LA IMPORTANCIA DEL "ÍNDICE DE AMISTAD"

La realidad del curro: por que echan a unos y ascienden a otros (aunque sean ineptos)

En tiempos de inestabilidad laboral y ERE, todos pensamos qué debemos hacer para no ser despedidos. Una pista: no tiene nada que ver con la productividad

Foto: Si logramos hacer amigos en el trabajo lo conservaremos durante más tiempo. (iStock)
Si logramos hacer amigos en el trabajo lo conservaremos durante más tiempo. (iStock)

En tiempos de inestabilidad laboral, y con la constante amenaza del próximo ERE, todos los trabajadores piensan qué deben hacer para no ser despedidos. Algunas personas optan por pelotear la jefe, otras por quedarse en la oficina hasta que se le caen los párpados del sueño y otras tratan de ser lo más productivas posibles. Pero el verdadero truco para conservar nuestro puesto de trabajo es mucho más banal (y requiere menos esfuerzo): debemos hablar de fútbol con nuestros compañeros, quedar con ellos para comer y pagar una ronda de cafés de vez en cuando.

La doctora Lynn Wu, profesora de la Wharton Business School, ha analizado durante dos años las comunicaciones internas de 8.037 empleados de una gran empresa de tecnología. Los voluntarios, pertenecientes al área de consultoría de la firma, permitieron que la profesora registrara todos y cada uno de los correos electrónicos y mensajes instantáneos que se enviaban entre ellos.

Justo antes de que finalizara la investigación la compañía despidió al 8% de sus empleados, lo que ha permitido a Wu estudiar qué tipo de comunicaciones le salvan a uno de la quema

La investigación se llevó a cabo entre enero de 2007 y enero de 2009, unas fechas fatídicas para el mercado laboral, pero que ni pintadas para estudiar las relaciones laborales. Justo antes de que finalizara la investigación la compañía despidió al 8% de sus empleados, lo que ha permitido a Wu estudiar qué tipo de comunicaciones le salvan a uno de la quema cuando los jefes se reúnen para decidir a quién despiden.

El tipo de palabrería que te salva de la quema

Para estudiar las conversaciones entre empleados, Wu dividió el tipo de información compartida en dos categorías:

  • Mensajes instrumentales: son aquellos que se intercambian para compartir recursos laborales y, generalmente, sirven para pedir información o dar y recibir consejos.
  • Mensajes expresivos: son conversaciones de tipo afectivo, propias de una relación de amistad.

Tras analizar los mensajes de los 8.037 empleados, y colocarlos en una u otra categoría (o en ambas, pues hay mensajes que mezclan los dos tipos de contenido), Wu analizó su relación con dos importantes variables: la productividad (medida en función de la facturación de los empleados) y la seguridad laboral (medida en función de los despidos).

Cuanto más hablemos de temas personales con nuestros colegas, más amigos tendremos, y menos posibilidades tendremos de ser despedidos

Las conclusiones de la investigación, que ha sido publicada en la revista Information Systems Research, demuestran los injustos que pueden ser los procesos de recorte de personal. Aunque, como ha comprobado Wu, son los empleados que realizan un mayor intercambio de mensajes instrumentales los que logran una mayor facturación, esto no les protege en absoluto de ser despedidos. Por el contrario, aunque el mayor intercambio de mensajes expresivos no tiene un impacto positivo en la obtención de beneficios, son las personas que mantienen este tipo de conversaciones las que tienen más posibilidades de salir indemnes en un proceso de reducción del personal.

Wu entrevistó a varios directivos implicados en las decisiones sobre despidos y en el estudio reproduce la opinión de uno de ellos que, a su juicio, es mayoritaria: “Cuando nos sentamos en una reunión para tomar decisiones sobre despidos hablamos del trabajo de la gente, y qué opinamos de este, no sólo sobre su facturación. Normalmente, cuando una o más de los asistente sa la reunión está preocupado por una persona, o habla a su favor, es mucho menos probable que la despidan que a alguien del que nadie ha oído hablar”.

Trabaja para aumentar tu “índice de amistad”

La profesora de la Wharton School cree que el valor que mejor puede predecir la posibilidad de un empleado de conservar su trabajo no es la productividad, sino el “índice de amistad”. Este se obtiene analizando todas nuestras conversaciones con los compañeros de trabajo y dividiendo el número de palabras relacionadas con actividades sociales (como “comida”, “café” o “fútbol”) por el número total de palabras. En definitiva, cuanto más hablemos de temas personales con nuestros colegas, más amigos tendremos, y menos posibilidades habrá de que seamos despedidos.

Cuando los contactos del trabajo son amigos tuyos, es más probable que protejan de un despido

Todo esto no quiere decir que los jefes no vayan a tener en cuenta tu productividad, pero por muy bueno que seas, van a despedirte antes que a un compañero tuyo que sea popular, aunque sea un zoquete.

“La diversidad de la información [la mayor abundancia de mensajes instrumentales, no expresivos] puede ayudar a la seguridad laboral porque mejora tu productividad. Es poco probable que una empresa despida a sus trabajadores estrella, que contribuyen más a mejorar la cuenta de resultados”, explica Wu. “Sin embargo, las comunicaciones de tipo social [los mensajes expresivos] juegan un papel más importante en lo que respecta a la seguridad laboral, posiblemente porque un despido no afecta sólo a la persona que es despedida, afecta también al grupo de trabajo y los colegas que están conectados con esa persona”.

“Cuando los contactos del trabajo son amigos, es más probable que protejan a la persona de un despido”, continúa Wu, “pues no sólo van a perder a una potencial fuente de información, además van a experimentar las consecuencias negativas de perder una amistad”. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios