores no tragan la rigidez y el tedio característicos de la empresa tradicional –que en la mayoría de los casos no se ve compensado por un sueldo lo suficientemente alto–. Y es algo que según una encuesta realizada entre los jovenes trabajadores de la City londinense (donde aparecen siempre este tipo de cambios) es ya muy evidente.

Las empresas de consultoría, los bancos de inversión y los grandes despachos de abogados están repletos de entusiastas junior, con impresionantes currículos académicos, que se pasan en la oficina 17 horas al día, trabajando a destajo y cobrando un sueldo inferior al que merecería su cualificación. Los más ambiciosos (o, más bien, los más pacientes) aguantan el tipo y acaban ascendiendo, pero muchos otros se queman en el camino y acaban odiando por completo su profesión.

La asociación británica Escape the City trata de ayudar a estos jóvenes “quemados” con sus empleos a encontrar ocupaciones más interesantes, atrevidas y enriquecedoras. En su opinión, en el entorno empresarial de alto nivel hay mucha más insatisfacción de la que creemos, y es algo que han querido ilustrar con un estudio elaborado entre 1.000 jóvenes profesionales británicos.

El mundo del trabajo está cambiando drásticamente, la gente ya no está satisfecha con el statu quo

La mitad de los participantes en la encuesta aseguran que no se ven trabajando en la empresa en la que están en un futuro cercano, y de estos la mitad quisieran abrir su propio negocio. En opinión de estos jóvenes, que deberían constituir la futura élite empresarial, sus trabajos carecen de sentido, afectan negativamente a su salud física y mental y no tienen ningún impacto positivo en la sociedad.

Esta insatisfacción no es muy distinta a la que reflejan otras encuestas, con muestras mayores. Según YouGov, el 37% de los trabajadores británicos consideran que su empleo carece de sentido –una cifra que se eleva al 41% entre los londinenses–, una insatisfacción mayor que la de los trabajadores estadounidenses (24%) o alemanes (35%). En España las cifras no son muy distintas. Según el último estudio Ranstad Workmonitor el 32% de los españoles no están a gusto con su empleo.

Empresas de las que todo el mundo quiere huir

“El mundo del trabajo está cambiando drásticamente, la gente ya no está satisfecha con el statu quo”, asegura a Quartz Dom Jackman, cofundador de Escape the City. “Entrar en una gran compañía ya no es la única opción, hay muchísimas oportunidades ahí fuera para dar a la gente una sensación de bienestar que, sencillamente, no van a encontrar en una gran empresa”.

Es por esto que, como muestra su encuesta, las compañías de las que más gente quiere escapar son grandes pesos pesados del mundo de las finanzas y las empresas a las que más trabajadores quieren llegar son exitosas startups, hoy pequeñas compañías de moda.

Como explican desde Escape the City, este creciente deseo por abandonar las compañías que, hasta hace bien poco, eran las más solicitadas, no sólo se debe a la instatisfacción de sus trabajadores –que, quizá, siempre ha existido– si no a la facilidad creciente para ser emprendedor o trabajar en compañías de reciente creación. Desde 2000, el número de microempresas (compañías de 9 trabajadores o menos) ha crecido en Reino Unido en un 40%. En España, sólo en 2014, el censo de este tipo de empresas ha aumentado en un 89,5% y las compañías que no superan los 50 empleados suponen el 99,3% del total.

No cabe duda de que la recesión ha generado una crisis de confianza en las grandes empresas del mundo de las finanzas, a las que muchos trabajadores miran con recelo, tratando de huir lo antes posible. Según el informe de Escape the City, estas empresas están más preocupadas hoy en día de retener el talento que de atraer nuevas mentes brillantes. ¿Por qué si no compañías como Goldman Sachs o Morgan Stanley pedirían a sus trabajadores que traten de relajarse los fines de semana? Cada vez hay menos jóvenes brillantes dispuestos a ser explotados con la promesa de una vida de opulencia que puede no llegar nunca, y que, quizás, puede alcanzarse en otro lugar menos gris.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios