Beppe Grillo y matteo salvini

Movimiento 5 Estrellas y Liga Norte, los 'ganadores' del referéndum en Italia

Junto al partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia, son las dos formaciones que han abogado por el 'No' frente a la hoja de ruta de Matteo Renzi

Foto: Beppe Grillo y Matteo Salvini (EFE)
Beppe Grillo y Matteo Salvini (EFE)

Matteo Renzi apostó por convertir el referéndum de este domingo en un plebiscito sobre su Gobierno y la respuesta de los italianos ha sido clara: el 60% ha dicho 'No'. “Asumo toda la responsabilidad de la derrota. Yo he perdido, no vosotros”, dijo el primer ministro al anunciar su dimisión a última hora de este domingo. Renzi es el perdedor, pero, con permiso de Silvio Berlusconi, los ganadores del referéndum también tienen nombre y apellido: Beppe Grillo, del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, de la Liga Norte.

El favorito, un populista en potencia

El claro vencedor es Beppe Grillo, un hombre imposible de situar en el tradicional espectro político: "No existen ideas de izquierdas o de derechas, sino ideas inteligentes o estúpidas", defiende el político una y otra vez en sus mítines. ¿Cuáles son entonces esas ideas "inteligentes" que propone? La respuesta cambia según el momento en que se pregunta, y es que si algo ha demostrado su partido, el Movimiento 5 Estrellas, es su capacidad para surfear la ola del malestar social en Italia.

Para ello, Grillo y sus seguidores toman prestadas las posturas más populares tanto de la izquierda como de la derecha: por un lado, defienden la democracia directa, el estado del bienestar, el ecologismo o el anticlericalismo; por otro, critican el endeudamiento, abogan por recuperar la soberanía monetaria y piden nuevas medidas para frenar la inmigración. Cual buena veleta, el Movimiento 5 Estrellas moldea su proyecto en función de la dirección en la que soplen los vientos, manteniendo como único punto intocable su 'anti-establishment'.

Beppe Grillo en un mitin el pasado 2 de diciembre. (EFE)
Beppe Grillo en un mitin el pasado 2 de diciembre. (EFE)

Fundado en 2009 por Beppe Grillo, hasta entonces actor y cómico, fueron pocos los políticos italianos que se tomaron en serio la aparición del Movimiento 5 Estrellas en un primer momento. Sin embargo, tras las elecciones regionales de 2010, en las que cosechó  buenos resultados en zonas como Emilia-Romaña o Piamonte,  quedó claro que la nueva formación había conseguido conectar con parte del electorado italiano, destacando en este sentido los más jóvenes. Siete años después y, según parece, con unas elecciones a la vuelta de la esquina, Grillo se posiciona como favorito para ocupar el trono que deja Matteo Renzi.

¿Qué cambiará si el partido llega al poder? Esa es la gran pregunta que nadie se atreve a contestar, y es que la futurología en política es complicada, pero con Beppe Grillo aún más. De todos modos, tras convertirse en el partido más votado en las generales de 2013 y conseguir 19 alcaldías el pasado junio, entre ellas la de Roma, todo apunta a que no pasará demasiado tiempo antes de poder responder esa pregunta. Varios expertos consideran que su hipotética llegada al Gobierno iría acompañada de una moderación en sus propuestas, pero las afirmaciones del político en sus últimas apariciones resultan preocupantes. En este sentido, cabe señalar su defensa anti-euro y su insistencia en celebrar un referéndum para que los italianos decidan si abandonan la UE.

La extrema derecha también triunfa en Italia

Minutos después de publicarse los primeros sondeos a pie de urna, el secretario federal de Liga Norte, Matteo Salvini, comparecía ante los medios de comunicación para exigir la "dimisión inmediata" de Renzi y celebrar, según él, la derrota de los poderes financieros. A diferencia del Movimiento 5 Estrellas, Liga Norte ya ha formado parte de varios Gobiernos y su trayectoria no se puede entender sin Silvio Berlusconi, con quien se han aliado en las tres ocasiones en las que éste ha llegado al poder.

Sin embargo, con una economía que no acaba de recuperarse y la tasa de desempleo en torno al 11%, Salvini confía en que su partido sea capaz de canalizar la indignación de los italianos. Para conseguirlo, el secretario de Liga Norte no oculta quiénes son sus referentes políticos: "Es la venganza del pueblo, su coraje, su orgullo, su deseo de trabajo y seguridad. Y es un golpe para los banqueros, los especuladores y los periodistas", decía sobre la victoria de Trump el pasado noviembre. Entre los líderes a los que admira, cabe señalar también a la presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, y a los impulsores del Brexit en Reino Unidos.

El líder de Liga Norte, Matteo Salvini. (EFE)
El líder de Liga Norte, Matteo Salvini. (EFE)

Teniendo en cuenta su lista de referentes, se da por descontado cuál es su postura en lo que respecta a la inmigración y la Unión Europea: propone la suspensión del Tratado de Schengen, el endurecimiento de los controles fronterizos y salir del bloque, ya que considera que "el euro es una moneda criminal". En este sentido, cabe señalar alguno de sus proyectos más radicales, como cuando en 2009 propuso que parte de los vagones del metro de Milán fueran reservados para los habitantes de la ciudad y las mujeres ante "la mala educación de muchos extracomunitarios".

Pese a la larga trayectoria de Liga Norte, la formación está viviendo una nueva etapa gracias al propio Matteo Salvini: un político joven, que se muestra relajado en televisión y que se desenvuelve con facilidad en las redes sociales. Aunque sus ideas son las que la extrema derecha italiana lleva años defendiendo, Salvini ha conseguido poner un nuevo rostro a las mismas en un momento en el que partidos similares están creciendo en otros países. Habrá que ver si en las próximas elecciones logra superar la gran desventaja de Liga Norte, y es que el electorado que apoya a la formación tiende a limitarse al norte de Italia.

¿Y ahora qué?: elecciones y sustitutos

Tras la dimisión del primer ministro, caben dos posibilidades para encauzar la vida política en Italia: convocar elecciones generales o nombrar un gobierno provisional. Como requiere la praxis, Renzi convocará en primer lugar un último consejo de ministros para "agradecer al Ejecutivo" su trabajo y evaluar los puntos urgentes que se deben afrontar, como la aprobación de los Presupuestos Generales o la reforma de la ley electoral. De esta manera, pondrá punto y final a un Gobierno de 1.017 días y pasará la palabra al presidente, Sergio Mattarella, quien deberá dar una solución a este nuevo periodo de inestabilidad.

El todavía primer ministro de Italia, Matteo Renzi, y el presidente de la República, Sergio Mattarella (EFE)
El todavía primer ministro de Italia, Matteo Renzi, y el presidente de la República, Sergio Mattarella (EFE)

Mattarella tendrá que aceptar la dimisión de Renzi, pero le pedirá que se quede en funciones hasta que se encuentre una solución, abriendo así un turno de consultas con todos los representantes de los partidos políticos. Una posibilidad consiste en nombrar un gabinete técnico, para cuyo liderazgo suenan tres nombres con fuerza: el del ministro de Cultura, Dario Franceschini, el del responsable de Infraestructura y Transportes, Graziano Delrio, o incluso el del titular de Economía, Pier Carlo Padoan.

A pesar de la dimisión de Renzi, el Partido Democrática cuenta con mayoría en el Parlamento, por lo que será su grupo el que decida si apoya o no al nuevo Ejecutivo. Algunos partidos como Forza Italia no están presionando para convocar elecciones anticipadas, ya que necesitan tiempo para reorganizarse y buscar un líder capaz de sustituir al carismático Silvio Berlusconi. Otros, como el Movimiento 5 Estrellas o Liga Norte, no quieren nuevos Ejecutivos y han pedido que el Gobierno dimisionario y el Parlamento se hagan cargo de la reforma de la ley electoral y la aprobación de los Presupuestos Generales, lo que permitiría celebrar nuevos comicios "lo antes posible".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios