una hegemonÍa radical de petrodólares

Respetando a los caníbales: Europa es cómplice del fundamentalismo islámico

No han entendido nada. La derecha patriótica y la izquierda tolerante han enterrado la cabeza en la arena porque no comprenden qué está sucediendo
Foto: Alemanes participan en una manifestación convocada por PEGIDA (Patriotas europeos contra la islamización de Occidente) en Dresde el 5 de enero (Reuters).
Alemanes participan en una manifestación convocada por PEGIDA (Patriotas europeos contra la islamización de Occidente) en Dresde el 5 de enero (Reuters).

No han entendido nada. Los cientos de miles de patriotas, así se llaman ellos, Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente, Pegida, no han entendido nada. Los menciono porque son el último grito en Alemania donde han reunido a decenas de miles de manifestantes en un par de meses. Pero lo mismo podríamos hablar del Frente Nacional de Francia o, simplemente, de esa marea de comentarios que usted se encontrará si se asoma a cualquier foro de internet español donde se mencionen las palabras “inmigración” o “islam”.

Lamentablemente, quienes se apresuran a salir a la calle en contramanifestaciones, normalmente respaldados de boquilla por los gobiernos, para pedir respeto, tolerancia, aceptación de otras culturas, han entendido todavía mucho menos.

Sí: el islam también es el policía Ahmed Merabet que murió por defender a los dibujantes de Charlie Hebdo. Al igual que el cristianismo es el cura rojo de un arrabal de Madrid y el arzobispo de GranadaLos doce muertos de Charlie Hebdo en París ya no dejan duda: el islam es un problema en Europa. Es muy fácil, y desde luego es señal de buena voluntad, asegurar que los asesinos eran simplemente asesinos, y no tienen nada que ver con el islam, porque “el islam no es eso”. Pero de nada sirve. El islam es eso y es lo contrario.

Sí: el islam también es el policía Ahmed Merabet, que murió por defender a los dibujantes de Charlie Hebdo. Al igual que el cristianismo es el cura rojo de un arrabal de Madrid y el arzobispo de Granada. Como el judaísmo es Abraham Serfaty y aquel rabino que decretó lícita la exterminación de niños palestinos. Como cualquier religión, “el islam” no existe. El islam no es más que la suma de lo que piensan en un momento concreto de la historia quienes se reconocen musulmanes.

Y el problema que tiene Europa hoy es lo que piensan los musulmanes de este continente.

Europa es responsable

Es un problema de Europa y es la responsabilidad de Europa. Los asesinos de los periodistas (si se confirman las sospechas de la policía) son franceses. Nacidos en París. Con apellido magrebí, sí: sus padres proceden del norte de África. Pero esto no disminuye en absoluto la responsabilidad del Gobierno de Francia: estos asesinos pasaron por el sistema educativo francés.

Decir que la culpa la tienen sus padres es no sólo hipócrita (para eso se inventó la enseñanza obligatoria: para asegurarle al Estado control sobre lo que aprenden los niños) sino además es falso. La generación de magrebíes que llegó a Francia hace medio siglo no era islamista ni violenta ni lo es hoy. Hicieron lo posible por integrarse. Son sus hijos y nietos, europeos de toda la vida, quienes han hecho de un cierto islam violento su bandera. Ocurre lo mismo en Inglaterra (vean el atentado del metro de 2005: tres de los cuatro terroristas habían nacido en Reino Unido; uno era converso de Jamaica).

Esta es la responsabilidad de Europa, y no puede sustraerse a ella. Los “patriotas” de derechas están metiendo la cabeza en la arena cuando denuncian la inmigración como causa de los males: ni fueron violentos los musulmanes que llegaron a Europa hace dos generaciones, ni lo son los que llegan hoy. No existe un flujo de yihadistas de Siria, Marruecos o Iraq a Europa. Existe un flujo de yihadistas de Francia, Alemania, Inglaterra, España, Austria hacia Siria. Europa no importa terroristas islámicos: los exporta.

Pedir cerrar la puerta a la inmigración musulmana como hacen tantos “patriotas”, equivale a cerrar las ventanas de una casa para combatir el mal olor de las cañerías.

Concentración en Frankfurt en tributo a las víctimas del ataque contra 'Charlie Hebdo' (Reuters).
Concentración en Frankfurt en tributo a las víctimas del ataque contra 'Charlie Hebdo' (Reuters).

La metamorfosis

Y son ellos, los “patriotas” de derechas, esos que se manifiestan con una gran cruz para mostrar su oposición a la “islamización de Occidente”, ellos y sus mayores, quienes tienen la culpa que esto sea así. A los magrebíes y turcos que llegaron a Europa en los años sesenta y setenta no les faltaba voluntad de integrarse; explotados como mano de obra barata, les faltaban medios. Empezando con un punto clave: el aprendizaje del idioma. Quizás no hicieron suficiente esfuerzo. Pero no debe olvidarse que cierto racismo de la población (un racismo corriente, dirigido contra cualquier obrero de origen campesino, moreno, turco, magrebí, siciliano o andaluz) les puso un muro adicional, les cerró las puertas, les hizo entender que no eran bienvenidos.

Se replegaron. Ignorantes en todo a lo que se refiere al islam o a la cultura intelectual, literaria, de sus países de origen, criaron a sus hijos en un ambiente suspendido entre dos mundos, sin pertenecer a ninguno. Y también sus hijos se dieron cabezazos contra este muro: hasta hoy, tener un apellido magrebí en Francia hace desplomarse las oportunidades en el mercado laboral.

Se quedaron, pues, en el barrio. Viendo la televisión. Esa televisión que algún día empezó a poblarse, por obra y gracia de la parabólica, con predicadores vestidos de blanco que se dirigían a “los musulmanes”. A ti, sí: a ti. Tu vida tiene sentido ante Dios y la historia, les dijeron, si cumples las leyes divinas y garantizas que tu hermana no se pasee con hombres blancos. Que no se pasee con hombres, vaya.

Así se fue creando el gueto. Un gueto en el que se ha ido cristalizando una extraña cultura que guarda recuerdos de la gastronomía magrebí o turca, pero que se ha modelado según el ideario del islam que han difundido los telepredicadores y los imames del barrio. Estos imames que en han ido apareciendo por doquier, sin que se sepa siempre muy bien quién les paga el salario.

Saudíes en la M-30

En la Mezquita de la M-30 de Madrid lo sabemos, porque colocan orgullosos la foto del rey de Arabia Saudí en sus oficinas. En Alemania, la Diyanet, el Ministerio de Religión de Turquía, tiene bajo control gran parte de las mezquitas. Digo bien: control. Ankara envía supervisores que cambiar regularmente para impedir que se “contaminen” con ideas europeas. Y si bien el islam oficial en Turquía tiene que andar con pies de plomo, por respeto a la Constitución laica del país, en Alemania, un país que no es laico, no tiene cortapisas: puede difundir sin ambages la ideología de sus dirigentes, que los intelectuales turcos califican de “islamismo radical”. Y que los europeos siguen llamando “islam moderado”.

Europa ha fomentado de forma activa y continua, de forma criminal, las corrientes más extremistas del islam, financiados desde Arabia Saudí, Qatar, Kuwait y sus vecinos gracias a la marea del petróleoModerado en comparación con los asesinos de París, querrán decir. Porque para los europeos, todo islam que no es directamente asesino es “moderado”. Ya puede ser todo lo violento que quiera: predicar el velo obligatorio para las mujeres, a medias o integral, decir que mujeres y hombres no deben tocarse, que las niñas no deben aprender música, que ser gay es malo para la salud, que hay que prohibir toda obra literaria o humorística que cuestione lo “sagrado”, que las leyes del Corán son inmutables, divinas y deben estar por encima de la legislación de cada país...

Un predicador islamista puede decir todo esto y más y será cortejado por ministros y presidentes que harán cola para debatir con este portavoz del “islam moderado”. Muchos de estos predicadores habrían ido a la cárcel en Marruecos o Siria por su discurso de incitación al odio, pero Europa les ofreció no sólo asilo sino una tribuna, un debate, el puesto de presidente del consejo oficial de musulmanes, el título de Honorable Caballero y orden de la Reina.

Sí: Europa ha fomentado, no sé si a ciegas o a conciencia, pero de forma activa y continua, de forma criminal, las corrientes más extremistas del islam, financiados desde Arabia Saudí, Qatar, Kuwait y sus vecinos gracias a la marea del petróleo. Desde las cúpulas del gobierno hasta el último alcalde, se ha elevado a los imames, los teólogos, los predicadores al rango de representantes de los colectivos de origen magrebí, turco o pakistaní. Un rango que nunca tuvieron en sus países originales, un poder que sólo pudieron adquirir gracias a la complicidad de las administraciones europeas. Por doble vía: por elegirlos como representantes y por cerrar a estos colectivos toda otra vía de expresarse.

Un niño juega durante el rezo en la Gran Mezquita de Estrasburgo durante el Ramadán de 2013 (Reuters).
Un niño juega durante el rezo en la Gran Mezquita de Estrasburgo durante el Ramadán de 2013 (Reuters).

La náusea del multiculturalismo 

Cuando al periodista alemán Günter Wallraff le ofrecieron ser miembro del consejo musulmán local (gracias a su larga trayectoria de defensa de los inmigrantes turcos) aceptó con la condición de leer en la mezquita los “Versos Satánicos” de Salman Rushdie y debatir sobre los límites del arte frente a la religión. No hubo manera. Más tarde intentó que firmasen una declaración contra la lapidación de una mujer iraní. Tampoco.

Y con estos antecedentes hay quien sigue aplaudiendo que las mezquitas en España sirvan de lugar de reunión social y organicen comidas o talleres, en lugar de buscar a los inmigrantes un espacio donde pudieran reunirse lejos del control de los imanes, lejos de sus discursos excluyentes, lejos de frases tipo: "No pueden entrar las mujeres que tengan la regla".

Con estos antecedentes hay quien sigue aplaudiendo que las mezquitas en España sirvan de lugar de reunión social y organicen comidas o talleres, en lugar de buscar a los inmigrantes un espacio donde pudieran reunirse lejos del control de los imanes, lejos de sus discursos excluyentesEuropa ha islamizado, durante décadas, la sociedad inmigrante, religiosamente indiferente, que recibió. En plena complicidad con los jeques árabes y sus imperios mediáticos. Los gobiernos han envuelto su actitud en un neologismo venerado hasta la náusea: multiculturalismo. Una hermosa palabra para expresar el racismo de toda la vida. El racismo que preconiza la separación de “lo nuestro” y “lo de ellos”. Sí, también los manuales oficiales nazis decían que todas las razas tenían igual valor, sólo que no conviene mezclarlas. Hoy tenemos valores europeos, sólo aplicables a los blancos de tres generaciones, y hay valores de “ellos” que deben respetarse en “sus comunidades”.

Que más nos da que ellos fuercen a sus mujeres a taparse, qué más nos da que en sus barrios amenacen de muerte a cualquiera que venda alcohol, que más nos da que en sus familias dirimen matrimonio y divorcio según diga el imam. Son ellos, la sociedad es multicultural: respetamos el derecho de cada imam y de cada matón de barrio a oprimir a sus fieles, a castigar a sus hermanas, a imponer su machismo como vea bien. Eso se llama tolerancia. Lo de la tolerancia cero solo es cuando la violencia afecta a las mujeres nuestras.

¿Humillando a los débiles? ¿En serio?

Esto es lo que ha defendido, da vergüenza admitirlo, la izquierda europea. Una izquierda que ha enterrado su cabeza todavía mucho más profundamente en la arena que la derecha. No han aprendido: apenas ha dejado de retumbar el eco de los disparos de París cuando una legión de pensadores de izquierda se ha abalanzado sobre Charlie Hebdo para denunciar que caricaturizar a Mahoma es racista y xenófobo y se burla de los débiles.

Los débiles: como si el islam en Europa fuera la religión de los débiles. No lo es: ese islam que defienden los predicadores europeos, ese de las mezquitas de ostentación, sea la de la M-30 o sea la que pretenden construir en Colonia, de débil no tiene nada. Es la religión de varias monarquías bañadas en oro negro, países cuyos dirigentes son los dueños de Harrods y parte del resto de Londres. Países con dinero suficiente como para financiar cadenas satélite, universidades con becas para todos (a condición de convertirse al islam) y milicias cortacabezas por medio Oriente.

Seguramente también han financiado el mejor gabinete de relaciones públicas del mundo, si la izquierda europea cree que una revista satírica francesa al borde de la quiebra estaba humillando a “los débiles” cuando esta revista desafió la prohibición de dibujar a Mahoma, prohibición que no existe en el islam y de la que nunca han sabido nada los obreros magrebíes o turcos, hasta que no la proclamasen urbi et orbi los teólogos saudíes.

Imagen de una edición especial del semanario francés 'Charlie Hebdo' (Reuters).
Imagen de una edición especial del semanario francés 'Charlie Hebdo' (Reuters).

Tristemente, nada hace presagiar que los disparos contra Charlie Hebdo vayan a despertar las conciencias europeas. Ya en el editorial conjunto que seis diarios europeos publicaron al día siguiente, se repite tres veces la palabra “Europa” en alusión a la defensa de la libertad de expresión. Como si más allá de sus fronteras no hiciera ninguna falta defenderla: allí no la necesitan, esa libertad, allí son musulmanes de todas formas, es el mensaje.

Bajo este prisma, la derecha vociferará más que antes contra “los inmigrantes”, enarbolará más alta aún la cruz del “Occidente cristiano”, como si el Renacimiento y la Ilustración hubiesen sido posibles sin siglos de ciencia y filosofía árabes, como si Europa no fuera en su integridad un resultado de aquella civilización histórica que hoy llamamos islámica. Como si la Biblia y los mandamientos de la Iglesia fueran un ápice mejor que los del Corán.

El islam ya es wahabí

Y la izquierda probablemente desgastará sus últimos cartuchos de tinta en intentar convencerse a sí misma de que luchar contra siglos de opresión eclesiástica y contra los coletazos de la reciente dictadura nacionalcatólica es justo y necesario, pero que el islam de los saudíes es diferente, exótico, intocable, digno de todo respeto como cualquier rito de una lejana tribu caníbal. Mientras se coman entre ellos.

La izquierda probablemente desgastará sus últimos cartuchos de tinta en intentar convencerse a sí misma de que el islam de los saudíes es diferente, exótico, intocable, digno de todo respeto como cualquier rito de una lejana tribu caníbalEsa oleada de islamización saudí no sólo ha alcanzado Europa (y América) sino también a los países que llevan siglos siendo musulmanes. Ya ha practicamente conseguido reemplazar en la conciencia pública la religión que alguna vez se llamaba islam con su ideología particular, la wahabí. Tanto que he dejado de emplear el término "secta wahabí” en este texto y hablo del islam a secas: todo lo que usted ve y se llama “islámico” es ya wahabí.

Este proceso se acelera gracias a Europa: los franceses y belgas de origen marroquí son quienes llevan a Marruecos el ideario radical aprendido en sus guetos. Y fue una española, Marisol Casado, quien criticó a Turquía por no incluir chicas con velo en su vídeo de candidatura olímpica. Europa quiere que las musulmanas lleven velo. Para que se vea que son diferentes. Que no son mujeres sino musulmanas.

Europa, sus gobiernos, sus pensadores, sus demagogos, son el aliado necesario para los dirigentes de la hegemonía islamista financiada con petrodólares cuyo objetivo es convertirse en dueños absolutos de esa sexta parte del globo habitado por musulmanes, o personas forzadas por ley a considerarse musulmanes. Dueños absolutistas, por encima de las críticas, las parodias, las sátiras y las consideraciones de derechos humanos.

Esto no tiene nada que ver con una islamización de Occidente. Europa no es víctima. Es cómplice. 

Mundo

El redactor recomienda

#114
En respuesta a Mitchel_Arlés

 

Y.... en toda la era cristiana? Santa Inquisicion, guerras religiosas, participacion en las guerras al lado del fascismo ? desigualdar de la mujer? Igual al Islam, solo que... 500 años antes.

Ampliar comentario
#113

En el mundo no hay religion que haya inducido a mas extremismo que el Islam.

En las cruzadas ambos grupos religiosos se enfrascaron en una lucha de muchos años pero el antagonismo religioso parte fundamentalmente de una actitud de intolerancia que debe mucho a una actitud fanatica. El Corán mas alla de lo que tenga versos muy hermosos tiene otros que pueden ser tomados muy mal e incitar a la violencia a diferencia de la Biblia que en el nuevo testamento se puede encontrar a un Jesus que solo habla de amor y tolerancia. Por eso, creo que hay mayor numero de musulmanes fanaticos violentos que Cristianos fanaticos o budistas fanaticos violentos. Las evidencias actuales sobran.

Los grupos terroristas con religion practican el Islam y bajo el Islam atacan a inocentes. Y no hay un lider del Islam que diga valientemente que hay que practicar la tolerancia Su silencio es complice e hipocrita.

 

 

Ampliar comentario
#112

la libertad e igualdad significan tratar con el otro como ser humano, digno. no importa q tenga la misma religión o no, q tenga los mismos costumbres o no.....la diferencia entre la gente debe ser respetada...................

Ampliar comentario
#111

mira, laho,  yo soy musulmana y leí muchísimas veces el Corán. lo que dices sobre él no es correcto. las exégesis e interpretaciones del mismo a veces no son acertados. el problema no está en la relligión, pero está en algunos o muchos musulmanes que lo entienden mal. Cuando quieres juzgar algo tan importante como este, debes enterarse de muchas dimensiones y circunstancias.Ejemplo, hay algunas aleyas del Corán que provocan a matar a los infieles; se debe leer la aleya en su contexto porque se reveló en algunas circunstancias históricas y determinadas...No me digas que los cristianos no mataban a los musulmanes en su guerra santa. No ves que ahora muchos de las masacres se hacen por los judíos o cristianos.

Mi propósito no es llamarte a mi religión, absolutamente,, pero tienes que leer sobre el corán antes de juzgarlo. No es religión de violencia, al revés, llama a la tolerancia. Consulta si quieres la historia de la convivencia entre musulmanes y cristianos en Andalucía y comparalo con lo que hicieron los cristianos después con los musulmanes con las Inquisiciones.

Un saludo

Ampliar comentario
#110

Habría que forzar entre todos a Arabia Saudi a que deje de apoyar a los terroristas de una vez, y el islam más fanatizado.

Ampliar comentario
#109
En respuesta a pguanir

yaaa, sí, pero si fueran budistas, tibetanos, indios cherokes, ateos, new age, agnósticos, calvinistas, y lo que Ud quiera... eso no ocurriría.

 

No olvide que en su libro sagrado se insta literalmente  a asesinar al infiel, que su profeta no hacía prisioneros sino que mataba a todo el mundo que conquistaba, robaba sus bienes y tomaba a sus esposas por la fuerza y tuvo que inventarse una nueva doctrina ya que ni el cristianismo ni el judaismo le permitían tales barbaries... 

 

si esas personas beben de esa fuente, y del desprecio por nuestras costumbres y por nuestras personas que les inculca la familia y amigos, y los medios de tv (lo primero que hacen es ponerse una antena para ver la tele de países de oriente medio), además de imanes traídos expresamente de esos países para inculcarles la versión más radical.

 

-------------- lo raro es que no ocurra con más frecuencia -----------

 

El terrorista dijo que de ser un rapero que la "religión" le importaba poco a convertirse en un fanático asesino se la debe a un imán cuyo.nombre.ahora.no.recuerdo.

 

Ampliar comentario
#108
En respuesta a extrafolario

  por darle mayor precisión a su comentario:

 

No todos los musulmanes son terroristas pero todos los que han caido acribillados por las balas de la policia son musulmanes y uno sin carnet.

 

Asi que los asesinos pueden ser perfectamente de la Seal Navy.

 

¿cómo lo vamos a saber?

 

Cuando McCain aparece entre los lideres del Estado Islamico dando instrucciones y Clinton nos cuenta que han financiado a Al qaeda,

 

se puede llegar a la conclusion de que los terroristas NO actuan porque occidente bombardee musulmanes, ya matan los terroristas bastantes, si no por que reciben los medios y las sugerencias ergo las ordenes, de los que les financian.

 

Pero como aqui no ha quedado ni el apuntador, comisario responsable del caso, incluido...

 

Pues eso,... la culpa la tuvo el tren.

 

Y esto lo dice Paul Craig y los testimonios de los lideres estadounidenses citados.

 

 

 

 

Ampliar comentario
#107

Evidente! No todos los musulmanes son terroristas pero todos los terroristas (de estos atentados) son musulmanes, y han pasado por esas escuelas del terror que en sus primeras fases están instaladas muy cerca de nosotros. Espero que ya se acabó  el mirar para otro lado cuando esos predicadores dicen que a la mujer hay que pegarle y cosas similares.

Ampliar comentario
#106

Dirigido a los "demagogos de izquierdas" que ya hablan de la falta de respeto, torpeza, inadecuación de la caricaturización de Mahoma.

 

Decirles que la revista Charlie Hebdo ha caricaturizado a Jesucristo como gay, al Papa Benedicto XVI como gay, se ha reído del cristianismo no pocas veces. Y no por eso, hemos visto a un "integrista" cristiano (que los hay) poner una bomba, matar y asesinar a periodistas. Y en caso de haberlo habido (como digo, hay locos en todos sitios) ningún responsable de la Iglesia Católica cristiana hubiese defendido dicha acción.

 

A estos librepensadores de izquierdas, que gustan de llevar el pañuelo palestino, y de criticar la libertad de expresión cuando se refiere al Islam, decirles que están metiendo su cabecita en la arena para no ver lo que no quieren. Eso tiene un nombre: hipocresía.

 

Tengo claro que los musulmanes no son el problema. Pero sí es cierto que el integrismo yihaidista musulmán es un gran problema. Y hay que combatirlo. Hay que erradicarlo. Hay que eliminarlo.

 

Y dejémonos de paños calientes, demagogias baratas e hipocresías. Como también hemos de olvidar meter a todos en el mismo saco. No todos son iguales; dejemos vivir a los que quieren socializarse sin perder sus costumbres ni su religión -faltaría más-.

Ampliar comentario
#105
En respuesta a angel514

  Buen dia.

 

Mis comentarios se centraban en unos conceptos para mi erróneos.

Siendo la sociedad de acogida, y siendo acogidos con todos los derechos, con todo lo posible y muertos para que se integren y se sientan a gusto. No sabia que el articulista es aleman, pues aun entiendo menos su postura de culpar a la sociedad de acogida por no atajar "el canibalismo". Ellos como niños no son responsables.

Una vez mas la conciencia occidental, o sindrome de estocolmo, "mea culpa".

 

Naturalmente que se del wahabismo, de la Turkia del nuevo "islamismo moderado", queriendo entrar en la UE, recuerdo que Gadaffi dijo: será el caballo de troya del islam en Europa, de los hermanos musulmanes, un nieto de uno de sus fundadores iman en Burselas hizo unas manifestaciones en El Pais: "Europa tendrá que aprender por las buenas o por las malas". Saber esto es necesario, pero no explica nada, lo dice. Partes de un todo y el todo es el Islam establecido en Europa con ideas, actitudes y acciones colonizadoras, por la dejación de nuestros poderes, incapaces de tomar decisiones y medidas que establezcan unas reglas de juego exigentes en beneficio de todos, incluso de ellos mismos. Si todos hemos de convivir y vivir juntos, que cada uno sepa cuales son las condiciones.

 

Si es cierto que alguno de sus eruditos introdujeron a traves de Al Andalus algo de la ciencia y filosofia griega y romana, el resto se recuperó entre los estudiosos y artista europeos, comenzó el renacimiento, no la ilustración. Nosotros seguimos, ellos han llegado a lo mas alto de la fe, ignorancia y fanatismo.

 

 

Ampliar comentario
#104

Independientemente de las discrepancias que acabo de formular, estoy de acuerdo con el fondo del artículo y es evidente que sin la connivencia de nuestros políticos... y de todo lo que ellos controlan y dirigen (think tanks y organismos más importantes...), ya se sabe que el que paga..."manda" y ellos han "pagado" mucho a nuestros políticos (empezando por algunos jefes de estado...), nada de esto habría pasado con esta gravedad.

Europa, y no solo Europa, tiene que mirar al problema DE FRENTE y si no lo hacen los políticos... ya empiezan a hacerlo los ciudadanos... Curiosamente, al menos esta vez, parece que los de derecha se están dando cuenta antes (a su manera y desde su punto de vista) de donde viene el peligro... y asombrosamente los de izquierda siguen sin quererse enterar de que ellos son, precisamente por sus ideas, los primeros en la lista de los sacamantecas... y de quienes les organizan y financian...

¿De qué se nutre el jihadismo y el islamismo radical?. DEL CAOS. Siempre es igual... y aquí tenemos una legión de políticos que día tras día contribuyen a propagarlo por todas partes...

En lugar de llegar a acuerdos con otros países (interesados en llegar a acuedos beneficiosos para todos) para relanzar el comercio, el desarrollo, el empleo...etc se empeñan, una y otra vez, en apoyar a los "amigos" de los que financian las mezquitas radicales para, mediante revoluciones (da igual que sean de colores, de paraguas o, en este caso, primaveras...), cargarse países con sus estructuras de estado incluidas... dejando en su lugar estados FALLIDOS en manos de mafias y de jihadistas... y luego "asombrándose" del "éxito" obtenido.

Lo dicho, si los políticos siguen por este camino suicida, tendrán que ser los ciudadanos los que pongan remedio enviándolos a ellos y a sus partidos, al baul de la historia y eligiendo a otros... Parece que la derecha... se mueve en Europa... en cambio la izquierda está en otra película... 

Al menos yo lo único que he oído estos días ha sido al Willy... del Pablito o de Tsipras... al menos yo, no tengo noticias...

Y en cuanto a Sánchez.... lo mismo de siempre, acaba de llegar y ya es viejíiiisimo... igual que su partido.

Ampliar comentario
#103

1.Si lo que está pasando con los musulmanes de segunda y tercera generación, fuera "solo" un problema de Europa y de su sistema educativo... el mismo problema estaría ocurriendo con los inmigrantes de segunda y tercera generación no musulmanes... Estaría ocurriendo con los procedentes de Bolivia, de China, o de países africanos no musulmanes... y sin embargo no pasa. Así que primer globo pinchado.

2.Si lo que está pasando con los musulmanes de primera, segunda o tercera generación, fuera solo un problema de Europa y de su sistema educativo... el mismo problema no estaría ocurriendo con los emigrantes musulmanes... fuera de Europa, y sin embargo es EVIDENTE que lo mismo ocurre en Canadá, en EEUU, en Australia....etc.

3.Si lo que está pasando con los musulmanes fuera "solo" un problema de Occidente, el mismo problema no estaría ocurriendo con los musulmanes en Moscú, en Bali, en Beijin o en Bombay... o en Nigeria y demás países africanos....

4.Si resulta que se masacra a los cristianos y a los que no son "buenos musulmanes" en Nigeria, en Egipto, en Pakistán... y en otros muchos sitios... y que los masacradores lo hacen en nombre del islam... eso no tiene nada que ver con el sistema educativo europeo ni con Europa... eso tiene que ver con el islam y con los musulmanes que cometen estas barbaridades y con aquellos que los apoyan, organizan, financian... y con quienes les han creado...

5.Es muy "inteligente" intentar camuflar lo que está pasando en la batallita "izquierda-derecha" pero da la casualidad de que el islam no es ni de derechas ni de izquierdas... es islam... es religión, es política, es una forma de ver el mundo... tres en uno... y en el islam si en especial no hay sitio para alguien es para los izquierdistas... al menos los de raíz marxista.

Así que... menos lobos, caperucito, que aquí el sistema educativo es mejorable.... pero enseña a la gente a pensar por si misma.

Ampliar comentario
#102

Hombre Ilya...... "han pasado por el sistema educativo Francés".... te refieres (que no) a que han ido al colegio en Francia, que está bastante lejos en la realidad de lo que pretendes demostrar, porque las educaciones se dan en el colegio, en casa, en la iglesia, en la mezquita, en la sinagoga o en el parque. Y cuando se le abstrae de lo que aprenden en el cole con lo que les enseñas en casa.... Mira, la izquierda ha gobernado en Francia, y la derecha, exactamente igual que en España. Pero la realidad, la puñetera realidad es la que es, obviando saltos mortales con doble tirabuzón que quedan superchulos y se queda de iluminado con tres o cuatro datos reales, pero colocados en el sitio exacto con su correpondiente arquitectura de lógica de andar por casa. Estás diciendo poco más o menos que la culpa del asesinato es en parte -fundamental- del piso donde se produce y no es así. Que el piso nos de más o menos envidia o asco será todo lo OrtegayGasetiano que te de la gana por aquello de las circunstancias, pero no es ni determinante ni determinado. Hace 50 años, y alguno más, el problema en Francia, por ejemplo, era ser español emigrante y no recuerdo ni un solo gueto español, ni ninguna feria del rocio en la Selva Negra, ni por supuesto, ningún atentado. No me jodas, que estoy de visionarios de buenismo integrador hasta donde amargan los pepinos para quien no quiere ser integrado, sino integrar donde ha llegado sin ser invitado. Integrar en matemáticas, es el proceso contrario a derivar, que es saber cual será el próximo comportamiento de una función. Dale una vuelta, a ver si va a ser tan fácil como que la cabra tira al monte.

Ampliar comentario
#101

Un gran artículo, casi diría extraordinario, no acostumbramos a leer en este periodico digital escritos de este calado. Mis felicitaciones y mis saludos.

Ampliar comentario
#100

Muy acertado el artículo, sin embargo, lo indicado desde el punto de vista sociológico y político, se puede complementar con una perspectiva psicológica y educativa, tal como hemos comprobado en algunas investigaciones, especialmente a través de la dirección de una tesis doctoral, aunque también lo hemos venido observando en los sucesos de diferentes países. En concreto, la gente de la primera generación de inmigrantes suele tener menor dificultad de ADAPTACIÓN EMOCIONAL Y SOCIAL en comparación con sus hijos nacidos en el nuevo país, es decir, la gente de la segunda o tercera generación. La posible explicación es que el inmigrante recién llegado, aunque se siente extrajero, está "a por todas" (esfuerzo, acomodación y proyecto), mientras que el hijo de inmigrante, el de generaciones posteriores, se ve en "una tierra de nadie", pues "son" y "no son", por ejemplo, vascos, franceses, ingleses... (están limitados, especialmente si no tienen una situación económico-cultural destacada, pues han nacido en ese país, pero se sienten, cultural y socialmente, extraños al país, además de no estar motivados por un proyecto al igual que lo tuvieron sus padres). En consecuencia, es una población más vulnerable a la rebeldía social, a  tener más problemas adaptativos o a la posibilidad de ser seducida por organizaciones que le aporten sentido e identidad en su proyecto de vida. Esto, en proporción a cuál sea su grado de sentirse diferente, rechazado y sin perspectivas de realización. Es, por lo tanto, una población proclive a ser "carne de cañón" para integrarse en grupos marginales, sectas o movimientos radicales.

 

Ampliar comentario

ºC

ºC