la triada asiática: m88bet.com, ibcbet.com y sbobet.com

Gigantes filipinos de las apuestas explotan los amaños de Segunda B y Tercera División

Grandes operadores de apuestas con domicilio en una zona franca del norte de Filipinas concentran las apuestas de las mafias que están manipulando los resultados del fútbol modesto

Foto: El entrenador del Eldense, Fran Ruiz, conducido a los juzgados de Elda donde declara por un posible delito de amaño del partido Eldense-Barcelona.
El entrenador del Eldense, Fran Ruiz, conducido a los juzgados de Elda donde declara por un posible delito de amaño del partido Eldense-Barcelona.

Ganancias de 500.000 euros en partidos sin público, cotizaciones al alza en amistosos fantasma, despidos fulminantes de jugadores y resultados incomprensibles. El fútbol modesto huele a podrido, más de lo soportable, y la peste viene siempre del mismo sitio. El último escándalo de los amaños para apuestas ilegales lo ha protagonizado el CD Eldense, pero el fenómeno es masivo en Segunda B y Tercera División. Fue necesaria una goleada por 12-0 para descubrir que una red vinculada a la mafia calabresa, la peligrosa 'Ndrangheta', había conseguido infiltrarse en dos equipos de la categoría de bronce: el Jumilla y el propio Eldense. Otras organizaciones criminales asentadas en España siguen obteniendo beneficios millonarios con mayor discreción. Los partidos se juegan aquí pero los pelotazos se pagan en Asia.

El 'boom' de las apuestas deportivas comenzó hace una década con la eclosión de los operadores virtuales. El Gobierno no las reguló hasta 2012. Desde entonces, solo las compañías con licencia, que deben utilizar la extensión.es, pueden aceptar a jugadores de territorio nacional. Están obligadas a declarar las ganancias y a comunicar a las autoridades movimientos sospechosos de dinero. Pero esos controles son superficiales. En la práctica, es casi imposible detectar si una misma persona ha apostado 100.000 euros por un resultado. Solo tiene que dividir ese importe entre diferentes operadores.

Lo cierto es que no hay que salir de España para amasar una fortuna con apuestas ilegales. La Guardia Civil desmanteló el pasado diciembre en la llamada operación Futures un grupo de amaños en el que estas participaban seis tenistas semiprofesionales. Los detenidos ganaron 500.000 euros apostando con un operador que se anuncia en televisión y tiene licencia española, Bet365.es. Los pagos se realizaban a través de Paypal y los miembros se coordinaban en foros privados de Twitter.

Una de las web de apuestas implicada.
Una de las web de apuestas implicada.

Pero donde realmente se mueve el dinero de los amaños es en casas de apuestas asiáticas sin licencia de España. “En teoría, un español no puede apostar en operadores con extensión '.com', pero los que se dedican a esto saben que es suficiente con conseguir una dirección IP de otro país para poder registrarse. Y eso es algo que sabe hacer hasta un niño de tres años”, explica Francesco Baranca, secretario general de Federbet, una organización sin ánimo de lucro que lleva años luchando contra las mafias de las apuestas. Sus investigaciones han originado tres grandes operaciones contra grupos de amaños en Italia, entre ellas, la operación Dirty Soccer de mayo de 2015, en la que fue detenido el exjugador y exdirector deportivo Ércole Di Nicola, el inversor que se esconde tras el episodio del Eldense.

Asia no solo ofrece más opacidad a los apostadores ilegales. También garantiza mayores ganancias. En el continente operan decenas de plataformas que aceptan ingresos sin límite. Su colaboración con las autoridades es nula, además. Ni comunican la identidad de los apostadores ni tampoco las cuentas bancarias que éstos utilizan para mover el dinero. Desde cualquier parte del mundo se puede realizar una apuesta en Asia con fondos de origen desconocido y devolver luego las ganancias a la más absoluta oscuridad. “Las mafias que actúan en España lo saben. Su uso está completamente extendido, aunque el gran público no las conoce”, explica Baranca.

La web IBCBET.
La web IBCBET.

Las tres más utilizadas por los grupos de Europa, también por los que actúan en España, son m88Bet.com, ibcbet.com y sbobet.com. Todas ellas tienen sus oficinas en una zona franca de la provincia filipina de Cagayán, situada al norte de la isla de Luzón, un diminuto espacio que se ha convertido en uno de los paraísos mundiales del juego 'online' y, en paralelo, del blanqueo de capitales. Un exempleado de la FIFA ya advirtió en 2013 de que esos operadores estaban siendo utilizados masivamente para lavar dinero de la delincuencia organizada. La alarma provocó que el Gobierno de Filipinas regulara el sector en 2016, pero solo adoptó medidas cosméticas que no han alterado al crecimiento exponencial del negocio.

La más grande de las tres plataformas es Ibcbet.com, una auténtica multinacional del juego con filiales y agentes por todo el mundo que facilitan la ocultación de la identidad de los inversores. La televisión estadounidense Espn informó en 2015 de que solo esa casa de apuestas movía unos 50.000 millones al año. Su principal accionista, el malayo Wei Seng “Paul” Phua, fue jefe de una organización mafiosa china o triada con sede en Hong Kong, la 14K. El FBI lo detuvo en Las Vegas en 2014 por juego ilegal y tráfico de información. Se hacía pasar por un simple jugador de póker, pero está considerado el rey mundial del juego.

Por su parte, m88bet.com asegura en su web que dispone de una plantilla a 350 profesionales que supervisan al mes 3.000 eventos en directo, entre ellos, partidos de fútbol de España. La tercera compañía es sbobet.com, que además de la licencia de Filipinas, también dispone de una autorización del paraíso fiscal de la isla de Man para poder operar legalmente en algunos países de Europa. Afirma que ofrece apuestas en 1.500 eventos deportivos a la semana. Aunque no tiene autorización para operar en España, la página está disponible en castellano.

Los organismos de control no tienen acceso al volumen de dinero que se mueve en esas plataformas pero detectan cambios inexplicables

Los organismos de control no tienen acceso al volumen de dinero que mueven estas tres plataformas, pero pueden detectar cambios inexplicables en sus cotizaciones que trasladan automáticamente a las autoridades deportivas de Europa. “Los amaños se descubren cuando se producen cambios bruscos en un evento o cuando baja la cuota de un resultado aparentemente inverosímil”, explica un experto en apuestas que prefiere permanecer en el anonimato. “Ahí es cuando nos damos cuenta de que está pasando algo extraño”, explica este especialista, que admite la facilidad con la que se puede apostar desde España en esos operadores. “No solo se puede cambiar la dirección IP. También se pueden pagar las apuestas con tarjetas de otras personas o entidades”.

Aprovecha para desmontar un mito. Asegura que los amaños se centran en el número de goles, en quién los mete y en cuándo. Lo de apostar por el número de córners o saques de banda no se hace nunca. Quizá pequeños grupos. Las verdaderas mafias alteran los resultados. En el caso del CD Eldense, la manipulación implicaba que se marcaran 12 goles. Probablemente, suponga un récord histórico en el mundo de los amaños.

Las organizaciones criminales también están utilizando otros mecanismos para elevar sus ganancias. “Si apuestan mucho dinero antes de los partidos, se caen las cotizaciones y puede llegar a suspenderse el evento por las sospechas de amaño”, explica el secretario general de Federbet. “Lo que hemos detectado es que esperan a que el partido haya comenzado para realizar la apuesta”. Eso es lo que habría ocurrido también en el partido del Eldense con el Barça B. El equipo alicantino no comenzó a encajar hasta el minuto ocho del encuentro. A partir de ese momento, recibió 12 goles de forma casi consecutiva. Los investigadores de la Policía Nacional sospechan que alguien hizo una señal a la plantilla desde la banda para avisar de que su boleto había sido admitido. Baranca explica que “los grupos más sofisticados esperan incluso al descanso de los partidos para registrar su apuesta”. “Como quedan pocos minutos para que termine el encuentro, la cotización está más alta y pueden conseguir más beneficios con menos dinero”, despertando al mismo tiempo menos sospechas. En el caso del Eldense, se estima que las ganancias pudieron llegar a 500.000 euros.

Entrenamiento del Eldense. (EFE)
Entrenamiento del Eldense. (EFE)

La infiltración del crimen en España es inquietante, sobre todo, porque nadie actúa para vigilar lo que está ocurriendo en los campos más modestos. Jugadores de Segunda B y Tercera División con nóminas ridículas o directamente sin sueldo se han convertido en presas fáciles de los grupos criminales. A eso hay que sumar que el organismo encargado de vigilar esas competiciones, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ha optado por mirar hacia otro lado. Solo se ha implicado en el fenómeno la Liga de Fútbol Profesional (LaLiga), que organiza la Primera y Segunda División. También fue la primera en reaccionar al caso del Eldense, aunque pertenezca a otra categoría. La RFEF anunció tres días más tarde una investigación de oficio para cubrir el expediente.

La semana pasada, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, firmó un acuerdo de colaboración para luchar contra los amaños con JDigital, la asociación que agrupa a los principales operadores con licencia de España. LaLiga firmó hace tiempo un acuerdo similar con Federbet que ya ha dado grandes resultados. En 2014, esta organización advirtió de que se estaban produciendo movimientos sospechosos en las cotizaciones de un partido amistoso entre la Ponferradina y el Freamunde portugués. El problema era que el encuentro ni siquiera estaba programado y, por supuesto, nunca llegó a jugarse. Se descubrió que un directivo italiano del Freamunde se había inventado un partido con niños de 12 años para simular un encuentro real con el equipo de León. Ganó en las casas de Filipinas más de un millón de euros.

El escándalo del CD Eldense ha provocado un terremoto, pero la luz roja se enciende todos los fines de semana, aunque no siempre trascienda. El Loja CD, que milita en el Grupo IX de Tercera División, dio la baja a cuatro jugadores el 7 de marzo ante las sospechas de que habían amañado un partido de liga contra el CD El Palo. Y el pasado septiembre, la Fiscalía de Extremadura abrió una investigación contra cuatro equipos por presuntas apuestas ilegales en la Copa Federación de la comunidad. Los encuentros se jugaron en agosto y afectan a los clubes Fuente de Cantos, Don Benito, Jerez y Badajoz. Este jueves, saltaron las alarmas en otro encuentro de Tercera División. El partido se jugó en España pero había muchos ojos pendientes de lo que ocurría con las casas de apuestas de Asia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios