Navidad: 7 consejos para sobrevivir a la cena de empresa (según una abogada laboralista). Noticias de Alma, Corazón, Vida
RECUERDA, TU JEFE ESTÁ OBSERVÁNDOTE

7 consejos para sobrevivir a la cena de empresa (según una abogada laboralista)

Todos nos soltamos en la fiestas, pero no podemos pensar que, como en Las Vegas, lo que ocurre en la cena de Navidad se queda en la cena de Navidad

Foto: Regla número 1: no bebas demasiado en la cena de Navidad. (iStock)
Regla número 1: no bebas demasiado en la cena de Navidad. (iStock)

Entre esta semana y la que viene la mayoría de empresas españolas celebran las tradicionales cenas de Navidad. El alcohol campa a sus anchas y, casi sin darnos cuenta, acabamos haciendo algo de lo que nos arrepentiremos la mañana siguiente. Muchos damos por hecho que este tipo de eventos constituyen un paréntesis en nuestra relación laboral, y no importa hacer determinadas cosas que están totalmente prohibidas en la oficina. Y hasta cierto punto es así, pero no podemos pensar que, como en Las Vegas, lo que ocurre en la cena de Navidad se queda en la cena de Navidad.

“Todos los años hay gente que me llama después de las vacaciones para contarme que han sido despedidos por algo que ha pasado durante la fiesta de Navidad, que involucraba a compañeros, consumidores, contratistas u otros colegas”, asegura la reconocida abogada laboralista Donna Ballman en AOLJobs. “Están sorprendidos porque sus años de servicio y sus buenas calificaciones no han impedido que sean despedidos”.

Un mal movimiento puede acabar en una denuncia por acoso, y desde luego eso no es lo que necesitas como regalo de Reyes

En opinión de la abogada estadounidense, debemos tener claro que las fiestas de empresa no dejan de ser parte de nuestro trabajo, y aunque las veamos como una excusa para pasar un tiempo distinto con nuestros compañeros, es mejor tener presente que tenemos alrededor a nuestros jefes. Estos son los consejos que, asegura, debemos seguir si no queremos llevarnos un susto en el temido y resacoso día después.

1. No bebas demasiado

Según Ballman, bajo ningún concepto debes emborracharte en la cena de Navidad. ¿Pero si lo hace todo el mundo? Sí, pero unos más que otros, y todas las grandes meteduras de pata las cometen aquellos que se han pasado con la bebida. Intenta no beber más de dos copas y, después, pásate a los refrescos. Si no puedes controlarte, es mejor que no vayas.

2. No bailes de forma “inapropiada”

La abogada asegura que mucha gente acaba en la calle por bailar de forma “inapropiada” en una fiesta de empresa. ¿Y qué es inapropiado? “Cualquier movimiento que imite una conducta sexual es peligroso si tus colegas están presentes”, asegura Ballman. Si dudas, mejor siéntate. Puede que estos asuntos sean más delicados en EEUU, pero la abogada sugiere que un mal movimiento puede acabar en una denuncia por acoso, y desde luego eso no es lo que necesitas como regalo de Reyes.

3. No vayas a la cena en coche

Por mucho que pienses que no vas a beber nada, es muy fácil acabar tomando el suficiente alcohol como para dar positivo en un control de alcoholemia. Si encima te has ofrecido a llevar a algunos compañeros a su casa el marrón puede ser épico. Ni lo dudes: vuelve en taxi, que estás a punto de cobrar la extra.

4. No ligues con tus compañeros

Los líos entre colegas son la comidilla de toda cena de empresa que se precie. No en vano, los romances entre compañeros son tremendamente habituales: según una encuesta reciente la mitad de los trabajadores han mantenido alguna vez una relación sexual con un colega. El problema de los romances surgidos en la cena de empresa es que suelen estar inducidos por el alcohol, sin tener en cuenta las jerarquías (es muy peligroso que te líes con un subordinado) y en un contexto que nada tiene que ver con el de la oficina. Y esto puede generar numerosos problemas. Lo mejor, asegura Ballman, es que no le tires los trastos a nadie en la cena de empresa. Si te gusta alguien trata de continuar el romance en un lugar en el que no te vean los compañeros y, a ser posible, otro día.

5. No presiones a nadie

Hay muchas razones por las que una persona está obligada a denegar una invitación a la cena de empresa, y no debemos presionarla para que venga. Quizás tenga que cuidar a su familia, quizás tenga problemas en casa o quizás es alcoholico y no quiere acudir a este tipo de eventos. Sea como fuere, presionar a la gente para venir a la fiesta (o para quedarse más tiempo) es una mala idea.

6. Evita ciertas conversaciones

Como es lógico entre compañeros de trabajo lo más normal es que habléis del trabajo, pero evita en todo lo posible entrar en terreno fanagoso, esto es, todo lo que tenga que ver con críticas a jefes o compañeros. En la fiesta está todo el mundo y es muy fácil que en unos minutos el responsable de departamento que te cae fatal se entere que le has puesto a parir. Evita además cualquier conversación comprometida sobre política y religión y trata de que no se te vaya la mano con los chistes, sobre todo si son racistas o denigrantes: hay gente a la que puede no hacerles gracia.

7. No cantes

Al igual que en lo que respecta al baile, Ballman asegura que debemos evitar cantar cualquier cosa sexualmente explícita, y menos aún acompañar la letra de insinuadores movimientos. En definitiva, todo aquello que nos desinhiba es mejor dejarlo para otro contexto. Recuerda: tus jefes están viendo lo que haces. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios