El sindicato tendrá que replantear sus fórmulas tradicionales

CCOO declara la guerra al 'contrato Deliveroo': ni un falso autónomo más

El sindicato pretende organizar a los trabajadores precarios de las empresas digitales. Los futuros contratos tendrán que garantizar unas condiciones laborales dignas

Foto: El secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE)
El secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE)

Recorren las ciudades en bicicleta, con una bolsa llena de comida a la espalda y sorteando los coches y los peatones, todo por 4,25 euros y sin contrato laboral. Así son las condiciones de los 'riders' de Deliveroo y que no son más que un ejemplo de la precarización del empleo que está generando la nueva economía digital. La proliferación de estas nuevas formas de organización del trabajo preocupa a Comisiones Obreras, y a la vuelta del verano organizará un grupo de trabajo a nivel confederal para trazar una estrategia con el fin de combatir esta realidad que se está extendiendo por España.

Existen muchos ámbitos en los que el sindicato quiere actuar, desde combatir a los falsos autónomos, asegurar una retribución digna o garantizar que se cumplen las normativas de seguridad laboral. Por este motivo, CCOO quiere elaborar un plan integral que aborde toda la problemática y que tendrá que partir de lo más evidente: organizar a los trabajadores para conseguir la fuerza.

Alfredo PascualAlfredo Pascual

“Estas nuevas fórmulas de organización del trabajo suponen en muchos casos crear economía sumergida y precarizar el empleo bajo la fórmula de los falsos autónomos”, reconoce Unai Sordo, secretario general de CCOO, ya que “al final se están configurando sectores productivos que se benefician de generar una altísima precariedad para los trabajadores”. El sindicato se da un margen de dos meses a partir de septiembre para presentar “propuestas concretas” que consigan combatir esta situación.

El sindicato tendrá que replantear sus fórmulas tradicionales, ya que en estos casos en los que no existen relaciones laborales no hay un convenio colectivo de referencia que garantice sus derechos. Por ese motivo la acción se tiene que dividir en luchar contra las fórmulas de falsos autónomos y, en los casos en los que la figura del autónomo sea correcta, conseguir unas condiciones dignas para ellos. “¿Tenemos que reconvertir todos los casos en relaciones laborales? Pues ya veremos, pero desde su actual condición de autónomos ya se puede mejorar su situación”, reconoce Sordo.

Se están configurando sectores productivos que se benefician de generar una altísima precariedad para los trabajadores

El primer paso para el sindicato es organizar a los trabajadores para negociar desde una posición de fuerza. “Tenemos que ver cómo somos capaces de hacerles entender que la organización entre ellos es fundamental”, explica el secretario general de CCOO. Para lograrlo, el sindicato pretende establecer canales digitales para que los empleados puedan comunicarse entre sí y con el sindicato. A través de esa plataforma se podrá asesorar a los trabajadores y facilitar su comunicación. Por ejemplo, en la huelga que realizaron los 'riders' de Deliveroo se repartieron octavillas con sus reclamaciones. Sería más fácil si utilizaran todos el mismo canal digital para relacionarse. Esta fórmula no garantiza la solución, pero será solo el inicio.

El siguiente paso tiene que ser crear herramientas que permitan “negociar las condiciones en las que prestan su servicio”. Si no hay convenio colectivo por no existir una relación laboral, se tendrá que articular una vía alternativa de diálogo para pactar las relaciones a nivel empresarial o incluso sectorial. Y, lo que es más importante, que las empresas digitales no se salten la ley contratando a falsos autónomos.

[CCOO renueva su Ejecutiva con Unai Sordo al frente]

Por último, la acción del sindicato tiene que dirigirse al legislador, para que desarrolle “una regulación medianamente garantista de estas relaciones”. CCOO tendrá que dialogar con los partidos políticos y buscar apoyos en el Congreso para desarrollar un marco que recoja la problemática de estos trabajadores y que permita garantizar sus derechos.

Esa nueva normativa sería el espacio perfecto para determinar si este tipo de relaciones son laborales o mercantiles, es decir, clarificar si se trata de falsos autónomos. “En mi opinión se trata de relaciones laborales, porque no hay una conexión entre iguales, sino que la empresa determina las condiciones de trabajo y los precios del servicio”, denuncia Sordo.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE)
El secretario general de CCOO, Unai Sordo. (EFE)

Nuevas fórmulas, viejas recetas

Estas nuevas fórmulas de contratación de servicios que utilizan las empresas de reparto o de transportes (como Uber) se benefician de un mercado laboral devastado tras la crisis, con elevadas tasas de paro y poca organización. Sin embargo, la vía para combatir esta nueva precarización del empleo pasa por la vieja receta del sindicalismo: trabajadores organizados y concienciados para luchar por sus derechos.

CCOO es consciente de que la solución está dentro de la 'clase obrera'. Si es capaz de organizar a los trabajadores, podrá ejercer presión sobre las empresas y sobre los partidos para conseguir un empleo digno. “No estamos diciendo que haya que volver al ábaco y poner los pedidos en una pizarra”, señala Sordo, “se trata de aprovechar esas aplicaciones, que son muy buenas para la productividad, para crear empleos dignos”.

En mi opinión son falsos autónomos, porque no hay una conexión entre iguales, sino que la empresa determina las condiciones

“Yo veo a los trabajadores en las bicicletas y no solo no cumplen las leyes de prevención de riesgos laborales, yo creo que no cumplen ni siquiera la normativa de circulación vial, porque van en unas condiciones de riesgo para la salud brutales”, denuncia el nuevo secretario general de CCOO. El sindicato se ha puesto como objetivo prioritario abordar todos estos nuevos problemas que han surgido en el mercado laboral y que hasta ahora no había tratado.

La precarización del empleo que ha vivido España, ya sea con estas nuevas relaciones de la economía digital, con la externalización del trabajo en empresas multiservicios que hunden los salarios o cualquier otra vía, es la consecuencia de la reforma laboral que “se hizo con la intención de desmembrar la negociación colectiva y así desorganizar el mercado de trabajo”, denuncia Sordo. Cuando estalló la crisis, España necesitaba realizar una contención interna de los costes para bajar los precios, pero se hizo sin un pacto con los trabajadores. En su lugar, se optó por crear una regulación que permite deteriorar las condiciones laborales, lamenta Sordo.

[¿Subida de salarios? Tres de cada cuatro convenios pierden poder adquisitivo]

Por eso el sindicato peleará para crear una nueva regulación del mercado de trabajo que incluya la problemática de la nueva economía digital y que también aborde los inconvenientes creados en la reforma de 2012. La prevalencia del convenio de empresa y la ultractividad tendrían que derogarse o, de lo contrario, “tocará avanzar en la sindicalización”. Sordo advierte: “Sin una organización potente en el mercado laboral será muy complicado conseguir avances y se va a pasar mal”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios