UNA CAÍDA DE 365 MILLONES EN EL ITP Y EL AJD

Madrid prevé un parón en la venta de viviendas en sus presupuestos de 2017

En el borrador de sus presupuestos para 2017, Cristina Cifuentes prevé una caída del 16,5% en la recaudación por el ITP y del 32% respecto al AJD

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante la presentación de los presupuestos regionales para 2017. Foto: Efe.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante la presentación de los presupuestos regionales para 2017. Foto: Efe.

La Comunidad de Madrid prevé una caída muy significativa de sus ingresos procedentes de dos impuestos que están ligados directamente con la actividad inmobiliaria. En el borrador de sus presupuestos para 2017, Cristina Cifuentes prevé una caída del 16,5% en la recaudación por el Impuesto Sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas (ITP) y del 32% respecto al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD).

En 2017, el Gobierno regional espera ingresar 960 millones de euros por el ITP frente a los 1.150 millones del año pasado, mientras que respecto al AJD, espera conseguir 375 millones frente a los 550 de hace un año. Es decir, por estos dos conceptos dejarán de ingresarse 365 millones de euros. Un importante mordisco a los ingresos regionales si tenemos en cuenta que estos dos tributos suponen aproximadamente un 8% del total del dinero recaudado, y conjuntamente y por detrás del IVA, representan la principal vía de ingresos de la Comunidad vía impuestos indirectos.

Presupuestos Comunidad de Madrid para 2017.
Presupuestos Comunidad de Madrid para 2017.

El ITP es un impuesto autonómico que se paga tanto al comprar una casa de segunda mano como al alquilar un piso. De ahí que un frenazo en las transacciones impactaría directamente sobre los ingresos de las comunidades autónomas. Por lo pronto y, a pesar de que Madrid ha sido uno los mercados donde mejor comportamiento se está observando en cuanto a transacciones -ventas de viviendas pero también de suelo- y respecto a la evolución de los precios, lo cierto es que el Gobierno regional estaría anticipando en sus presupuestos una caída en las ventas y/o en el precio de los inmuebles, ya que, cuanto menor es el valor real del bien transmitido, menor es el impuesto a pagar.

"En ocasiones, la previsión de menores ingresos por el ITP puede deberse a una reducción en los tipos de gravamen. Pero en el caso de Madrid, esta reducción se produjo en 2014, cuando el interés pasó el 7% al 6% y el AJD del 1% al 0,75%", explica a El Confidencial Luis del Amo, secretario técnico del REAF-REGAF, del Consejo General de Economistas.

Tal y como explica Del Amo, el grueso total del IPT procede de las ventas de inmuebles de segunda mano, que están exentas del AJD, impuesto que se paga cuando se produce el registro de la escritura de una vivienda o de una hipoteca. Pero el ITP también se alimenta de los contratos de alquiler, si bien su aportación al impuesto es residual ya que, hasta hace un año y medio, la mayoría de las comunidades no lo reclamaban. De hecho, la Comunidad de Madrid hace un año apenas había recaudado 650.000 euros por este concepto, tras iniciar una intensa campaña para reclamar a cientos de inquilinos su pago.

La segunda mano, motor del crecimiento

En definitiva, se trata de un tributo que se alimenta principalmente de las ventas de pisos de segunda mano, que han mostrado una tendencia ascendente en los últimos tres años frente a la caída imparable de las transacciones de viviendas nuevas debido, en gran medida, a la enorme escasez de producto. Estas transacciones, las de primeras transmisiones, están gravadas por el IVA.

Precisamente este positivo crecimiento de las compraventas de vivienda usada -segundas y posteriores transmisiones, ya que no importa si la vivienda es de nueva construcción- ha tenido un impacto directo sobre las arcas de las comunidades autónomas. Según los últimos datos disponibles, los que facilita el Consejo General de Economistas, en 2014 la recaudación conjunta superó los 4.000 millones de euros.

Y es que, desde 2011, las ventas de pisos usados han registrado un crecimiento constante, que se aceleró a partir de 2014 y, tal y como muestra el gráfico, la tendencia, en apariencia es alcista. Este buen comportamiento de las transacciones se ha traducido en mayores ingresos por el ITP, como muestra la tabla superior.

Este empuje de la segunda mano se repite también en la comunidad de Madrid, como se puede apreciar en el gráfico superior, donde además se observa una incipiente recuperación en las ventas de obra nueva. Tendencia que, de mantenerse, se traduciría en un aumento en la recaudación por IVA, partida para la que la Comunidad de Madrid sí pevé un crecimiento del 10,5% en sus presupuestos de 2017 -si bien, este impuesto incluye la recaudación por muy diversas partidas-.

Madrid, no obstante, no es la única comunidad que prevé este parón en la venta de viviendas de segunda mano. Por poner otro ejemplo, Murcia, en sus presupuestos de 2017, también contempla menores ingresos procedentes del ITP y del AJD, al pasar de 163 a 155 millones y de 79 a 70 millones, respectivamente.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios