llamado a liderar el relevo generacional en ccoo

Unai Sordo, el delfín de Toxo que adaptará CCOO "a los nuevos tiempos"

El sucesor elegido por Fernández Toxo para la secretaría general de Comisiones Obreras se ha comprometido a ceñirse a las "percepciones de los trabajadores" de hoy

Foto: El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, saluda al de CCOO de Euskadi, Unai Sordo. (EFE)
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, saluda al de CCOO de Euskadi, Unai Sordo. (EFE)

Unai Sordo (Bilbao, 1972) entró un día en el instituto público Gabriel Aresti cargando con una caricatura del Movimiento Comunista de Euskadi. Felipe González le colocaba un anillo de compromiso a Ronald Reagan ante una iglesia llena de militares. Aquel cartel simbolizaba la entrada de España en la OTAN, pero para Sordo significaba su “primer pinito revolucionario”. Así lo reconoce el secretario general de CCOO de Euskadi, señalado por Ignacio Fernández Toxo como sucesor al frente del sindicato luego de que anunciase su renuncia a un tercer mandato como dirigente de Comisiones.

“El tiempo de la renovación es ahora”, aclaró el histórico dirigente, curtido en la clandestinidad desde que participó en la organización de la huelga general de Ferrol del 10 de marzo de 1972, cuando trabajaba en el astillero de Bazán. Aquel día murieron dos compañeros de CCOO. Sordo pertenece a otra generación. La primera fábrica que conoció fue la antigua Echevarría, a pocos metros de su casa. Mientras se diplomaba en Graduado Social por la Universidad Pública (UPV-EHU), asumió la secretaría de juventud de CCOO Euskadi en junio de 2000, compatibilizando su cargo con tareas de organización en el territorio de Bizkaia.

Unai Sordo, durante una concentración ante la sede del Parlamento vasco. (EFE)
Unai Sordo, durante una concentración ante la sede del Parlamento vasco. (EFE)

Distinto origen, pero visión afín. Esa es la idea que ha tratado de despejar el propio Sordo en sus primeras declaraciones a Efe, en las que se ha calificado a sí mismo no como un "sucesor" del líder gallego, sino más bien como un "delfín".

El bilbaíno trabajó en la industria de la madera antes de incorporarse con responsabilidad al sindicato, al que llegó, “como pasa algunas veces en la vida, casi por casualidad y con conjunción de astros mediante”, reconoce en su blog personal. Cuatro años después pasa a formar parte de la comisión ejecutiva de CCOO de la comunidad como responsable territorial de Bizkaia, hasta que en 2009, es elegido secretario general de CCOO de Euskadi en sustitución de Josu Onaindi.

En su ciudad fue reelegido al frente del sindicato en 2013, con más del 96% de los votos. Ahora, bendecido por Toxo" y elogiado como "el mejor candidato para pilotar el nuevo tiempo sindical", afronta con “orgullo” el respaldo del secretario general y del consejo federal.

"Ahora toca empezar a trabajar", dice. Es consciente de que aún hay que esperar hasta el XI congreso confederal, que se celebrará entre el 29 de junio y el 1 de julio, y en el que pueden presentarse otras candidaturas pero queda claro que el consejo confederal le ha designado para liderar una nueva etapa, eso sí, previa "conversación con el conjunto de organizaciones del sindicato".

A pocos meses de cumplir los 45 años, Unai Sordo será el encargado de dirigir una transformación “de calado” en Comisiones. En los últimos tiempos, se mostró partidario de la candidatura unitaria de Podemos e Izquierda Unida. En una entrevista al diario vasco 'Deia', reclamó la derogación de la reforma laboral, la creación de un “acuerdo amplio” con otras fuerzas europeas para recomponer el modelo de gobierno en Europa y la apuesta por una política fiscal ambiciosa que ataque el fraude.

Su misión es "readaptar el sindicato a los nuevos tiempos y al nuevo paradigma en el que hay que desarrollar la acción sindical". Y en este sentido, es una prioridad "vincular de una forma muy intensa los recursos del sindicato a la realidad de los centros de trabajo, a la nueva composición de la clase trabajadora, así como al nuevo marco normativo y económico en el que se desenvuelven las empresas". Porque no se pone al frente de un sindicato estático y hay una necesidad prioritaria: "Hay unas nuevas percepciones de los trabajadores de lo que es el sindicalismo y de lo que es la acción colectiva, que ha cambiado radicalmente".

"Hay unas nuevas percepciones de los trabajadores de lo que es el sindicalismo y de lo que es la acción colectiva, que ha cambiado radicalmente"

Al frente de CCOO Euskadi, Sordo rechazó buscar escenarios de unidad sindical con los nacionalistas ELA y LAB, a los que acusó de haber diseñado “el final de la negociación colectiva vasca”. También criticó a los dos sindicatos el no haber secundado la huelga general de noviembre de 2012. Como secretario general en Euskadi, logró mantener a CCOO como el segundo sindicato con mayor representación en la CAV, con cerca de un 20%, después del mayoritario ELA. En la actualidad es presidente del CSIR de los Pirineos Atlánticos (consejo cindical interregional de Euskadi-Navarra-Aragón-Aquitania).

Sordo se declara “muy de Bilbao y del barrio”, aunque sus raíces vallisoletanas le conducen a “desconectar de vez en cuando” al pueblo de su familia materna en Castronuño. Se considera un apasionado del turismo y la fotografía. Ciudades como Lión, Florencia, Lisboa o Milán aparecen como postales de viaje en su cuenta de Instagram o Twitter, donde mantiene una intensa actividad. Además, es aficionado de la lectura de novela y ensayo. Cuenta con un blog para compartir textos desde temáticas sindicales a recetas de cocina, a los que probablemente añadirá nuevos 'posts' sobre la renovación generacional que vivirá CCOO. El apoyo de Toxo se verá refrendado en el congreso de los días 29 y 30 de junio que se celebrará en Madrid.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios