Santander (-8%) y BBVA (-7%), también en el foco

Bankia, con un castigo del 10%, lidera las quinielas del mercado para comprar Popular

Los inversores, ante la falta de datos reales y cuantificables de lo que puede suponer su integración del Popular han puesto a los bancos que se han postulado en el disparadero

Foto: Cajero de Bankia (Reuters)
Cajero de Bankia (Reuters)

La compra de Banco Popular no es una operación fácil para ninguno de los candidatos que ha mostrado su interés. Por ello, los inversores, ante la falta de datos reales y cuantificables de lo que puede suponer su integración en las cuentas de la entidad que finalmente se decida acudir a la oferta, han puesto a los bancos que se han postulado en el disparadero.

Bankia, BBVA y Santander lideran las caídas del Ibex 35 en las últimas ocho sesiones, desde que, tras presentar Popular sus cuentas trimestrales, cobró más fuerza la tesis de la venta como única solución para sacar al banco presidido por Emilio Saracho del escollo.

Sin embargo, aunque los tres candidatos están sufriendo el castigo de los inversores, -que por otro lado han encontrado en esta cuestión una excusa para deshacer posiciones en unos valores sobrecomprados que ya se encontraban lejos de su precio objetivo medio- es Bankia, con más de un 10% de caída desde el 5 de mayo, la que se está llevando la peor parte, frente al 7% de BBVA y el 8% de Santander (según los datos de la apertura de este jueves).

[Siga la cotización de Bankia, Santander y BBVA]

No en vano, fuentes del mercado explican a El Confidencial que Bankia tiene más papeletas porque, el última instancia, si Santander y BBVA no pujan, la entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri se puede ver empujada a absorber el Popular por mandato del Gobierno, en tanto que éste es su principal accionista con una participación del 65%. Además, en el caso de llevarse a cabo la operación de compra, Bankia tendría que acometer una ampliación de capital que supondría una importante dilución.

[Bankia se hunde un 4% en bolsa tras mostrar su interés]

Sea como fuere, los inversores esperan que la solución no se demore en el tiempo ya que lo peor que puede ocurrir para todas las partes implicadas directa o indirectamente es la incertidumbre que se vive en estos momentos. Algo que no parece que vaya a ocurrir, teniendo en cuenta que el límite podría ser el mes de julio cuando Popular se tiene que enfrentar al pago de los cupones de sus emisiones de deuda subordinada.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios