ESTRENOS DE CINE

'Incierta gloria': esta no es otra maldita película sobre la Guerra Civil

Agustí Villaronga se apropia del clásico contemporáneo de la literatura catalana sobre la contienda para sumergirnos en el lado más oscuro de la naturaleza humana

Foto: 'Incierta gloria' es la vuelta de Agustí Villaronga tras 'El rey de la Habana'.
'Incierta gloria' es la vuelta de Agustí Villaronga tras 'El rey de la Habana'.

En la literatura catalana nunca ha existido el debate en torno a la posible falta de una gran novela sobre la Guerra Civil. Porque este título lo ostenta desde hace años 'Incierta gloria', de Joan Sales. Más conocido durante cierto tiempo por su papel como editor —entre otros grandes nombres, de Mercè Rodoreda—, Sales publicó una primera versión del libro en 1956, para ir revisándolo y ampliándolo a lo largo de los años. Convertida desde hace poco en un clásico contemporáneo, 'Incierta gloria' resigue los años de la guerra a través sobre todo de un trío de personajes, Lluís y Trini, pareja y padres de un niño, y Juli, amigo del primero y enamorado de la segunda. Los dos hombres se encuentran en el frente, mientras la mujer permanece durante parte de la trama en Barcelona.

El autor había combatido en el frente de Aragón como oficial del ejército republicano, así que conocía de primera mano el contexto donde se mueven sus protagonistas. Como sucede con todos los relatos elaborados por quien ha vivido la guerra en primera persona, no hay en 'Incierta gloria' ningún afán glorificador, romántico ni épico de la contienda. Tampoco se detiene Sales más de lo necesario en desmontar la causa de los fascistas. Da por tan asumida la falta de legitimidad del otro bando que dedica sus principales diatribas ideológicas a otro sector del propio frente republicano, los anarquistas. A pesar de que una de las protagonistas, la Trini, encarna a una ácrata idealista que, en el momento en que Barcelona arde en furia anticlerical, decide asistir a misas clandestinas...

La de Joan Sales no solo es una gran novela sobre la Guerra Civil vivida desde dentro. Parte de su fuerza radica en el retrato de la juventud como esta etapa que representa la 'incierta gloria' del título. Una gloria tan excitante como pasajera que se expresa a través de unas pasiones románticas, fraternales y políticas cuestionadas o diluidas al estallar la contienda.

Alguien definió 'Incierta gloria' como la mejor novela rusa jamás escrita en catalán. Sales la escribió mientras traducía a su lengua 'Los hermanos Karamazov', y la influencia de Dostoievsky se palpa en toda la obra, sobre todo en la creación de Juli Soleràs, el gran personaje del original literario, un hombre tan romántico como nihilista, capaz tanto de entablar debates filosóficos como de protagonizar gestas heroicas en un marco de traición ideológica.

Supervivencia pura y dura

Poco queda de esta exaltación romántica de las contradicciones de la juventud en la película que ha llevado a cabo Agustí Villaronga. El cineasta mallorquín se ha especializado en adaptar referentes de la literatura catalana esquivando las trampas que presentan este tipo de propuestas, sobre todo el peligro de caer en el cine académico. Y, como ya sucedió con 'Pa negre', el director de 'Tras el cristal' se lleva el material literario a su terreno. Aunque tenga lugar en su mayor parte en el frente de Aragón, 'Incierta gloria' no es otra maldita película sobre la Guerra Civil. Para Villaronga, el conflicto bélico no funciona como tema del filme sino como el detonante que desvela la vertiente más instintiva y oscura de estos personajes 'a priori' idealistas. Además, el director ha convertido en centro de su película a un personaje que en el libro juega un papel más secundario: la Carlana, una viuda joven que ostenta cierto poder en el pueblo donde permanece el destacamento de Lluís después de que los anarquistas asesinaran a su marido.

Cartel de 'Incierta gloria'.
Cartel de 'Incierta gloria'.

Las simpatías de Villaronga quedan claras. Le interesan poco las tribulaciones románticas, ideológicas y religiosas de los jóvenes universitarios de Barcelona, y en cambio adora esa encarnación de la supervivencia pura y dura en un empobrecido mundo rural que representa la Carlana. Para el papel de esta mujer-araña fascinante, el director ha recuperado a una actriz clave del cine de los noventa como Núria Prims, que se marca uno de los retornos cinematográficos de la temporada. Es la capacidad para atraer y, si es necesario, destruir de la Carlana la que pone en evidencia el trasfondo más miserable de los dos protagonistas masculinos, Lluís y Juli.

El tema que recorre toda la obra de Villaronga está aquí otra vez presente: la idea de que en todo ser humano puede anidar un monstruo

Así, la verdadera guerra en el filme se dirime en un plano más personal y pasional, entroncando con el tema que recorre toda la obra de Villaronga: la idea de que en todo ser humano puede anidar un monstruo. 'Incierta gloria' alcanza sus mejores momentos cuando el director puede incidir en esta exploración del lado oscuro de la naturaleza humana, mientras que pierde convicción en las ilustraciones de los pasajes más románticos del libro.

Los fans de la novela echarán en falta su pulsión dostoievskiana y su apasionada forma de abordar asuntos como la espiritualidad religiosa. Aquellos que siguen a Villaronga desde sus inicios quizá preferirían un filme menos orientado al gran público. Pero ahora mismo no se me ocurre otro director capaz de salir tan airoso de este envite: adaptar un clásico contemporáneo sobre la guerra civil ofreciendo una producción ambiciosa en lo comercial y a la vez una obra personal, oscura y retorcida que trasciende el contexto histórico donde se sitúa.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios