El anterior candidato cae en una oscura maniobra

Pedro Fontana será propuesto como nuevo presidente de Fira de Barcelona

A Pedro Fontana solo le quedan dos años de mandato, por lo que, a la fuerza, debería ser un presidente de transición. Y es posible que sea nombrado en diciembre y no el próximo julio

Foto: El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)
El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)

Pedro Fontana, director general de concesiones del grupo francés Elior, es la nueva carta del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, para presentar un candidato a presidir Fira de Barcelona, según han avanzado fuentes empresariales de la ciudad. Fontana es el recambio para el primer nombre del presidente del grupo de transporte de viajeros Moventia, Miquel Martí, que ha sido descabalgado de la candidatura en plena carrera.

El pleno de la Cámara se reúne hoy, pero el punto para designar al presidente se ha caído del orden del día, según han confirmado fuentes de la propia entidad cameral. Sin embargo, a Pedro Fontana solo le quedan dos años de mandato, por lo que, a la fuerza, debería ser un presidente de transición.

Fontana es uno de los directivos más reputados de Barcelona. Este economista dejó Banca Mas Sardà para fichar por Pasqual Maragall para hacerse cargo de la dirección de operaciones del Comité Organizador Olímpico Barcelona 92. Tras el éxito olímpico, del que ahora se cumplen 25 años, fue fichado por el entonces BBV para ocupar la presidencia de Banca Catalana. Entre 1994 y 2008, Fontana fue el hombre del BBVA en Barcelona. Durante esa época apadrinó al entonces jovencísimo Jaume Guardiola, quien ahora es el consejero delegado del Banco Sabadell. Cuando salió del BBVA, Pedro Fontana pasó a moverse en el entorno del abogado Emilio Cuatrecasas, primero como vicepresidente de la empresa de restaurantes en concesión Áreas y ahora como alto directivo de Elior. Su hermano, Rafael Fontana, es el presidente del bufete Cuatrecasas. Pedro Fontana tiene la ventaja de estar bien visto por todos los sectores que integran la Fira.

El presidente de la Fira de Barcelona, José Luis Bonet. (EFE)
El presidente de la Fira de Barcelona, José Luis Bonet. (EFE)

En el ayuntamiento se habla de “recuperar el espíritu del 92”, pero en este momento ni siquiera está claro quién será el nuevo presidente de Fira de Barcelona, en sustitución de José Luis Bonet, presidente de Freixenet. Algunas fuentes hablan de aplazar la reunión clave, y dejar para diciembre la renovación de la cúpula de Fira de Barcelona, ya que la alcaldesa, Ada Colau, que preside el Consell General, se encuentra de baja maternal.

Empresario independentista

Miquel Martí iba a ser el primer empresario independentista que presidiese Fira de Barcelona. Valls lo había escogido para acercarse a la Generalitat. Y Colau aceptó a cambio de que nombrasen tres mujeres en el consejo de la feria. Incluso se habían pactados los nombres de las tres nuevas consejeras: Helena Guardans, presidenta de la empresa de externalización de servicios Sellbytel; la empresaria inmobiliaria Inma Amat, y la diseñadora de moda nupcial Rosa Clarà. Valls aceptó estas condiciones a favor de la igualdad de género. Pero entonces saltó la sorpresa y Miquel Martí fue descabalgado de la candidatura de un modo tan misterioso como había llegado. Portavoces de la Cámara de Comercio se han negado a comentar este u otros aspectos de la cuestión.

El presidente de Fira de Barcelona lo propone la Cámara de Comercio de Barcelona, pero necesita el visto bueno del Ayuntamiento de Barcelona. Por ello, el papel de Colau reviste tanta importancia.

La posición de Ada Colau es clave porque no se puede nombrar al presidente de la Fira de Barcelona sin el visto bueno de la alcaldesa de la ciudad

En medios empresariales se culpa a Colau de haber vetado a Miquel Martí, a causa de incompatibilidades tales como que Moventia es uno de los accionistas de la empresa Tram, que explota en régimen de concesión el tranvía que quieren unir Ada Colau y su equipo de gobierno, y que es uno de los programas estrella de BCN en Comú, que gobierna el consistorio en minoría. Sin embargo, una vez paralizadas las obras de Glòries, está claro que la conexión del tranvía no se llevará a cabo durante este mandato municipal.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

En medios empresariales catalanes se criticó mucho que Martí fuese independentista —es miembro de la patronal FemCat—. Pero los candidatos que aspiraban a suceder a Bonet —el 'head hunter' Luis Conde y el exdelegado del Gobierno en el Consorcio de la Zona Franca Enrique Lacalle­— acaban mandato este mes de julio y no pueden sucederle, según apuntan fuentes cercanas a la entidad ferial.

Pasado en Spanair

Curiosamente, que Martí hubiese sido antiguo miembro del consejo de administración de Spanair, donde se perdieron 300 millones de dinero público, nunca se consideró un problema para su idoneidad para el cargo. Fontana, con un carácter muy afable, no tiene un pasado tan convulso, y en este sentido para Miquel Valls supone una carta segura.

Fira de Barcelona es una de las empresas públicas más destacadas, que factura más de 165 millones anuales y organiza actos tan relevantes para Cataluña y España como el Mobile World Congress. Además de este vacío de poder al que la indefinición de Colau está empujando a la presidencia, también asume otro tipo de problemas, ya que su director general, Constantí Serrallonga, está imputado en el caso 3% por su antigua actividad como alto cargo de la Generalitat, no por su época al frente de Fira.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios