DISEÑA TUS MENÚS CON CABEZA

Los consejos prácticos de la clínica Quirón para no engordar en las fiestas

Aunque no existen los milagros, si se cumplen una sencillas pautas podremos conservar una buena salud y mantener a raya nuestro peso durante las fiestas

Foto: Se puede vivir la Navidad a tope sin necesidad de incurrir en excesos. (iStock)
Se puede vivir la Navidad a tope sin necesidad de incurrir en excesos. (iStock)

Ya están aquí las fiestas navideñas y, con ellas, las comidas con amigos, compañeros y, cómo no, la familia. Aunque no existen los milagros, si se cumplen una sencillas pautas podremos conservar una buena salud y mantener a raya nuestro peso.

Siguiendo los consejos de Felipe del Valle, nutricionista de la Unidad Integral de Obesidad y Síndrome Metabólico de Quirón Sagrado Corazón-Obemets, “es preciso subrayar la necesidad de conservar un estilo de vida saludable durante todo el año, aunque sepamos que lo modificaremos puntualmente en estos días, en los que se suelen comer alimentos propios de estas fechas y a los que resulta muy difícil resistirse. Una dieta equilibrada pasa por un consumo de alimentos lo más variado posibles, pero eso sí, en su justa medida”.

Si ya es recomendable durante todo el año hacer ejercicio físico moderado, en Navidad conviene aumentar su intensidad y duración

La actividad física, continúa el especialista, “debe acompañar a esa forma de alimentarse. Si ya es recomendable durante todo el año hacer ejercicio físico moderado, al menos durante 20-30 minutos diarios, en Navidad conviene insistir en lo saludable de esta práctica y aumentar su intensidad y duración con el fin de quemar los excesos de las celebraciones”. El baile en las fechas señaladas es una buena manera de hacerlo. El resto de los días será suficiente con un largo paseo a paso rápido.  

En cuanto a la comida, resulta fundamental alimentarnos adecuada, moderada y ordenadamente, lo que significa hacer cinco comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).

“Si en lugar de llegar a la cena de Navidad o Nochevieja sin haber probado bocado desde el almuerzo, merendamos, por ejemplo, una macedonia a base de yogur desnatado con una pieza de fruta, evitaremos las ansias compulsivas de arrasar con todo lo que nos pongan por delante al sentarnos a la mesa”, aconseja Del Valle.

Consejos prácticos para elaborar una cena saludable de Nochebuena y Nochevieja

Una buena alimentación empieza en el mismo momento de hacer la compra; es recomendable hacerla después de haber comido, es decir, no ir con hambre, llevar una lista con lo que realmente se necesita y, a ser posible, con los menús programados. Se puede comer de todo, pero teniendo muy en cuenta la cantidad. Los excesos pasan factura.

A la hora de confeccionar los menús es importante tener en cuenta el conjunto de nutrientes y la función que cada uno de estos cumplen

Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes son fechas señaladas para las celebraciones familiares, en las que las mesas se llenan de todo tipo de alimentos, en variedad y en cantidad. A la hora de confeccionar los menús es importante tener en cuenta el conjunto de nutrientes y la función que cada uno de estos cumplen, manteniendo la debida proporción entre grasas, proteínas, hidratos de carbono y azúcares:

  • El marisco es siempre una buena opción, dado su bajo contenido en grasa y sus excelentes propiedades nutricionales.
  • No debe faltar una ensalada, ya que aporta grasas monoinsaturadas, favorece el tracto intestinal por su contenido en fibra y facilita la regulación de la absorción de grasas saturadas y poliinsaturadas.
  • Es importante eliminar la grasa de la carne antes de proceder a cocinarla y seleccionar las partes magras del animal. En el caso de las aves (pollo o pavo), es preferible eliminar la piel. Ya se elija carne o pescado, en cualquier caso es esencial cocinar sano.
  • Las guarniciones vegetales cocinadas al vapor son una excelente opción para el acompañamiento de estos platos.
  • Cuidado con el alcohol. Las bebidas alcohólicas son hipercalóricas y con un matiz importante: son calorías vacías, pues carecen de valor nutricional. Si no puede evitarse su consumo, un buen truco es poner más hielo en el vaso y mezclar con refrescos light. Es la mejor opción para reservar las calorías para los alimentos con mayor valor nutritivo.
  • Limitar los postres navideños. La bandeja con turrones y otros productos típicos navideños tiene una presencia continua en la mesa familiar durante la Navidad. Y por ello, es una tentación de ingerir muchos hidratos de carbono, azúcar y grasas saturadas. Algunos sustitutivos podrían ser el yogur descremado con macedonia de frutas o estos mismos productos en sus versiones light, que aseguran un 30% menos de calorías con respecto al producto original.

El día después…

Las grandes ingestas no se deben compensar anulando otras comidas principales como el desayuno o la cena. El organismo necesita un suministro de recursos constante, aunque moderado. Es muy positivo incluir en la primera comida del día la fruta, si no se hace habitualmente, y obsequiar al cuerpo con un paseo matinal. Es necesario dar un reposo al estómago, consumiendo platos más ricos en verduras y hortalizas en el almuerzo y en la cena, sin olvidar la fruta en el postre.

En resumen, insiste Felipe del Valle, “moderación, cinco comidas al día y ejercicio físico harán que pasemos con buena nota estas fiestas navideñas”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios