se disparan las menciones a al andalus

Mientras el Califato se derrumba, el ISIS apuesta por la propaganda en español

A medida que el Estado Islámico pierde terreno en Siria e Irak, decae también la producción de su aparato propagandístico. Aun así ha sacado fuerzas para abrir dos canales en castellano

Foto: Fotografía difundida en las redes sociales en la que un individuo muestra una bandera del Estado Islámico frente al Palacio de la Aljafería, en Zaragoza
Fotografía difundida en las redes sociales en la que un individuo muestra una bandera del Estado Islámico frente al Palacio de la Aljafería, en Zaragoza

A medida que el Estado Islámico pierde terreno en Siria e Irak decae también la producción de su aparato propagandístico. Aun así ha sacado fuerzas para abrir recientemente un par de canales de comunicación en español, según señala MEMRI, un centro de investigación con sede en Washington que sigue de cerca la actividad mediática de los grupos terroristas.

Comunicado del Estado Islámico en castellano, detectado por MEMRI
Comunicado del Estado Islámico en castellano, detectado por MEMRI
2016 fue probablemente el año en que más amenazas a España y menciones a Al Andalus, la etapa en que la Península Ibérica estuvo gobernada por los musulmanes, formularon los grupos terroristas. Aunque quizá con menos intensidad, en 2017 se ha mantenido la tendencia con Ayman el Zawahiri, el líder de Al Qaeda, denunciando de nuevo en enero la “usurpación” de Ceuta y Melilla mientras que Rumiyah, la revista en inglés del Estado Islámico, exaltaba la figura de Ibn Yasin, el fundador de la dinastía almorávide cuyo emirato se extendió hasta España.

Este año va a ser el de la irrupción de medios propagandísticos en español. A finales de marzo Amaq, la agencia a través de la cual el Estado Islámico reivindica los atentados, estrenó un canal en español en Telegram. Mediante esta mensajería encriptada que garantiza el anonimato, que WhatsApp o Twitter no proporcionan en la misma medida, difundirá sus noticias, vídeos y comunicados con los nombres de los “mártires” caídos por el Califato.

“Al Haqq Media Center”, que propaga la doctrina yihadista, ha inaugurado también en español un canal en Telegram, una cuenta en Twitter y una web que probablemente deberá ir cambiando de servidor a medida que se la vayan cerrando. Hasta ahora “Al Haqq” solo distribuía material en inglés.

La rama magrebí de Al Qaeda (AQMI), la que hasta ahora más interés ha mostrado por la Península Ibérica, bautizó con el nombre de “Al Andalus” a su productora audiovisual, pero por ahora no dispone de un canal de comunicación en español. Traduce de vez en cuando algunos textos, el último el discurso del líder de AQMI, Abdelmalek Droukdel, celebrando la fusión, anunciada de principios de este mes, de los grupos terroristas en el Sahel. El logotipo que eligieron al sellar su alianza menciona la batalla de Sagrajas en la que los musulmanes derrotaron en 1086, cerca de Badajoz, al Ejército del rey Alfonso VI.

Déficit en castellano

El súbito interés de los terroristas por la lengua de Cervantes “se debe a que el español sigue siendo uno de los principales déficits del aparato propagandístico de Daesh”, explica Manuel Torres, profesor de la Universidad Pablo de Olavide y autor del libro “Al Andalus 2.0”. “Hasta el momento no había sido capaz de atraer a miembros que le permitan elaborar directamente propaganda en español o traducir de manera profesional los contenidos”, añade.

Logotipo de la agencia Amaq en castellano, detectada por MEMRI
Logotipo de la agencia Amaq en castellano, detectada por MEMRI
La introducción del español “forma parte de su estrategia de segmentación del mensaje para elaborarlo en el formato más adecuado para el público al que está dirigido y ser así más eficaz”, señala Francisco Martínez, hasta noviembre pasado secretario de Estado de Seguridad y ahora diputado del Partido Popular. “Publican en árabe, inglés, francés, ruso, turco y era lógico que se añadiera el español”, subraya.

“Es verdad que hay una caída de la actividad mediática de Daesh paralela a su retroceso sobre el terreno”, constata Martínez. “El momento de debilidad que atraviesa el grupo afecta sobre todo a la cantidad de material producido y a su capacidad de crear vídeos de elevada calidad”, precisa Torres. “Algunos de estos nuevos canales en español son meras traducciones del árabe; su puesta en marcha no requiere demasiados esfuerzos”, concluye.

Fernando Reinares, investigador principal en terrorismo del Real Instituto Elcano, cree que se pueden extraer otras lecciones del repentino interés por el español. “Aunque España no se encuentra entre las naciones occidentales más afectadas por la movilización yihadista de los últimos cinco años, ni entre las más señaladas como blanco del terrorismo global, tanto el Estado Islámico como Al Qaeda vienen ofreciendo algunas muestras significativas (…) de su interés en adaptar su mensaje y las amenazas explícitas que lo acompañan al idioma de sus potenciales seguidores en España”, sostiene el investigador.

“Es por tanto un indicador a tener en cuenta para no subestimar el peligro que supone el terrorismo yihadista para ciudadanos e intereses españoles”, concluye el autor del libro “¡Matadles!”, una investigación exhaustiva sobre los atentados del 11-M en Madrid.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios