ESTRENOS DE CINE

'Lion': un drama de Oscar sobre la adopción y la identidad

Los Weinstein llevan a los Oscar el clásico drama basado en hechos reales que sigue el itinerario de un muchacho adoptado para reencontrar a su familia y sus raíces

Foto: Un fotograma de 'Lion'.
Un fotograma de 'Lion'.

A partir del libro autobiográfico 'Un largo camino a casa', de Saroo Brierley, 'Lion' despliega un conflicto dramático poco abordado en el cine: la crisis de identidad que sufre un hijo adoptado cuando entra en la madurez. Saroo (Dev Patel) disfruta de una vida acomodada en Tasmania junto a sus padres, Sue (Nicole Kidman) y John (David Wenham). Llegó a Australia cuando todavía era niño y se ha adaptado totalmente a su nuevo hogar, al contrario que su hermano Mantosh (Keshav Jadhav), de origen indio como él.

Con ya más de 20 años, Saroo se traslada a Melbourne para estudiar Dirección de Hoteles en un centro internacional. Allí coincide con estudiantes de otros países, entre ellos algunos indios que le invitan a cenar. Un plato de 'yalebi' se convierte en su particular magdalena proustiana, el desencadenante que remueve los recuerdos de infancia, cuando deambulaba entre los puestos de comida callejeros de su pueblo natal en India junto a su hermano mayor en busca de cualquier oportunidad para paliar la pobreza de su hogar. Saroo ha encerrado en un cuarto oscuro de su memoria sus primeros años de vida. Culturalmente, se encuentra totalmente asimilado a la vida occidental. En el plano emocional, considera como una forma de traición a sus padres adoptivos reconectar con esa etapa. En la intimidad de sus sueños, imagina a su madre y a su hermano biológicos buscándole sin descanso por las calles de la India.

'Lion': un drama de Oscar sobre la adopción y la identidad

La infancia de Saroo (interpretado de niño por Sunny Pawar) en la India pesa lo suficiente como para que el director Garth Davis le dedique casi la primera parte de la película. Como un cuento de Dickens indio y desde una sobriedad de la que carecía 'Slumdog Millionaire', 'Lion' resigue el itinerario de un pequeñuelo que se pierde en una estación de tren durante una escapada junto a su hermano en busca de trabajo.

El largo viaje de Saroo incluye un trayecto de días encerrado en un ferrocarril, la pérdida por las calles sobrecargadas de Calcuta, el intento de secuestro por parte de una mujer que esconde pérfidas intenciones, el encierro en un orfanato truculento y, finalmente, la adopción por parte de la pareja australiana. Cuando la posibilidad de volver con su familia se desvanece (el niño no conoce el apellido de su madre analfabeta, no habla bengalí y ni tan siquiera recuerda el nombre exacto de su pueblo), ¿la acogida por parte de una pareja occidental resulta el único final feliz posible?

Dev Patel, en un fotograma de 'Lion'.
Dev Patel, en un fotograma de 'Lion'.

'Lion' parece contestar afirmativamente a esta pregunta hasta que el Saroo adulto sufre su crisis de identidad. En el momento dramático clave de la película —la conversación entre Saroo y su madre australiana respecto a la necesidad que siente él de reencontrar a su madre india—, despuntan una serie de temas con enjundia. Por un lado, la idea de que un niño adoptado no es una 'página en blanco' sobre la que sus nuevos padres puedan escribir su historia ideal de familia feliz. Por el otro, lo que implica que la madre confiese que adoptó no por necesidad biológica sino por convicción política.

Davis elimina cualquier atisbo de incomodidad que pudiera ofrecer el tema central del filme, sobre todo para las familias occidentales que adoptan niños en países más pobres

Davis podría haber desarrollado estos asuntos, los hijos adoptivos que suplen una carencia de los padres y no al contrario, las implicaciones sociopolíticas que acompañan a las adopciones internacionales y su consiguiente choque cultural, sin perder de vista su complejidad emocional y el hecho de que también en estos casos cada familia es un mundo. Pero el director prefiere encauzar 'Lion' por el camino más fácil y resolutivo, el que propone un final feliz y conciliatorio para todos. Y así elimina cualquier atisbo de incomodidad que pudiera ofrecer el tema central del filme, sobre todo para las familias occidentales que adoptan niños en países más pobres.

Nicole Kidman, en una escena de 'Lion'.
Nicole Kidman, en una escena de 'Lion'.

Por eso resulta tan espinoso el personaje de Mantosh, el hermano 'malo'. Mantosh deviene el reflejo deformado de aquello que no ha querido ser Saroo: un joven que convierte en una incomodidad para su familia y para él mismo el hecho de no haber encajado en su nuevo hogar. La mochila traumática con la que llega Mantosh de la India pesa tanto que el amor de sus padres adoptivos no resulta suficiente para aligerarle la carga. Sin embargo, desde cierta óptica paternalista, tanto Saroo como el propio filme parecen culpabilizar al chico de ser un inadaptado que no hace otra cosa que amargarles la vida a sus progenitores.

Mantosh deviene el reflejo deformado de aquello que no ha querido ser Saroo: un joven que convierte en una incomodidad para su familia y para él mismo el hecho de no haber encajado en su nuevo hogarEl largo camino de regreso a casa que lleva a cabo Saroo pasa por Google Earth. La herramienta 'online' se convierte en la varita mágica que permite al protagonista rastrear su lugar de origen. Las imágenes pixeladas, fragmentarias e incompletas que ofrece este dispositivo digital podrían ser una buena representación de los propios recuerdos del protagonista, que se alejó de su hogar con apenas cinco años. Por el contrario, 'Lion' cae en esa idea recurrente en el modo de representación institucional que concibe los recuerdos como imágenes nítidas, concretas y unívocas que, como migas de pan abandonadas en el camino, le permiten al protagonista completar el itinerario de vuelta a su tierra natal.

Rooney Mara y Dev Patel en 'Lion'.
Rooney Mara y Dev Patel en 'Lion'.

El cuarto capítulo de 'Master of None', la serie cómica de Aziz Ansari y Alan Yang sobre las tribulaciones de Dev (el propio Ansari), un aspirante a actor en Nueva York, arranca con un compendio de personajes de origen indio en la tele y el cine estadounidense que resume los estereotipos más habituales a los que se ve reducida esta minoría cultural en Estados Unidos. Tenemos desde el 'geek' tecnológico al encantador de serpientes literal pasando por el tendero de badulaque que representaría el Apu de 'Los Simpson'. Por su parte, Dev está harto de que le llamen solo para interpretar roles de taxista con acento exótico.

Cartel de 'Lion'.
Cartel de 'Lion'.

El protagonista de 'Lion', el británico Dev Patel, se está especializando en otro estereotipo, el del personaje indio de origen humilde que consigue triunfar en la vida a la manera occidental. De esto iba el papel que lo lanzó al estrellato en 'Slumdog Millionaire' de Danny Boyle. Un itinerario parecido seguía su personaje de 'El hombre que conocía el infinito', reivindicación del matemático Srinivasa Ramanujan, un genio de los números que consiguió entrar en la Universidad de Cambridge a pesar de tener el 'statu quo' colonial en contra. Y en 'Lion' reincide en una historia de superación, aquí familia de adopción mediante. Por ahora ya ha conseguido una nominación al Oscar al mejor actor secundario, una de las seis estatuillas a las que opta este drama producido por los hermanos Weinstein y confeccionado para agradar en la Academia del Cine norteamericana.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios