La cantidad se cargará a déficit gasista a partir de 2017

Soria reconoce en secreto a ACS otros 295 millones en compensaciones por Castor

El socio canadiense de ACS en Escal, el grupo Dundee Energy, ha revelado en sus resultados anuales que Industria les reconoció en 2015 una deuda adicional millonaria
Foto: Plataformas del proyecto Castor. (EFE)
Plataformas del proyecto Castor. (EFE)

Si usted pensó que con los 1.350 millones que en 2014 se le pagaron a ACS y a sus socios en Escal el cierre del almacén gasista submarino de Castor quedaba zanjado para las arcas públicas, se equivocaba. Sin luz ni taquígrafos, el Ministerio de Industria que encabeza José Manuel Soria ha optado por reconocer al presidente de ACS, Florentino Pérez, y al resto de los promotores del mayor fiasco energético de los últimos años otros 295 millones de deuda a cuenta de la factura del gas. En total, todo el coste de esta infraestructura le supondrá al bolsillo de los españoles 1.649 millones, a menos que aparezcan nuevas cargas ocultas que se sigan imputando a los consumidores.

El socio canadiense de ACS en Escal, el grupo Dundee Energy, que tiene un 33% del proyecto Castor, ha desvelado en sus cuentas anuales del pasado ejercicio que “el 17 de noviembre de 2015, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo emitió una resolución que establece la retribución adicional de 253,3 millones de euros, y el reembolso de los gastos de operación y mantenimiento en una cuantía adicional de 42,3 millones”.

Consultados sobre este reconocimiento de nueva deuda, portavoces del Ministerio de Industria han manifestado que “corresponden a los derechos retributivos que se establecieron en el artículo 4.3 del Real Decreto-ley 13/2014. Estos derechos fueron devengados por Escal UGS en el periodo comprendido entre el acta de puesta en servicio provisional (julio de 2012) y la fecha de entrada en vigor del citado real decreto-ley (octubre de 2014)”, es decir, corresponden a los dos años de fase de pruebas de Castor.

Según el ministerio, estas cuantías “comprenden una retribución financiera y el abono de los costes de operación y mantenimiento incurridos”, y “el pago se ha integrado en el proceso de liquidaciones de 2014 de la CNMC, por lo que Escal lo cobrará cuando se cierre la liquidación definitiva de 2014 [prevista para dentro de unos meses]”.

Por último, el ministerio ha evitado entregar la resolución por la que se aprobaba este reconocimiento de deuda tal y como le fue solicitada por El Confidencial, alegando que se debería tramitar a través de los pasos que marca la Ley de Transparencia y se deberían tener en cuenta las alegaciones de terceros a los que afecta, en este caso, la propia Escal UGS, promotora de Castor. En cambio, sí se publicaron en el BOE del pasado 18 de diciembre los 4,5 millones de euros por los costes de mantenimiento de Castor por los dos únicos meses que estuvo operativo, y que también aparecen en los resultados de la petrolera canadiense.

Fuentes del sector energético han apuntado que el ministerio podría agarrarse al argumento de que el Real Decreto 13/2014 que aprobó compensar a Florentino Pérez y sus socios por Castor ya preveía que el mantenimiento debería aprobarse por orden ministerial, y por eso aparece en el BOE, pero dejaba en el limbo los costes adicionales, que son los que ahora se reconocen y representan la parte del león para Florentino Pérez y sus socios.

Tecnicismo a las puertas de las elecciones

Con este tecnicismo, el ministerio reconoce una deuda que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno, pero evita hacerla pública. La reconoció el 17 de noviembre del año pasado, según señala la petrolera canadiense. Tres semanas antes, el 26 de octubre, Mariano Rajoy había firmado el decreto de convocatoria de elecciones. Pagarle 295 millones más a Florentino Pérez por un almacén gasista que había tenido que cesar en su actividad al provocar diversos terremotos en la costa de Castellón no parecía la mejor carta de presentación para la pegada de carteles del 4 de diciembre, cuando arrancó la campaña electoral de las generales.

Fuentes del sector energético consultadas al respecto han apuntado que la nueva deuda se cargará a cuenta del déficit gasista, que a cierre de 2014 se cifró en 500 millones, pero todavía no se ha liquidado. Está previsto que dicha liquidación se haga a finales de 2016, justo cuando Dundee Energy prevé que se formalice el reconocimiento para empezar a cobrar durante 15 años, a un tipo de interés fijado del 1,2%, según consta en la memoria. Es decir, sumando intereses, los costes totales para los usuarios de gas incluirán otros 53 millones cuando se acabe de abonar toda esta nueva partida. Es la historia de Castor y el contribuyente: cuando crees que ya has pagado, siempre hay que pagar algo más.

Esta cuantía colocaría el déficit gasista español en mucho más alto que lo que anunció el Gobierno. Pero en un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya se preveía que el déficit gasista de 2014 llegaría a 1.000 millones de euros, de los que 318 millones corresponderían a Escal, la promotora de Castor, controlada por ACS (67%) y Dundee Energy (33%). A partir de 2017, este coste se empezará a repercutir en la factura de los clientes de gas en España. Visto lo visto, al menos con Escal, la CNMC estuvo más cerca que el Ministerio de Industria de la cifra final.

La rentabilidad de los años a prueba

En concreto, los 295 millones nuevos que ahora se reconocen corresponden a los dos años, entre 2012 y 2014, en que la plataforma gasista Castor estuvo en fase de pruebas. Los otros 1.350 millones ya cobrados se destinaron a cancelar una emisión de bonos en Luxemburgo, que había financiado el proyecto.

¿Podrían aparecer más costes ocultos? No hay que descartarlo. En sus cuentas de 2014 depositadas en el registro mercantil, Escal UGS señala que la sociedad todavía tiene cuentas por cobrar por valor de 315 millones, y atribuye esa deuda a lo que establece el Real Decreto 13/2014, con el que se compensó el cierre de Castor. Los 315 millones son más que los 295 millones que reconocen los canadienses en su presentación de resultados, y se acercan mucho a la cifra estimada por la CNMC.

En la misma memoria, la sociedad controlada por ACS en un 67% fija las pérdidas totales del proyecto Castor en 1.666 millones de euros. Por lo tanto, incluso con la nueva aportación, todavía faltará para cubrir el total invertido, en este esquema de colaboración público-privada en el que los beneficios son de la empresa concesionaria pero el riesgo lo asume en solitario la Administración. Pero, además, la cancelación anticipada de los bonos luxemburgueses ha provocado pérdidas en Escal UGS de 36,2 millones, al activarse un derivado vinculado a los tipos de interés de la emisión.

Los números rojos totales de la sociedad Escal UGS a finales de 2014 se colocaron en 104 millones, una buena parte por ese producto financiero, además de por los mas de 70 millones de euros de intereses que se pagaron a los bonistas por financiar un proyecto que nunca entró en funcionamiento.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Maeve & Dolores: Westworld Promo (HBO)
WESTWORLD Dreams Trailer
AND ONE - Get You Closer (Official Music Video)

ºC

ºC