en busca de la residencia permanente

Así cambió el Brexit la vida de los españoles: "Nos hacen sentir inmigrantes de tercera"

Bexley es uno de los cinco distritos de Londres donde se apoyó el Brexit. Varios españoles que viven allí, y que llevan años en Reino Unido, nos cuentan cómo les ha afectado

Foto: Paula, una española casada con un británico que lleva 20 años viviendo en Londres, en un mercadillo de Bexley. (Foto: Celia Maza)
Paula, una española casada con un británico que lleva 20 años viviendo en Londres, en un mercadillo de Bexley. (Foto: Celia Maza)

Es viernes por la mañana y Steve coloca los huevos recogidos en su huerto para venderlos en el Country Market, una cooperativa donde los vecinos de Bexley ofrecen diferentes productos artesanales. Se trata del típico distrito de las afueras de Londres elegido por la clase media inglesa para formar familia: las casas grandes están asequibles y en media hora el tren te planta en las oficinas de la City. Los comercios locales son los que dan vida a la calle principal. Todos los vecinos se conocen y las cafeterías con manteles de flores están llenas de madres que han puesto una pausa a sus carreras para cuidar de los niños. Sí, este es el Londres donde vive “el inglés de toda la vida” y no el que abarca los aledaños de Piccadilly Circus, donde la gente está de paso, los alquileres se pagan por semanas y muchos de los que tienen pasaporte británico han nacido en Nueva Delhi.

Quizá por eso se entienda su peculiaridad: Bexley es uno de los cinco distritos de la capital británica donde se apoyó mayoritariamente el Brexit. “No podíamos permitir que Bruselas nos siguiera diciendo lo que tenemos que hacer”, asegura Steve. “Yo me afilié incluso al UKIP para asegurarme de que el Gobierno tuviera la presión suficiente. Nigel Farage debería ser el primer ministro”, matiza. Por su parte, Rita, otra jubilada que vende orgullosa las plantas que cosecha en su jardín, asegura que “aunque ahora el coste de vida será más caro, todo ha merecido la pena”.

Paula escucha atenta la conversación detrás de las velas y jabones que hace en casa. Es la única española con puesto en el mercadillo. Lleva más de 20 años viviendo en el país y está completamente integrada en la comunidad. “Por ella no te preocupes. No va a tener ningún problema”, asegura Steve cuando le pregunto por cómo quedará ahora la situación de los comunitarios. La misma frase es repetida por cada uno de sus vecinos que han votado por el Brexit.

Pero lo cierto es que a Paula, casada con un inglés con el que ha tenido dos hijas, a día de hoy nadie le ofrece garantías. El Gobierno ha conseguido aprobar intacta su legislación para activar el Brexit después de que la Cámara de los Comunes rechazara el lunes por la noche la enmienda de los Lores que aludía a la protección de los comunitarios que ya residen en el país. “A ninguna de mis amigas íntimas se les pasó por la cabeza el hecho de que esto tuviera repercusiones directas para mí y para mi familia, pero las tiene y, aunque siento decepción, tampoco puedes hacer nada. Yo nací y me crie en Pamplona, donde las diferencias políticas están en la calle. Es lo que me tocó vivir entonces y es lo que me toca vivir ahora. Aprendes a seguir adelante y a no hacer nada que pueda incitar a problemas”, explica.

Con lo de “evitar problemas” se refiere, por ejemplo, a dejar de hablar en español en hora punta cuando coge el tren camino a su trabajo. Tras el Brexit, tuvo un incidente con un hombre al que habló inglés, pero con acento español, y desde entonces procura evitar la llamada que hacía cada mañana a su madre durante el trayecto. “Sí que se nota un poco de crispación en el ambiente”, asegura.

Paula se encuentra ahora inmersa en el tedioso proceso de solicitud de la residencia permanente. Según el Ministerio del Interior, más de 136.000 ciudadanos de la UE han pedido un certificado en los seis meses posteriores al referéndum del 23 de junio. El Partido Liberal Demócrata ha denunciado que el Gobierno rechaza alrededor del 28% de esas peticiones.

“La cuestión es que ahora tengo que demostrar ser el tipo de ciudadano que ellos quieren. Pero más que por incertidumbre, lo hago porque me siento culpable. Después de llevar viviendo aquí más de 20 años no pude votar en el referéndum por no ser británica, y no quiero que se repita lo mismo si el día de mañana se vota algo tan importante que me afecte directamente”, matiza.

Lo cierto es que en su casa apenas se habló del tema durante la campaña. “Teníamos tan asumido que no iba a salir que nunca fue un motivo de preocupación”, señala. Pero las noticias de aquella mañana del 24 junio no se le olvidarán. A su marido tampoco. Él votó por la permanencia. Su abuelo trabajó como uno de los primeros traductores en Bruselas y estaba enamorado del proyecto europeo. Sin embargo, parte de su familia votó por el Brexit.

Un voluntario de Britain Stronger IN Europe hace campaña días antes del referéndum en Londres. (Reuters)
Un voluntario de Britain Stronger IN Europe hace campaña días antes del referéndum en Londres. (Reuters)

Para Lola, el 'shock' fue aún mayor cuando descubrió que no solo su familia política había apoyado la salida del bloque, sino que también lo había hecho su propio marido. Lola, de hecho, es un nombre ficticio porque son tales las tensiones que ha causado esta situación en su matrimonio que prefiere guardar su anonimato.

“Él fue el primero que me confesó que no se había planteado que me fuera a afectar. Pero a medida que iban saliendo más noticias, más impotencia sentía. Llegó un momento en que incluso dejé de hablarle en inglés para hacerlo en español. Solo me entendían los niños. Se puede marginar a alguien con el idioma y quería que fuera consciente de todas las barreras que supone ahora esto para mí. También deje de asistir a reuniones familiares porque sabía que al ser española, el tema iba a salir”, matiza. “Las cosas ahora se han calmado, él me explicó que sus razones eran por recuperar la soberanía. Pero, al fin y al cabo, todo se ha centrado en inmigración y termina afectando lo que escuchas”, recalca.

En la calle, un matrimonio de jubilados formados por Jackie y Robin asegura estar “sumamente preocupado por la imagen del Reino Unido que se está dando”. “No somos un país de racistas. Pero ahora hay muchos que se sienten con autoridad para hacer cosas absurdas. Desde el principio fue un error convocar este referéndum. Se hizo para unir al Partido Conservador y se ha acabado por dividir a un país”, matiza Robin que, pese al consejo de sus amigos, votó por la permanencia, al igual que su mujer.

"Nos hacen sentir ahora como inmigrantes de tercera. Nos han convertido en el chivo expiatorio de todos sus problemas"

El Brexit no es un tema que se saque en las reuniones sociales entre ingleses. “Aquí se evita hablar de religión y de política”, responde un vecino ante las 'imprudentes' preguntas de la reportera. Sin embargo, sí protagoniza los debates que se forman cada lunes y viernes en la cafetería del hotel próximo al Beths Grammar School, donde varias madres españolas se reúnen mientras sus hijos acuden a clase de español. La consejería de Educación del Gobierno de España pone a disposición profesores en aquellas zonas donde existe una población española lo suficientemente significativa.

Nos hacen sentir ahora como inmigrantes de tercera. Nos han convertido en el chivo expiatorio de todos sus problemas”, asegura una de ellas. “Hay cosas que te molestan. Mi vecina me cuenta que por culpa de los inmigrantes tiene que dar 50 libras a su hija —madre soltera— para pagar el alquiler porque el Estado solo le da 850 libras. Su hija no trabaja y vive de las ayudas públicas. Y te lo dice como si nada. Cuando yo como inmigrante estoy pagando mis impuestos para que existan estas prestaciones”, contesta otra.

Por su parte, Sonia, casada con su sudafricano, explica que “tiene gracia” el hecho de que su marido consiguiera la nacionalidad británica hace años al estar casado con una comunitaria y ahora tenga que ser ella "quien deba poner que está casada con un británico para conseguir la residencia”. “Él está más preocupado ahora que yo”, matiza. El famoso formulario de las 85 páginas supone para todas “un quebradero de cabeza”. Aseguran que “no está adaptado” para la situación de los europeos y demandan al Gobierno que acabe con la incertidumbre. “Han pasado ya nueve meses del referéndum y se sigue sin saber nada”, denuncian.

En el tren camino a Londres, una de las pasajeras comienza a hablar conmigo y le pregunto por el Brexit. La frase que me dice me suena familiar: “Tú tranquila que a ti no te va a pasar nada”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios