Así fue el intento de asalto al BBVA de un señor de Murcia (y de Moncloa)
  1. 20 aniversario
20 ANIVERSARIO EL CONFIDENCIAL

Así fue el intento de asalto al BBVA de un señor de Murcia (y de Moncloa)

Con motivo de su 20 aniversario, El Confidencial publica 20 artículos sobre sus exclusivas más emblemáticas. Detrás de cada una de ellas hubo una gran historia. Si quieres ayudarnos a seguir publicando este tipo de noticias, suscríbete

placeholder Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.

Veteranos o noveles, cada Gobierno tiene cuentas pendientes en los antiguos monopolios públicos y compañías participadas por el Estado. Por eso, el intento de asalto al BBVA ejecutado a finales de 2004, segundo banco del país creado bajo mandato del PP por la fusión del BBV y el público Argentaria, suscitó un inesperado interés por los actores en juego, incluido en última instancia el Ejecutivo liderado por José Luis Rodríguez Zapatero.

Un martes (23 de noviembre) de Champions League en el Santiago Bernabéu saltó la chispa que llenó de rumores el resto de la semana. Dos vicepresidentes del Real Madrid y socios en Sacyr estaban a punto de sacudir el tablero del Ibex. Eran los empresarios Juan Abelló y Luis del Rivero, poco sospechosos de filosocialistas, a quienes el deseo de Moncloa de cargarse al 'popular' Francisco González les ponía a tiro el control del banco azul.

Una llamada desde el estadio esa tarde noche nos puso sobre la pista. Yo entonces era un joven periodista iniciándose en el oficio. Lo mío era oír, ver y aprender en un periódico que acababa de empezar, modesto, digital, denostado por muchos por su nombre, criticado por otros por su estilo, pero leído ya por todos aquellos influyentes del mundo de los negocios, la política y el gremio periodístico.

Esa semana, el viernes 26, el BBVA celebraba consejo de administración en Barcelona. Varios medios publicaron durante esos días la posible dimisión de FG, dueño de todo el poder tras laminar a los accionistas vascos de referencia y responsable último de salidas como la de Miguel Sebastián, relevado como director de Servicios de Estudios y que terminó siendo el primer responsable de la oficina económica de la Moncloa en el momento del asalto.

Lejos de tocar bola, asistí como testigo privilegiado de cómo llegamos a la exclusiva del lunes 29 de noviembre. Éramos pocos y durante muchos años la rutina para varios era trabajar seis días a la semana. Pero aquella tarde del domingo fue especial. Identificados los dos bandos en juego, con Del Rivero, Abelló y el clan de Neguri contra FG, pudimos confirmar que Sacyr había comprado (opcionado) hasta un 5% del BBVA con el beneplácito de Moncloa.

Parte de la información manejada en aquel fuego cruzado tenía como origen los trabajos de fontanería de Villarejo para el banco azul

Salir a pecho descubierto con una información tan relevante produce dosis de euforia y vértigo a partes iguales. Lo habitual es gestionar la incertidumbre hasta que llegaba la cascada de reacciones. La buena debía ser la de Sacyr, pero tardó 48 horas en asomar la patita, cuando remitió a la CNMV la carta que había trasladado al Banco de España solicitando permiso para adquirir una participación relevante (el 3%) del BBVA. ¡¡¡Bingoooo!!!

Abrimos un buen melón. Fue tema monográfico durante los siguientes tres meses, en los que fuimos conociendo cómo se había consumado la operación, pues más de un conocido (potencial fuente) estaba vinculado a la jugada. Lo que no supimos entonces es que parte de la información manejada por los medios en aquel fuego cruzado corporativo tenía como origen los trabajos de fontanería del ahora famoso comisario Villarejo para el banco azul.

Foto: Imagen: Irene de Pablo / El Confidencial Diseño.

El tiempo ha querido que aquel episodio convulso, con uno de los constructores españoles de moda como protagonista, sea actualidad por su derivada judicial tiempo después. Aquel triunfal 'señor de Murcia' al que algunos se referían con sorna vivía ajeno al juego sucio del BBVA. No perdió las ganas de una machada similar años más tarde con Repsol, donde también tocó hueso, aunque aquí la intrahistoria del espionaje está aún por escribir.

Aquella noticia y las posteriores sobre el asalto al BBVA sirvieron para apuntalar los cimientos de este proyecto periodístico. Nacimos con pocos medios y mucha hambre. Y sin ataduras, como bien comprobaron personajes del poder como Rodrigo Rato, Emilio Botín, Florentino Pérez, Juan Carlos I, Alfredo Pérez Rubalcaba... Desde entonces, El Confidencial sigue creciendo como proyecto colectivo, más fuerte, más comprometido, caiga quien caiga.

Moncloa 20 aniversario de El Confidencial Florentino Pérez José Luis Rodríguez Zapatero
El redactor recomienda