el "utópico" que quiere renovar el partido

Hamon, el "rebelde" de los socialistas franceses, gana a Valls en las primarias

El exministro francés Benoît Hamon, representante del ala más izquierdista, ha ganado a Manuel Valls en la segunda vuelta de las primarias de los socialistas franceses

Foto: Benoit Hamon a su salida de un colegio electoral tras votar en las primarias de los socialistas franceses, en París (Efe).
Benoit Hamon a su salida de un colegio electoral tras votar en las primarias de los socialistas franceses, en París (Efe).

El exministro francés Benoît Hamon, representante del ala más izquierdista, ha ganado a Manuel Valls en la segunda vuelta de las primarias de un Partido Socialista francés fuertemente dividido. Hamon ha logrado entre el 58,65% de los votos frente al 41, 35 de su rival, en unas primarias marcadas por un fuerte aumento de la participación, según los primeros resultados provisionales. Los organizadores del escrutinio anunciaron el resultado cuando se han recontado los resultados de 60% de las mesas electorales, en las que votaron en torno a 1,1 millones de electores.

Hamon partía como claro favorito, al haber acabado en primera posición el domingo pasado con un 36% de los votos, y además recibir el apoyo de Arnaut Montebourg, que quedó entonces eliminado al acabar en tercera posición con el 17,5% de los sufragios. Se trata de una neta victoria del candidato que representa el ala más izquierdista del partido y a la facción crítica con el actual presidente, François Hollande, del que Valls fue primero ministro del Interior y luego primer ministro.

Hamon, de 49 años, que estuvo en el Gobierno de Hollande hasta agosto de 2014, tendrá la dura tarea de dar la vuelta a unos sondeos para las presidenciales que le son contrarios. Con un programa muy novedoso -"utópico", según sus críticos- en el que destaca la propuesta de instaurar una renta universal para todos los mayores de 18 años, que paulatinamente proyecta que llegue a los 750 euros, el ahora candidato socialista parte quinto en las encuestas para las presidenciales. Los sondeos están encabezados por la ultraderechista Marine Le Pen y por el conservador François Fillon, pero también están por delante de él el exministro de Economía Emmanuel Macron y el radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon.

El segundo puesto para Valls, según dijo hace una semana el exministro Montebourg, supone un rechazo "masivo" al quinquenio del presidente François Hollande y a la deriva liberal que este ha tomado. Montebourg apeló entonces además a la unión de la izquierda, porque sin esta, en su opinión, no se podrá hacer frente a la candidatura "liberal brutal" del conservador François Fillon y "a la familia Le Pen".

El "rebelde" que pretende renovar el partido

Estandarte de una izquierda idealista y joven opuesta a la renovación liberal de Valls, Hamon representa al ala más radical de su partido y no cuenta con el apoyo del aparato que a partir de ahora comandará. Defiende un ideario en favor de la ecología, de la legalización del cannabis o de una política de inmigración menos restrictiva. Pretende además derogar la reforma laboral que promovió el propio Valls auspiciado por Hollande. Su propuesta estrella, no obstante, es la de la renta básica universal para todos los franceses mayores de edad.

Nacido en la pequeña localidad bretona de Saint-Renan, en el noroeste de Francia, este candidato forjado en las luchas estudiantiles ha ganado notoriedad por haber colocado en el centro del debate esa asignación mensual que aspira a que llegue a los 750 euros mensuales. A pesar de las críticas, Hamon ha mantenido la medida, aunque dice que la aplicará de forma gradual, y se ha metido en el bolsillo a muchos jóvenes en un momento de impopularidad entre los socialistas, engullidos por el ascenso del social-liberal Emmanuel Macron y el neocomunista Jean-Luc Mélenchon. Otra medida del candidato de los "bo-bos" -burgueses y bohemios- que ha dado que hablar fue la de un impuesto especial para las empresas que usen robots para reemplazar mano de obra.

El escándalo Fillon

La victoria de Hamon en las primarias socialistas llega cuando François Fillon acusa el bautizado como 'escándalo Penelope'. El candidato de la derecha a las presidenciales francesas lanzó este domingo una doble ofensiva ante los ataques contra su probidad tras las revelaciones sobre su esposa, en el terreno emotivo presentándose como víctima, y en el político dando un tono más social a su programa liberal. Fillon, cuya campaña se ha visto seriamente trastocada con las filtraciones de los últimos días en la prensa sobre empleos supuestamente ficticios de su mujer y por un nuevo caso de posible uso indebido de fondos públicos cuando era senador, pasó al ataque en un mitin en París con "más de 15.000" personas, según dijo.

Según publicó el semanario 'Le Canard Enchaîné', Penelope Fillon estuvo contratada durante ocho años (1998-2012) como asistente parlamentaria por el líder conservador y por el diputado al que éste cedió su circunscripción para un puesto que en realidad no ejercía, y por el que recibió en total 500.000 euros del erario público.

'Le Journal du Dimanche' puso otra piedra en el zapato del claro favorito para conquistar el Elíseo el próximo mayo al publicar que recibió 21.000 euros como senador de 2005 a 2007 en un dispositivo que está siendo objeto de otra investigación judicial. Cinco personas -entre ellos tres senadores- ya están imputadas por las sospechas de haberse embolsado de forma indebida las partidas de dinero público que tenían atribuidas para asistentes parlamentarios pero que no utilizaban para eso.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios