se estrena primero en Madrid

Guerra en la comida a domicilio: Uber lanza UberEats para comerse a Just Eat y Deliveroo

Uber desembarca en Madrid con UberEats, su servicio de envío de comida a domicilio para competir con los dos grandes: Just Eat y Deliveroo. Lo mejor: la 'app'. Lo peor: aún tiene pocos restaurantes

Foto:

La entrega de comida a domicilio en España vuelve a calentarse. Si en el 2015 la 'startup' británica Deliveroo aterrizó en nuestro país y el año pasado el gigante Just Eat se hizo con la española La Nevera Roja, en 2017 ya tenemos nuevo contendiente, y este de peso: Uber. La firma californiana acaba de estrenar en Madrid su servicio de entrega a domicilio UberEats, que ya funciona en 7 ciudades europeas y 50 en todo el mundo. De momento arranca con repartos restringidos a la zona interior de la M-30, pero la compañía ya tiene planes de expandirse en 2017 más allá de ese límite y a otras ciudades españolas. La batalla entre Just Eat y Deliveroo se acaba de convertir en una guerra a tres con UberEats.

Uber comienza en Madrid con un total de 200 restaurantes que ofrecen todo tipo de comida y especialidades. Son muchos menos que los 1.000 establecimientos que se pueden encontrar en Just Eat en la capital (está presente en 400 localidades en toda España con un total de 6.000 restaurantes) y los casi 1.200 de Deliveroo en Madrid, según cifras de las compañías (Deliveroo opera en Madrid, Barcelona y Valencia, con un total de 2.000 establecimientos).

Sin pedido mínimo

Pese a comenzar con un listado muy inferior, Uber espera que algunos aspectos de su aplicación (ya disponible para descargar, aunque no se podrán realizar pedidos hasta este jueves a partir de las 12:00 del mediodía) sirvan para atraer usuarios frente a sus rivales.

El primero es la ausencia de pedido mínimo, algo que sí exige su competencia. Deliveroo cobra dos euros extra si la cuenta es inferior a 15 euros. En el caso de Just Eat, es algo que decide el restaurante, no es una imposición de la aplicación. Sin embargo, la gran mayoría de establecimientos acaba pidiendo un gasto igual o superior a 15 euros, lo cual es un inconveniente para quienes realicen pedidos para una sola persona y busquen algo asequible. En lo que las tres coinciden es en los gastos de envío: 2,5 euros que tendrás que añadir al precio final (UberEats los elimina las primeras semanas como promoción).

La segunda apuesta de Uber para diferenciarse está en la tecnología. La aplicación aprende de ti a medida que la vas usando, va conociendo tus gustos culinarios, tus restaurantes favoritos y personaliza lo que te muestra la próxima vez en base a ello. Es algo que no ocurre con Just Eat y Deliveroo, que muestran siempre los mismos lugares cercanos a tu domicilio. Está por ver si usar algoritmos para sugerir y personalizar la experiencia de pedir comida a domicilio acaba siendo una ventaja o un engorro, pero Uber está convencido de que marcará la diferencia.

La última novedad de UberEats frente a sus rivales es lo que ellos llaman "pequeños detalles", la experiencia de usuario. Y se nota, especialmente frente a Just Eat, cuyo diseño y ausencia de funciones deja bastante que desear. Por ejemplo: con Just Eat solo descubres cuánto tardarás en recibir el pedido una vez has pagado. Y es muy frecuente que en picos de actividad, como viernes y fines de semana, sea hasta una hora. No ocurre lo mismo con Deliveroo ni Uber Eats, que indican antes de la compra los tiempos de espera, y lo hacen de forma muy precisa, sobre todo UberEats.

Es como ver llegar tu coche VTC, pero en lugar de un vehículo aparece un motorista (o un ciclista) con tu comida o cena bajo el brazo

"Utilizamos todo lo que hemos aprendido en el transporte de personas para transportar ahora comida. En todo momento sabes dónde está el repartidor, quién es, cuánto tiempo queda etc", explica un portavoz de la empresa. Es cierto. Teknautas ha probado a realizar varios pedidos con Deliveroo, Just Eat y UberEats y esta última es la más completa y precisa a la hora de hacer el seguimiento del pedido. Es como ver llegar tu coche VTC, pero en lugar de un vehículo aparece un motorista (o un ciclista) con tu comida o cena bajo el brazo. El tiempo medio de espera en UberEats se sitúa alrededor de los 30 minutos, según la empresa, y en nuestra experiencia ha sido así. Los tiempos de espera en Deliveroo son muy similares, pero en Just Eat es muy habitual que tengas que esperar 45 minutos o más.

UberEats ofrece además funciones interesantes que no encuentras en sus rivales, como programar pedidos con horas y días de antelación, guardar diferentes direcciones de envío (casa y trabajo) o realizar un pedido mientras viajas en un Uber y saber con cuánta antelación llegarás tú antes que el repartidor. Igual que Deliveroo, Uber utiliza su propia flota de repartidores. Se trata de empleados autónomos que cobran en función del número de repartos y que pueden utilizar varias 'apps' a la vez (lo mismo que los restaurantes, donde niguna de las aplicaciones pide exclusividad).

En el frente del modelo de negocio, pocas diferencias entre las tres: además de llevarse los gastos de envío, cobran una comisión al restaurante por cada pedido. Uber y Deliveroo no desglosan cuánto cobran, pero en Just Eat la comisión ronda el 10%.

UberEats es el último en llegar a la fiesta del envío de comida a domicilio a través del móvil. Además de los dos grandes (Just Eat y Deliveroo), el sector está plagado de alternativas menos conocidas y especializadas como Resto-In, Take Eat Easy, Glovo, PedidosYa o Aloha24. Incluso Amazon se ha lanzado de lleno a este negocio en 20 ciudades de EEUU con Amazon Restaurants, un servicio que ofrece envíos gratuitos en una hora o menos a clientes de Premium. Si hay hueco para UberEats, quién sabe, tal vez hasta Amazon Restaurants se anime a probar suerte en España.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios