insiste en que su oferta de diálogo es permanente

La visita de Puigdemont a Bruselas: muchos catalanes... pero pocos eurodiputados

"Europa no puede mirar hacia otro lado", afirmó Puigdemont en una de las salas del Parlamento Europeo (PE), en un acto al que ha acudido junto a Oriol Junqueras y Raül Romeva

Foto: Vista general de la sala durante la conferencia de Puigdemont en Bruselas. (EFE)
Vista general de la sala durante la conferencia de Puigdemont en Bruselas. (EFE)

“Europa es el lugar donde queremos estar”. Este es el mensaje de Carles Puigdemont ha querido transmitir tras una conferencia en la tarde del martes en una de las salas más grandes del Parlamento Europeo, con un aforo para 350 personas, que no le ha costado en absoluto llenar. En el acto también han intervenido el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y el 'conseller' de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva.

La visita de Puigdemont a Bruselas: muchos catalanes... pero pocos eurodiputados

Con un discurso que empezó en catalán, siguió en francés y terminó en inglés, Puigdemont ha centrado su conferencia en la defensa del referéndum en Cataluña, cuya fecha límite quieren que sea para septiembre de 2017, como muy tarde. A su vez, Puigdemont ha denunciado el uso de los tribunales por parte del Gobierno para llevarse al terreno judicial lo que es un “asunto político”. El mensaje que el dirigente catalán quería trasladar a las instituciones europeas es claro: Cataluña es parte de Europa y el 'procés' pasa por aceptar la “república catalana” en un marco europeo. “No contemplo otro escenario”, afirmó el 'president' de la Generalitat.

Además, Puigdemont ha querido resaltar el civismo de los ciudadanos catalanes, destacando que desde la Generalitat quieren tratarlos como “adultos con derecho a decidir”. El 'president' terminó su discurso como lo empezó, advirtiendo de que “Cataluña va a decidir en 2017 su futuro a través de un referéndum legal”. El acto finalizó con un gran aplauso, muy efusivo, por parte de los asistentes: más de un minuto largo aplaudiendo, de pie, tras las palabras de Puigdemont.

A pesar de que la sala estaba completamente llena, la mayoría de asistentes al evento eran ciudadanos catalanes invitados por los organizadores -320 residentes en Bruselas y a otros 110 les pagaron el desplazamiento- y algunos eurodiputados de varios grupos, el rango más alto de 'autoridades europeas' que se ha podido ver en la sala. Entre ellos, los organizadores del evento, los eurodiputados catalanes Josep Maria Terricabras, Jordi Solé y Ramon Tremosa.

El viaje de Puigdemont, Romeva y Junqueras se vendió desde la Generalitat como un gran evento organizado por los eurodiputados catalanes. Sin embargo, desde las instituciones europeas se afirma que este acto no es institucional y se le ha dado un tratamiento como el de otros eventos de las mismas características: es una conferencia más, de las muchas que se celebran en el Parlamento Europeo a lo largo del año.

Los tres dirigentes, en un momento de la conferencia. (EFE)
Los tres dirigentes, en un momento de la conferencia. (EFE)

A pesar de que desde la Generalitat reconocían que no estaba previsto ninguna reunión ni diálogo con autoridades europeas, la Comisión reconoce que son conscientes del evento que ha tenido lugar en el Parlamento Europeo y admite que ha habido contacto entre los portavoces de la Generalitat y de la Comisión, aunque se abstiene de hacer ningún comentario en cuanto al viaje de la delegación catalana. Sobre una posible petición de reunión, Margaritis Schinas, portavoz jefe de la Comisión Europea, admite que no se ha dado el caso esta vez por parte de la Generalitat, aunque reconoce que estaría encantado de reunirse con él y apostilla: “Cuando se dé el momento oportuno”.

Incluso Susana Díaz, en su campaña de autobombo por la capital europea, que también vendió su viaje como un acto institucional, apenas fue atendida durante algunos minutos por su compañero y expresidente del Parlamento Martin Schulz, así como por la alta representante de Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, con los cuales apenas tuvo tiempo casi ni para la foto. Mucho más, sin embargo, del tiempo que han dedicado a Carles Puigdemont en dos visitas a la capital.

La visita de Puigdemont a Bruselas: muchos catalanes... pero pocos eurodiputados

La primera vez que el 'president' visitó Bruselas fue en mayo del año pasado. En aquella ocasión, tampoco tuvo suerte y no fue recibido por ninguna autoridad europea. Entonces, la CE aseguró que desde el Govern se había pedido una reunión con el presidente, Jean-Claude Junker, alegando que el mandatario europeo había rechazado la invitación. No obstante, desde la Generalitat se negó esta versión.

Esta visita tampoco ha pasado desapercibida y también se ha criticado desde otros partidos. González Pons ha asegurado que el "90% de mis compañeros eurodiputados no saben quién es ni han oído hablar de su proceso soberanista", refiriéndose al presidente de la Generalitat. Sin embargo, el asistente del eurodiputado Ramón Tremosa denunciaba en Twitter una campaña de boicot contra el acto por parte del eurodiputado popular quien, mediante un correo electrónico, pedía a sus compañeros del Grupo Popular que no asistieran al evento.

Por otra parte, Miquel Iceta no menosprecia la conferencia de la delegación catalana ni tampoco considera, como sostuvo el eurodiputado del PP, que Puigdemont, Junqueras y Romeva hayan “alquilado una sala del Parlamento Europeo, como podrían haberlo hecho en un bar".

En cuanto al acto, el secretario de Comunicación de Ciutadans, Fernando de Páramo, reprochó hace unos días al presidente de la Generalitat que se vaya a gastar más de 120.000 euros en promocionar la independencia de Cataluña. Según aparece publicado en el portal de contratación pública de la Generalitat, el Govern ha pagado un total de 127.810 euros a la empresa Havas Media Group para la promoción del acto.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
73 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios