LOS ATEOS DE EEUU 'SALEN DEL ARMARIO'

El país más cristiano del mundo pierde la fe

“Antes que atea, mi madre preferiría que me gustasen las vaginas”, confiesa Georgia. EEUU valora la fe como una virtud, por ejemplo en política. Preferiría tener un presidente musulmán antes que ateo

Foto: Arym Ward se arrodilla mientras reza tras una misa de domingo en la Iglesia Católica San Leo, en Detroit, el 18 de diciembre de 2011. (Reuters)
Arym Ward se arrodilla mientras reza tras una misa de domingo en la Iglesia Católica San Leo, en Detroit, el 18 de diciembre de 2011. (Reuters)

Antes que atea, mi madre preferiría que me gustasen las vaginas”, confiesa Georgia en el cuarto trasero de un bar neoyorquino. Nadie sabe que Georgia es atea. Poco a poco, dice, va “saliendo del armario” en Facebook, donde comparte enlaces relacionados que nadie comenta ni refrenda con un me gusta.

Al testimonio de Georgia siguen otros. Jane descubrió su ateísmo a los 13 años leyendo a Dostoyevski. Paco, un dominicano en la cincuentena, se decidió en 1981. “Mis amigos continúan recomendándome iglesias a las que acudir”, dice cabizbajo y con los dedos entrelazados.

Una o dos veces al mes, NYC Atheists celebra reuniones para quienes como Jane, Georgia o Paco quieren compartir su no creencia en Dios. Esta postura sigue teniendo difícil acomodo en un país fundado por colonos que se refugiaban de la inmensa Norteamérica en pequeñas iglesias y donde hoy en día existen 350.000 congregaciones, nueve de cada diez personas dice creer en un ser superior y la palabra “Dios” copa los símbolos nacionales y discursos presidenciales.

La opinión pública sigue valorando la fe como una virtud, por ejemplo en política. Según una encuesta de Gallup, los estadounidenses preferirían tener un presidente homosexual o musulmán antes que ateo. Ninguno de los 535 miembros del actual Congreso se identifica como ateo, y sólo uno dice no tener afiliación religiosa.

Un hombre reza en la Alexius Catholic Church, en Beardstown, Illinois (Reuters).
Un hombre reza en la Alexius Catholic Church, en Beardstown, Illinois (Reuters).

Un grupo en expansión

Sin embargo, los ateos forman parte de un grupo en expansión: los “no afiliados”, que incluyen agnósticos y gente sin interés en ninguna religión concreta, quitan terreno a los cristianos en EEUU.

Una encuesta del Pew Research Center revelada este mes dice que el número de adultos que se identifican como cristianos ha caído casi un 8% desde 2007 hasta el 70,6%, el mínimo histórico. El descenso ha sido general: se ha dado entre católicos y protestantes de todas las razas y edades y por todo el país, incluido el llamado “cinturón bíblico” del Sur. Mientras, los “no afiliados” han aumentado un 6,7%.

“La bajada se debe fundamentalmente a dos factores: el cambio generacional y el cambio de confesión”, explica por teléfono Jessica Martínez, investigadora del Pew y una de las autoras del estudio. Más de un tercio de los jóvenes estadounidenses ya son “no afiliados”, y su edad media ha menguado hasta los 36 años, dos menos que en 2007. Por el contrario, los cristianos envejecen. El protestante medio tiene 52 años; el católico, 49.

“Ya sabíamos que el grupo de los 'no afiliados' estaba en crecimiento, pero nos sorprendió el ritmo del cambio”, reconoce Martínez. De hecho, por primera vez en la historia, los “no afiliados” superan en número a los católicos, que forman el 21% de la población.

Cinco monjas rezan al término de una misa de Pascua en una catedral de Boston (Reuters).
Cinco monjas rezan al término de una misa de Pascua en una catedral de Boston (Reuters).

“En EEUU quieren una experiencia religiosa útil”

“Cada vez hay menos conexión cultural con el catolicismo”, dice a El Confidencial el reverendo Eric P. Andrews, sacerdote de la iglesia neoyorquina Saint Paul the Apostle y presidente de los padres paulistas, una de las órdenes católicas más fuertes de Estados Unidos. “Aquí intentamos llegar a los jóvenes; les invitamos a que hagan preguntas y compartan sus experiencias. Pero en otras parroquias el panorama se vuelve cada vez más gris. Me refiero al color del pelo”.

El padre Andrews menciona como posibles razones la disminución de colegios católicos, el aumento del divorcio, que rompe la rutina familiar, y la estrategia para sumar fieles. “Este es un país guiado por el consumo”, dice. “La sociedad norteamericana quiere una experiencia religiosa útil; está bien visto que haya muchas órdenes y religiones entre las que poder escoger. Pero algunas iglesias intentan ser demasiado guais y no conectan a los jóvenes con la raíz del cristianismo”.

También ve motivos de optimismo para su fe, entre ellos el actual jefe del Vaticano. “El Papa Francisco encarna lo que necesitamos ahora mismo. Está haciendo que la Iglesia sea más receptiva y se centre en los pobres, lo cual atrae a la gente joven. Aunque algunos católicos más intensos quizás puedan sentirse menos representados, el Papa es un gran pastor para todos”. 

Andrews recuerda que Estados Unidos sigue siendo el país más cristiano del mundo; aun después del descenso reflejado en la encuesta, siete de cada diez norteamericanos rinde culto a la cruz. Las confesiones minoritarias en el país, como el islam o el hinduismo, han aumentado un 1,2%.

Una mujer baila durante una misa en la Iglesia St. Mark family, en Ferguson, Misuri (Reuters).
Una mujer baila durante una misa en la Iglesia St. Mark family, en Ferguson, Misuri (Reuters).

Dentro de una reunión de ateos

La reunión de ateos continúa en la penumbra. Entre ellos está Mike Reiss, productor y guionista de Los Simpsons durante veinte años y ateo reconocido. Declara que la globalización e internet han multiplicado las opciones de vida, lo que puede mermar el poder de comunidad que tiene la religión “Hoy en día hay más cosas que hacer. Antes, los domingos ni siquiera abrían las tiendas”, dice con la ironía grabada en la cara. Reiss propone aumentar la visibilidad de los ateos recurriendo a famosos: “Deberíamos poner carteles en las carreteras donde salgan ateos como Brad Pitt”.

La estrella reconoció en una entrevista que oscilaba “entre el agnosticismo y el ateísmo”, igual que su mujer, Angelina Jolie, y otros actores como Julianne Moore o Morgan Freeman.

NYC Atheists recauda dinero para ganar visibilidad y defender su derecho a lucir el ateísmo sin ser mirados de reojo. Desde finales de junio, dos docenas de autobuses circularán por Manhattan con este mensaje: “No tienes que creer en Dios para ser una persona moral o ética”.

Los ateos se han duplicado desde 2007 hasta representar el 3% de los “no afiliados”, según la encuesta del Pew Center. Es decir, menos de un 0,7% de la población de Estados Unidos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
84 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC