el dúo publica nuevo álbum

Fangoria: "Si te has metido en una hipoteca no pidas luego que te saque el Gobierno"

Alaska y Nacho Canut publican su nuevo disco, 'Canciones para robots románticos', un alegato contra la invención del amor romántico y una defensa de la frialdad de la inteligencia artificial
Foto: Fangoria publica 'Canciones para robots románticos'.
Fangoria publica 'Canciones para robots románticos'.

Como un alegato contra la invención del amor romántico y una defensa de las decisiones frías y alejadas de sentimientos presentan Alaska y Nacho Canut el nuevo disco de Fangoria. 'Canciones para robots románticos', el duodécimo álbum del dúo que llega tres años después de 'Cuatricomía' y dispuesto a incrementar la nómina de hits del grupo. "Nosotros ya somos otoñales", dice Canut al comentar la espectacular portada que Juan Gatti ha hecho para el disco. Y es precisamente ese paso del tiempo uno de los temas sobre el que pivota este trabajo. Un ejemplo: el homenaje a 'La Disco Sally', es decir, Sally Lipman, una mujer de más de 80 años que iba todas las noches a Studio 54 a bailar y en esa pista de baile murió de un infarto.

[Lea aquí: 'La PAH le hace un escrache a Fangoria: "A quién le importa lo que tú digas"']

 

Los desengaños, las redes sociales o la necesidad de imponer razón en la sociedad actual son otros temas que abordan desde su mirada retrofuturista y robotizada. "Seguimos manteniendo la utopía de que nos iría mejor con inteligencia artificial", dice Olvido Gara. Es más, prosigue la charla que tiene lugar en una tienda de juguetes robóticos del centro de Madrid, sería muy necesario para que los políticos lleguen a acuerdos. "¿Ustedes quieren que España se gobierne? Pues es imposible con los seres humanos. Por eso, deberían dejarle a un robot tomar las decisiones frías", reflexiona Canut.

Además de las firmas de discos, la gira de 'Canciones para robots románticos' (producido por Guille Milkyway y Jon Klein) comenzará el 4 y 5 de abril en el Teatro Barceló de Madrid y el 22 de abril en la Sala Barts de Barcelona.

P: 'Canciones para robots románticos' se llama este nuevo disco y veo en él mucho desamor, o más bien incredulidad en el amor. ¿Es así?

El mundo está lleno de estúpidos reales. Si fuera de inteligentes artificiales nos iría muy bienNacho: Incredulidad, sí.

Alaska: Es un poco la línea editorial, sobre todo, de Nacho. Siempre discutimos porque yo creo que no quiere llamar amor a algo que considera el conjunto de una serie de cosas, pero bueno. Es verdad, como concepto, lo que dice 'Fiesta en el infierno', que el amor es una invención de la novela medieval y de los juglares. Antes no existía.

N: La raza humana ha pasado más tiempo sin el concepto de amor que con él. El concepto de amor es una invención.

P: Qué daño nos ha hecho Disney y los novelones...

A: Sí y no. No sólo Disney.

N: Lo que pasa es que Disney lo ha sacado tan de contexto que es ridículo. Las películas de Disney no tratan del amor.

A: Sí que tratan. Todas terminan con el beso a la princesa, la felicidad y las perdices.

N: No. El príncipe besa a una muerta y no se ve qué pasa luego. Se supone, pero no lo sabemos. No se ve nada. Hay símbolos como el beso, que también puede ser el Judas. ¿Eso es amor? ¿No sé por qué creéis que ese beso es de amor y el de Judas no? Es un beso, ¿no?

Fangoria: "Si te has metido en una hipoteca no pidas luego que te saque el Gobierno"

P: El disco reivindica la inteligencia artificial. ¿Es un concepto al que recurrir en estos tiempos?

A: Al final del disco siempre ponemos una frase y en este caso es una de Terry Pratchet, un escritor de ciencia ficción, que dice: "La estupidez real siempre vence a la inteligencia artificial".

N: Desgraciadamente el mundo está lleno de estúpidos reales. Si fuera de inteligentes artificiales nos iría muy bien.

A: Nosotros seguimos manteniendo la utopía de que nos iría mejor con inteligencia artificial. Incluso el título encierra una trampa. Es un título muy visual pero está mal. Un robot romántico está estropeado. Nosotros no lo queremos, lo resetearíamos.

P: ¿Vivimos ya en una una sociedad robotizada?

A: Nosotros creemos que menos de lo que os creéis y menos de lo que nos gustaría a Nacho y a mí, sinceramente. Siguen mandando los sentimientos, las decisiones políticamente correctas que no son las racionales que tomaría un robot: "Lo siento mucho, pero en este autobús no cabe una persona más". No puedes entrar y se acabó. Pero es que es una señora con un carrito... Y ahí es donde entramos nosotros. 

N: Y eso lo extendemos a la política, a las relaciones entre países... A todo. ¿Crisis de emigrantes? Te dicen que va a venir un millón. Pues en este país no caben y se van a ese otro país porque es el que puede recibirlos. Ese tipo de decisiones frías.

A: E incluso ese chico que no te conviene en absoluto y no te traerá más que desgracia. Pues ya está. Alguien tiene que decidirlo y si lo hace una persona siempre va a estar condicionada por su moral, su religión o su biografía.

N: Ya ha llegado un momento en el que muchos trabajos deberían hacerlos robots. La policía, por ejemplo.

A: Bueno, eso es complicado.

N: No. ¿Has roto la ley sí o nonbsp;Es blanco o negro.

P: Entonces la ley también tendría que estar robotizada.

A: Sí. Y, de momento, el único problema que le vemos a la inteligencia artificial, que ni siquiera existe todavía de primera generación, es que la tenemos que programar los humanos. Y seguro que habría fallos.

Fangoria: "Si te has metido en una hipoteca no pidas luego que te saque el Gobierno"

P: "Todo es muy fácil si uno se centra en un punto concreto y consigue fijar la atención", se escucha en 'Geometría polisentimental', que es uno de los temas que más suena a Fangoria e incluso a Dinarama. Parece una canción muy oportuna en este tiempo de pactos.

A: No lo había pensado, pero tiene razón.

N: La verdad es que sí. Todo sería más fácil si te encuentras en un punto y fijas la atención. ¿Qué es lo que quieres realmentenbsp;

A: Pero como cada vez que uno se mueve, tu punto se descentra... Es imposible.

N: Si fuera un robot te diría: "Usted a este ministerio porque está capacitado para esto", y este partido ahora no y este sí, y no me hablen de izquierdas ni derechas. El problema es que cuando entramos en las ideologías nos enfrentamos a la cultura y a la tradición, que si mi abuelo fue comunista, el mío luchó con Franco... ¿Ustedes quieren que España se gobierne? Pues es imposible que lo hagan seres humanos. Por eso deberíamos dejarle a un robot tomar estas decisiones frías.

¿Ustedes quieren que España se gobierne? Pues es imposible que lo hagan seres humanos. Deberíamos dejarle la toma de decisiones a un robot

P: ¿Cómo veis esta llamada segunda Transición o a los nuevos partidos?

A: Desde nuestro punto de vista es una cosa parecida a la primera Transición en cuanto a la polarización.

N: Lo de las dos Españas. Es una cosa que también ha dicho Sabina, que está harto de que cada 40 años tengan que estar otra vez las dos Españas. Es que la mayoría no somos las dos Españas, no somos nada. Se empeñan en que elijas: si dices la casta, ya separas a unos, y con lo de los perroflautas a otros. No. Somos todos iguales y simplemente cada uno tiene una idea.

A: Y sí lo notamos porque tenemos la edad para haberlo vivido, lo que pasa es que entonces éramos adolescentes y no podíamos estar más lejos. Estábamos pensando en Bowie y no en Suárez.

N: Pero es horrible que te hagan tomar posición porque no tienes por qué. Me gustan cosas de uno y de otro. No entiendo que porque votes a uno eres la casta o porque votes a otro, eres lo peor.

A: Ha vuelto a estar todo muy polarizado. En España a partir de la mitad de los ochenta y en los noventa esta polarización no era un planteamiento. Además de que A o B siempre es malo para la minoría.

N: Claro, es que yo no sé a quién votar. Sé a quién no votar, pero no a quién votar. Están a los que no puedes votar porque se han pasado tanto... pero ¿a quién votas entonces? Es un lío porque también lo están separando todo mucho.

A: Pero lo hacen por sus propios intereses. 

P: También está muy presente en el disco otro tema muy vuestro como es el paso del tiempo. 'Disco Sally' abre el álbum con ello.

N: La Disco Sally es una mujer a la que encontraron muerta cuando por la mañana entró el equipo de limpieza al Studio 54 a barrer. La dejaban entrar ya gratis, era una mujer de ochenta y tantos que iba todas las noches a bailar hasta que un día se murió. Es como el final de un época y, también, el final de una época que nosotros no hemos vivido pero nos hubiera encantado: Studio 54, Scavullo, Bianca Jagger, todos ahí bailando. También podría haber hecho la canción sobre La Movida. Es el final de ese tiempo, de épocas que desaparecen porque es lo natural.

P: Lo decís también en otro tema: 'La nostalgia es una droga'.

A: Es una droga pero porque se toma mal, como todas las drogas.

N: El pasado no siempre ha sido mejor, decimos también. Es que el pasado siempre es peor. Deberían inventar ya la máquina del tiempo que enviara a la gente a los años que según ellos son mejores y verían que son horribles. A los 50 en EEUU con los linchamientos de negros y el racismo, por ejemplo.

A: Idealizamos. Pero tú y yo pensamos más en los 50 de EEUU y en la Inglaterra victoriana, pero la gente piensa en su pasado, que es más triste. Porque tú y yo ya idealizamos periodos de la historia.

N: Sí. Yo sé que el colegio era horroroso, por ejemplo. No tengo nostalgia de eso, pero es verdad que la gente tiene nostalgia de su infancia. No lo entiendo. A la gente no le gusta ser adulto.

P: ¿Pensáis que vivimos en un 'revival' perpetuo?

Ha llegado un momento en el que muchos trabajos deberían hacerlo robotsA. Pero eso pasaba cuando nosotros ya éramos pequeños. La gente que venía entrevistarnos siempre empezaba: "Ya no se hace la música de los sesenta". ¡Y estábamos en los ochenta! Este era el alegato del crítico musical. Yo creo que ese es el inicio, porque lo anterior es Elvis. Antes de Elvis no hay nada en lo cuanto a lo que estamos hablando.

N: No había industria de la nostalgia, pero ahora la industria de la nostalgia nos domina.

A: Y no hay que confundirlo con cultura. Tú tienes 12 años y descubres que hay un señor que se llama Elvis, y te interesa. La nostalgia va más por la gente y su propia vida, que es como triste. 

P: ¿Y cómo se consigue, que es otra de las marcas de la casa, ser intergeneracional? ¿Cómo se envejece tan bien artísticamente hablando?

Alaska y Nacho Canut.
Alaska y Nacho Canut.

N: Es algo que casi todos los grupos que duran lo tienen. Lo tienen los Rolling Stone, Bowie, Leonard Cohen. Lo tienes. O desapareces y te conviertes en una máquina de éxitos y sólo tocas canciones antiguas, no sé... tipo Karina, o si has seguido, más gente se ha sumado. Si ven que es algo serio y con sustancia, a la gente le gusta. Lo que pasa es que en los ochenta y sesenta el punk fue un corte radical con lo de antes. El glam no tenía mercado, eso fue después con la nostalgia. Tenía que ser lo último pero desde el brit pop empezó esa nostalgia de los años 60-70 y ya ha sido siempre así. Ahora lo moderno es una copia de lo antiguo.

A: Y llevamos 16 años del siglo XXI.

N: Y todavía se habla de los mods, los hippies... ¡Por favor!

A: Pero también son momentos de la historia, que no son sólo musicales. Son momentos que han cambiado la forma de ser, de vestir, de comportarse de una generación. No ha vuelto a pasar esto.

P: ¿A los 'youtubers' dentro de unos años los podremos encuadrar ahí?

A: Yo creo que no, es una cosa puramente tecnológica, no de creación.

N: Es un dato de consumo. Es como cuando te hablan Adele y solo te dicen los millones de copias que ha vendido. No te dicen que sea nada, solo que rompe records de ventas. ¿Cuánto vendieron los Beatles? No se sabe. No interesa, pero sí cuánto ha vendido Adele. ¿Por qué? Porque solo interesa eso. De los Beatles, Hendrix o Janis Joplin interesaba otra cosa.

A Y cambiaban la vida de las personas. Pero yo creo que siempre ha habido ese tipo de artistas.

P: O estamos construyendo un panorama de divas huecas tipo Adele o Miley.

A: Cuidado, Miley es otra cosa. Adele es una gran cantante... como Celine Dion.

N: Es como una Paloma San Basilio con muchas visitas en internet.

A: Pero Miley se hace sus fotos con Terry Richardson, con la mamba negra...

N: Y de repente sale desnuda con el coño al aire, ha grabado con los Flaming Lips, se volvió loca y se disfrazó de perrito caliente gigante o de porro gigante, es otra cosa. Hay algo más interesante. Hasta Britney tiene más enjundia. Adele es para mí la primera estrella detrás de la que no hay nada. Es el vacío. Es la nada. Esta es como Whitney. No ha quedado nada. Y eso no tiene nada que ver con el arte y la música. Tiene que ver con el número de descargas, pero no con la creación.

A: Lo de los 'youtubers' todavía está por ver qué crean y qué grupos salen de ahí. Hay que ver si surge algo nuevo de ahí, que todavía no ha surgido.

P: Hablando del mundo online, en 'La marisabidilla, el escorpión y la que quita la ilusión' también hablan del cotilleo 2.0, que ya habíais tocado en otros discos con canciones como 'Criticar por criticar'. ¿Por qué os gusta este tema?

A: Antes de las redes estaban la aldea y el patio de vecinas. Esto ha existido siempre, lo que pasa es que la vecina por lo menos tenía cara y se la podías partir o mancharle la ropa de la colada. Eso tiene mucho más fundamento que el anonimato de las redes sociales. Pasa en la vida y en las redes...

N: El problema es de la gente que les hace caso... y de nosotros que escribimos canciones sobre ello.

A: Ya pero siempre es por alguien que está afectadísima.

N: Es una cosa real que existe ahora mismo y que llevado a otro terreno es el bullying, que eso sí que es serio y horrible. Nosotros, con nuestra edad, bullying no pero supongo que en los colegios con las redes sociales debe ser horrible.

A. Nosotros, de hecho, tenemos la edad suficiente y somos lo bastante raros para poder decir que en nuestra época no había bullying. Maricón, rara y punto. No era lo mismo. Siempre se resolvía de alguna forma. Por un lado ves que las cosas mejoran, pero por otro lado yo el concepto de bulliyng en España...

N: Es que ahora te vas a casa y tienes el móvil y continúa, te persigue. Es mucho peor.

P: ¿Vamos demasiado de víctimas como decís en 'Voluntad de resistir'?

N. Sí, estamos en una época de victimismo y la gente tiene que aprender a ser responsable de sus actos y de sus decisiones económicas y no económicas. Si has decidido meterte en una hipoteca, lo has decidido tú y ¿ahora quieres que el Gobierno venga a sacarte? En fin. Hay que ser responsable.

A: Deberíamos empezar a pensar que no tenemos en la vida nada seguro.

N: El trabajo no es para siempre. Si quieres tener cuatro hijos, tenlos, pero después no digas que no tienes dinero porque lo has decidido tú. La gente tiene que empezar a pensar y no mirar siempre al Gobierno cuando les conviene. 

A: Es como si nosotros cuando hicimos Fangoria hubiéramos ido a pedir ayuda.

N: Como si hubiéramos ido a por una subvención. A nosotros nunca nadie nos ha subvencionado. Cuando no teníamos dinero, teníamos que trabajar de otras cosas pero si fuéramos de otra manera diríamos: "Que nos subvencionen, que somos artistas".

P: Pero hay una opinión muy extendida en nuestra sociedad de que el Gobierno subvenciona a la cultura.

N: Pero es mentira.

A: En la música no hay subvenciones directas como en el cine; quizás las haya indirectas con los conciertos de verano, que es dinero público aunque en realidad es un intercambio laboral.

N: Claro, no contratan a un grupo de jazz vanguardista, contratan a Alaska para que cante 'A quién le importa'. Si contrataran al grupo de jazz sí lo serían, pero contratar a Pablo Alborán es fácil. La verdad es que esa idea no sé dónde viene.

A: Hombre, supongo que viene del cine

N: Pero porque el Gobierno subvenciona al cine y el cine no hace lo que dice el Gobierno y se mosquean.

A: Pero viene de muy atrás, porque lo primero que fue subvencionado fue el cine. En su momento los músicos dijeron que por qué nosotros no, igual que los editores y los autores. Yo creo que nosotros, como artistas, sabemos que no podemos esperar nada de nadie. Que somos autónomos, sin paro y sin jubilación y si la llegamos a tenerla, es la de 300 euros. 

P: ¿Habéis visto esa polémica por la que los autores jubilados no pueden compatibilizar el cobro de sus derechos de autor y su pensión?

N: ¿Y si creas algo que no le interesa a nadie? ¿Eso es seguir creando? La gente crea hasta que se muere, lo que pasa es que a partir de un momento no interesa.

A: Sinceramente creo -otra cosa es tu salud- que 300 euros al mes lo vamos a generar en cualquier caso y no nos va a convenir nunca jubilarnos. 300 euros al mes los vamos a ganar pinchando en un bar aunque sea todos los días de la semana, entonces no nos va a convenir porque encima si después quieres hacer un disco o un libro... Es algo muy complicado esto.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Usain Bolt wins 200m Men London Diamond League 2016
Sir Geoff Hurst, third goal, World cup Final 1966. They think it's all over...
Hurst: "The ball was at least one metre over the line"

ºC

ºC