por su carrera para marcar la agenda

'Tramabús', la Coca-Cola o prohibir Semana Santa: la decena de traspiés de Podemos

Podemos ha conseguido mantener el foco con una cuidada estrategia de comunicación política, pero asumiendo riesgos que le han jugado malas pasadas, a la par que polémicas

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, pega un cartel de la formación durante el arranque de la campaña del 20-D en Villaralbo, Zamora. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, pega un cartel de la formación durante el arranque de la campaña del 20-D en Villaralbo, Zamora. (EFE)

Podemos nació en un plató de televisión, el de La Tuerka, se desarrolló en las redes sociales y se reprodujo a gran velocidad en los medios de comunicación. El 'tuerka party' conocía bien un terreno que tenía tan estudiado como ensayado y se abrió camino en el sistema de partidos español a base de una cuidada estrategia comunicativa, con sus correspondientes golpes de efecto, llamativas acciones de comunicación política e impulsado por una lectura populista del 15-M con la que logró ir marcando agenda en multitud de ocasiones.

Desde sus exitosos resultados en las elecciones europeas, Podemos han conseguido mantener el foco de atención constantemente sobre sus movimientos, aunque con una intensidad y unas crecientes exigencias derivadas de que cada acción debía ser más vistosa que la anterior que también les han jugado malas pasadas. Los altibajos también han estado presentes, no solo en las encuestas, sino en el protagonismo de la vida pública.

El 'tramabús', que solo es el inicio de una larga campaña sobre la que pivotará su eje político-estratégico hasta el próximo ciclo electoral 2019-2020 de las municipales y generales, para visibilizar la denominada trama y posteriormente tratar de desarticularla, responde a la necesidad de recuperar visibilidad, de seguir marcando la agenda en tiempos de cierto desplazamiento de la arena pública. Una estrategia arriesgada, algo que no es nuevo para Podemos, pero sí una prueba de fuego para testar el estado del partido tanto a la interna como a la externa.

'Tramabús', la Coca-Cola o prohibir Semana Santa: la decena de traspiés de Podemos

El boicot pasivo del sector errejonista a la iniciativa, sumado a la carga de burla en las redes sociales, ha incrementado la inquietud porque todo volviese a parecerse a los inicios, mientras que el 'pinchazo' del 'tramabús', aunque por circunstancias ajenas, durante su segundo día de ruta ha incrementado el desasosiego en la sala de máquinas del partido. Los traspiés no son una novedad, y las polémicas, más o menos artificiales o más o menos dañinas, tampoco. He aquí una docena de casos en la corta historia de la formación.

Villaralbo. Arranque de campaña

Las vendidas como “acciones sorpresa” por la formación suelen ser sinónimo de éxito, pero los cerebros electorales de la formación, aplaudidos tanto dentro como fuera, pincharon en el estreno de la campaña del 20-D, la del “asalto a los cielos”. La 'sorpresa', siempre buscando la diferenciación, resultó ser un arranque de campaña en un pueblo zamorano de apenas 2.000 habitantes, Villaralbo. El resultado fue una imagen fúnebre y solitaria, con una pegada de carteles en una plaza con más niebla que gente y con el frío reflejado en los rostros de los protagonistas, lo que contrastaba con los cálidos arranques de sus rivales políticos. A cero grados, la incursión solo dio para bajar del autobús, hacer unas fotos y volver a retomarlo para regresar a Madrid. Una semana después, eso sí, llegó la 'remontada'.

El 'descuido' en el boicot a Coca-Cola

Lo que se predica no siempre coincide con lo que se practica, sobre todo cuando el grado de pureza es elevado, al igual que las tentaciones. La repercusión que alcanzó el hecho de que el portavoz de Unidos Podemos en el Senado, Ramón Espinar, se bebiese dos botellas de Coca-Cola en la cantina del Senado no deja de ser llamativa, pero cuando la coherencia es una máxima, faltar a ella causa altos daños en la imagen de un político. Máxime cuando se trata de uno que ha promovido por activa y por pasiva el boicot a esta bebida, con la paradoja añadida de que el día que se le fotografió haciendo acopio de Coca-Cola fue el mismo en que la Cámara Alta rechazaba una iniciativa de su grupo pidiendo que se prohibiese su venta en la institución.

'Tramabús', la Coca-Cola o prohibir Semana Santa: la decena de traspiés de Podemos

La senadora con alquiler social

Otra de las polémicas que tampoco gustaron a los movimientos sociales cercanos a Podemos, en este caso a los afectados por los desahucios y a los que promueven la renta básica, fue el de la senadora vasca Elvira García. La política fue desahuciada de su piso de protección oficial en Vitoria por impago del alquiler. Debía un total de 3.000 euros. La ejecutiva del partido en Álava tuvo que expulsarla argumentando que "ejercer un cargo público y asumir el compromiso que se adquiere con la ciudadanía para defender y garantizar sus derechos no puede suponer de ninguna manera una situación de privilegio para quien lo ocupa".

“Íñigo, así no”

Uno de los capítulos más fratricidas que pusieron de relieve que la guerra total era inevitable, con dos bandos enfrentados en donde solo podía quedar uno, fue la campaña en redes del sector pablista en Navidad con la etiqueta #IñigoAsíNo. Fiel reflejo de lo que estaba por venir, a pesar de que las negociaciones para presentar una lista conjunta en la asamblea de Vistalegre II ni siquiera habían comenzado.

Errejón y los tacones de Rovira

Los traspiés en las redes sociales no han sido pocos. Uno de los más sonados fue el de Íñigo Errejón a propósito de los tacones utilizados por el actor Dani Rovira en la gala de los premios Goya. El exportavoz de la formación aplaudió el gesto, a través de un tuit que finalmente tuvo que borrar, pues la mayor parte de los colectivos feministas lo habían criticado duramente. Además, el tropiezo se produjo tres días después de la polémica causada por el actor.

“Problemas técnicos” en las votaciones

La publicación de los resultados del referéndum entre las bases sobre el sistema de votación para el congreso de Vistalegre II se retrasó varias horas debido a “problemas técnicos”, generando especulaciones de todo tipo. El hecho fue que, convocada la rueda de prensa, y anunciada la hora de la publicación de los resultados, cinco minutos antes se comunicó que esta se posponía por un fallo en los servidores.

El agravio de Iglesias a IU

En una entrevista a Pablo Iglesias publicada por el diario 'Público' y el catalán 'Crític' en junio de 2015, el líder de Podemos se dirigía a Izquierda Unida, ahora socios en Unidos Podemos, acusándolos de “cenizos”, de que "os avergonzáis de vuestro país y de vuestro pueblo y os encanta recoceros en esa especie de cultura de la derrota" e invitándolos a “cocerse” en su “salsa llena de estrellas rojas y de cosas”. Las declaraciones generaron un fuerte revuelo y enfrentamiento con los simpatizantes de la coalición de izquierdas. Iglesias se disculpó días después.

La Semana Santa

Fue una de las primeras crisis comunicativas de la formación. En pleno proceso de conformación de su estructura en Andalucía, las palabras de la secretaria general de Podemos Sevilla, Begoña Gutiérrez, sobre un posible referéndum ciudadano para decidir la continuidad de la Semana Santa en la ciudad tuvieron un fuerte eco y oposición popular. Posteriormente, matizó sus palabras asegurando que la Semana Santa es "una tradición arraigada que formará siempre parte de nuestra cultura".

El falso asistente de Echenique

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, reconoció haber tenido durante más de un año un asistente sin contrato, tal y como había publicado el diario 'El Mundo'. Tras admitir que sabía que no estaba haciendo las cosas bien, culpó al sistema que "empuja a mucha gente humilde a participar en la economía sumergida". El caso todavía sigue siendo un arma arrojadiza de sus rivales políticos en los debates de las Cortes de Aragón.

El Aberri Eguna “de la gente”... sin gente

Con la pretensión de abrir un resquicio propio en el constreñido ecosistema de partidos vascos, desmarcándose de las formaciones nacionalistas al mismo tiempo que se huía de las centralistas, el primer Aberri Eguna que Podemos Euskadi decidió celebrar acabó en fiasco. Se presentó como un Aberri Eguna “de la gente”, pero reuniendo solamente a unas pocas decenas de personas, entre cargos internos y simpatizantes, lo que menguó tanto el discurso como la imagen de la formación en este territorio. Este año, la formación ha optado por no correr riesgos celebrando un Aberri Eguna de consumo interno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios