PRUEBA del BMW X6 30D XDRIVE

BMW X6, un cupé alto y con aires camperos que se conduce como un turismo

La combinación de un motor de 258 caballos, potente y muy elástico, junto a un cambio de ocho marchas y su tracción 4x4 permanente lo hacen un gran vehículo de viaje

BMW lanzó al mercado, allá por el año 2008, el X6, un todocamino basado en la plataforma del X5, pero con una parte trasera del techo en caída pronunciada y con ello con una estética muy llamativa de vehículo cupé, aunque con su base sobreelevada. Entonces, pocos auguraron el éxito de este tipo de coches por ser una extraña dualidad. Pero nueve años después, el concepto sigue funcionando muy bien.

Hasta el punto de que BMW tiene una versión más pequeña, pero con el mismo concepto de vehículo, el X4, mientras que Mercedes, su gran rival en el mercado, tiene variantes parecidas con el GLE Coupé, similar al X6, y con el GLC Coupé, más cercano al X4 por tamaño. Y Audi ya prepara con el Q8 un vehículo de características similares.

La primera generación del X6 fue muy radical, porque pese a sus casi cinco metros de longitud, en realidad era un vehículo de cuatro plazas, eso sí, con un buen maletero. Y este nuevo ha mejorado en habitabilidad, ahora tiene cinco plazas de serie y un maletero más grande, de 580 litros, que al plegar los asientos puede llegar hasta los 1.525 litros. Es decir, que a su estética llamativa que se mantiene desde el principio une también algo más de racionalidad en su utilización que el anterior modelo.

Pero lo mejor del X6 es su comportamiento en carretera, como ocurre con todos los modelos firmados por BMW. Pese a que su peso en orden de marcha es de más de 2.100 kilos, sus inercias se han reducido al máximo y su comportamiento es como el de un buen turismo deportivo. A ello también contribuye, en el caso de nuestra unidad de pruebas, una monta de neumáticos sobre llanta de 20 pulgadas, opcionales.

Gracias a ello, pero sobre todo a su buen esquema de suspensiones, se consigue una precisión absoluta con el volante. Como consecuencia de este buen comportamiento, se puede llegar a rodar muy rápido por una carretera, si es que los límites nos lo permiten. Su gama es muy completa y, desde el punto de partida, ofrece un coche muy rápido, con un comportamiento perfectamente en línea con su estética deportiva y con lo que caracteriza a todos los modelos de la marca BMW.

La gama dispone de tres variantes diésel, de 258, 313 y 381 caballos, mientras que en gasolina son dos las opciones, con 306 y 449 caballos. Y a todos ellos se suma la versión firmada por la división M, el X6M, cuya potencia alcanza los 575 caballos. Todos los modelos de la gama X6 cuentan de serie con el cambio automático de ocho marchas y con la tracción 4x4.

Sin duda, el BMW X6 es un todocamino muy particular, muy diferente, pensado para hacer muy poco o nada de campo, pero que circulando por una carretera es casi imparable pese a sus 2.140 kilos de peso, que no es un hándicap para proporcionar un comportamiento muy deportivo a este modelo alemán. Y su aspecto llamativo es sin duda su aspecto fundamental. El X6 es un coche con el que no se pasa desapercibido, pese a que ya se ven bastantes por nuestras carreteras tras nueve años en el mercado.

Ficha técnica

Motor: seis cilindros en línea.

Potencia máxima: 258 CV a 4.000 rpm.

Par máximo: 560 Nm de 1.500 a 3.000 rpm.

Cilindrada: 2.993 cc.

Combustible: gasóleo.

Velocidad máxima: 230 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,7 segundos.

Tracción: 4x4 permanente.

Consumos homologados (urbano/ extraurbano/ mixto): 6,7/ 5,5/ 6,0 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,90 x 1,99 x 1,70.

Capacidad maletero: 580 litros.

Peso en vacío: 2.140 kg.

Precio: 75.900 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios