HAY VARIOS ESPAÑOLES ENTRE LOS HERIDOS

Mueren 17 turistas, entre ellos dos españoles, en el ataque al Parlamento de Túnez

La Policía tunecina ha abatido a tres presuntos terroristas y ha liberado a los rehenes. Fuentes diplomáticas confirman que, además de dos muertos, hay varios heridos españoles

Foto: Agentes de policía armados en las inmediaciones del Parlamento tunecino poco después del intento de asalto (Reuters).
Agentes de policía armados en las inmediaciones del Parlamento tunecino poco después del intento de asalto (Reuters).

Matanza en Túnez. Al menos 17 extranjeros, entre ellos dos españoles (un matrimonio catalán de avanzada edad), un policía tunecino y una empleada del Museo del Bardo han sido asesinados durante un intento de asalto al complejo en el que se encuentran el Parlamento tunecino y dicho museo. Las fuerzas de seguridad han abatido a tres presuntos terroristas y han liberado a decenas de rehenes que los atacantes mantenían retenidos en el museo. El primer ministro tunecino, Habid Essid, ha informado de que entre los 17 turistas asesinados figuran víctimas de nacionalidad española, así como italiana, alemana, sudafricana, colombiana, brasileña, japonesa y polaca.

Fuentes diplomáticas españolas han confirmado a El Confidencial que hay al menos dos muertos y varios heridos españoles entre las víctimas, aunque no pueden concretar el número de estos últimos debido a la confusión que reina todavía. La capital de Túnez ha revivido el caso terrorista con una cadena de ataques que comenzó cuando hombres armados intentaron acceder al Parlamento y concluyó con un asalto de las fuerzas de seguridad al Museo del Bardo.  

Un número indeterminado de ciudadanos españoles quedaron en manos de los terroristas durante las seis largas horas que duró el ataque, un duro golpe para la estabilidad política de Túnez, donde cuatro años después de la revolución que echó abajo los 23 años de dictadura de Zine El Abidin Ben Ali, el 51% de los tunecinos cree que este período de transición ha dejado el país peor de lo que estaba, según un estudio del Pew Research Center.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha confirmado en rueda de prensa celebrada a las 19.30 horas que la última información transmitida por el embajador de España en Túnez hablaba de dos españoles muertos como consecuencia del ataque terrorista, aunque no ha podido determinar con exactitud el número de heridos. García Margallo se ha negado a hablar de la identidad de uno de los fallecidos, el único del que se conoce el nombre, porque entiende que no es justo que las familias se enteren por una rueda de prensa. "Tenemos que hablar primero con ellas", ha sentenciado.

Fue el cuerpo de seguridad del Parlamento quien descubrió que varios hombres armados, que intentaron entrar en el edificio vestidos con uniformes militares, no portaban armas reglamentarias. Llevaban fusiles Kaláshnikov, según informa France Press. Al pedirles que se detuvieran, se desató un tiroteo durante el cual los presuntos asaltantes lograron huir hacia el museo, uno de los más importantes de Túnez.

Los españoles retenidos durante horas formaban parte de un grupo de cuarenta hispanohablantes que realizaban un crucero por el Mediterráneo, explicó a Efe el guía del grupo, Wasel Busid. Según este hombre, al salir del autobús un joven de unos 22 años abrió fuego con una metralleta y mató a siete personas antes de que sus compañeros retuvieran al resto como rehenes y se atrincheraran en el jardín que une el museo y el Parlamento. Fuentes diplomáticas indican que se encontrarían ilesos ya en su barco, después de que hayan logrado abandonar la zona acompañados de funcionarios de la embajada en Túnez.

En el momento del atentado, según ha contado García Margallo, había dos cruceros haciendo escala en Túnez. Uno de ellos, con 60 españoles; el otro, con 30. El ministro ha dicho que entiende que los dos muertos viajaban en alguno de estos dos barcos, pero que no podía confirmar este extremo debido a la enorme "confusión" que había sobre el terreno. "Se está produciendo el levantamiento de cadáveres y el traslado de heridos a los hospitales", ha dicho en su comparecencia a las 19.30 horas.

No obstante, según el relato de varios testigos del asalto, al menos cuatro atacantes salieron de una mezquita ubicada a medio camino entre el edificio de la Asamblea y el Museo del Bardo y dispararon contra el autobús de turistas

"Hemos podido ver a cuatro terroristas armados. Ha habido muchos disparos y ahora están en el jardín, no han podido entrar en el edificio", explicó a EfeMona Brahim, diputada del partido islamista moderado An Nahda que se encontraba en el interior del edificio y que, como la mayoría de los parlamentarios, ha sido evacuada tras el peor atentado que ha sufrido Túnez desde 2002, cuando una veintena de turistas alemanes perdieron la vida en un ataque similar en la isla de Djerba. 

El primer ministro, Habib Essid, ha reconocido que las autoridades buscan a varias personas que habrían hecho las veces de apoyo a los autores materiales de los ataques y que se han dado a al fuga. El jefe de Gobierno ha apuntado que serían otros tres los terroristas prófugos.

En el momento del asalto, había varias comisiones parlamentarias reunidas , en particular la de Justicia, con el titular del Ministerio a la cabeza, informaron fuentes parlamentarias. Todos los diputados y otras personas que se encontraban en el interior del edificio han sido evacuados a una misma sala, mientras las Fuerzas de Seguridad y el Ejército han puesto en marcha el dispositivo de alerta máxima de lucha contra el terrorismo.

Repunte de la actividad yihadista

Túnez ha experimentado en las últimas semanas de un repunte de la actividad yihadista en la región de Kasserine, en la frontera oeste con Argelia, zona montañosa que utilizan como bastión radicales locales y también otros procedentes del país vecino y otros estados de la zona como Mali, Marruecos o Mauritania.

Desde 2012, decenas de guardias nacionales tunecinos han muerto o han resultado heridos en combates, atentados y emboscadas de islamistas radicales en Mont Chambi, escenario el pasado julio del peor ataque sufrido por las fuerzas tunecinas, que causó 15 muertos. A mediados de febrero, cuatro agentes de la Guardia Nacional de Túnez murieron en un ataque de presuntos yihadistas en la región de Kaserine, considerada uno de los feudos de células islamistas radicales afines al grupo Al Qaeda en el Magreb Islamico (AQMI) y a la rama norteafricana del Estado Islámico (EI).

Primeras imágenes del intento de asalto al Parlamento de Túnez

Ese ataque fue reivindicado por "Falamage Okba bin Nafa", considerado uno de los tentáculos de AQMI a lo largo de la endeble frontera entre Túnez y Argelia. La fragilidad de las fronteras con Argelia y Libia es una de las principales preocupaciones del primer Gobierno pos-transición de Túnez, que ha visto como el yihadismo ha crecido en el país en los últimos años, al abrigo de la incertidumbre política y de la guerra civil libia.

Un precario sistema educativo, unido al alto índice de paro y la falta de esperanzas en una sociedad atrapada por la crisis económica han hecho, además, que las tesis de los radicales islámicos hayan comenzado a calar en una nación conocida tradicionalmente por su modernidad y laicismo. En la actualidad, Túnez es uno de los países que más nacionales aporta a las filas del EI, con más de 300 tunecinos emigrados a Siria e Irak para unirse a la lucha de Abu Bakr al Bagdadi.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios