Thor Equities irrumpe en Gran Vía con pisos de lujo desde 780.000 euros
  1. Vivienda
HASTA CASI 2 MILLONES UN ÁTICO

Thor Equities irrumpe en Gran Vía con pisos de lujo desde 780.000 euros

El fondo estadounidense Thor Equities acaba de presentar en sociedad Teatro Gran Vía 30, una promoción de 28 viviendas de lujo con precios que parten desde los 780.000 euros

placeholder Foto: Teatro Gran Vía 30.
Teatro Gran Vía 30.

La Gran Vía de Madrid tiene un nuevo proyecto de lujo. El fondo estadounidense Thor Equities acaba de presentar en sociedad Teatro Gran Vía 30, una promoción de 28 viviendas de lujo con precios que parten desde los 780.000 euros hasta los casi dos millones de euros de la unidad más cara, un ático con una terraza de 90 metros cuadrados. Las viviendas ocuparán el lugar que en el pasado ocupó el Teatro Fontalba y, años más tarde, las oficinas de Banesto.

Thor Equities adquirió el edificio a Angelo Gordon en abril de 2018 por 75 millones de euros. Gran Vía 30 cuenta con una superficie de 4.800 metros cuadrados, de los cuales, casi 1.200 están disponibles para uso comercial, además de nueve plantas destinadas a uso residencial. El fondo de inversión ha llevado a cabo la rehabilitación del edificio para poner en el mercado el último gran proyecto residencial de lujo en el centro de Madrid, un producto muy escaso en la transitada y comercial Gran Vía. De hecho, desde 2013 no sale al mercado un proyecto de lujo en esta famosa avenida.

La vivienda más cara es un ático con una terraza de 90 metros y un precio de casi dos millones

La promoción está compuesta por 28 viviendas de dos o tres dormitorios, con superficies que se mueven entre los 135 y 195 metros cuadrados, siendo los áticos, las viviendas de mayor superficie y que, además, cuentan con amplias terrazas de más de 80 metros y vistas panorámicas a toda la capital española.

El rango de precios de las viviendas se mueve entre los 780.000 y 1.938.700 euros, en torno a 7.000 euros el metro cuadrado —sensiblemente por debajo de los precios del barrio de Salamanca o de Chamberí— y, como sucede en todas las promociones de lujo, el proyecto cuenta con diferentes servicios y 'amenities', pasando por el gimnasio o 'rooftop' con zona 'lounge' o 'chill out' en la parte superior del edificio.

La comercialización de las viviendas arrancó hace un par de semanas y está en manos de dos de las grandes consultoras inmobiliarias como Knight Frank y Colliers, con gran experiencia en el residencial de lujo de la capital, mientras que el proyecto cuenta con el sello de Robledo Arquitectos. Las obras del inmueble están siendo ejecutadas por la constructora ACR, mientras que se espera que la entrega de las llaves se produzca en el verano de 2022, es decir, en apenas un año.

Sin proyectos de obra nueva de lujo en Gran Vía

Tanto Colliers como Knight Frank destacan la ubicación del proyecto, en pleno centro de Madrid. "Se trata de una zona que se encuentra en pleno auge dentro de la capital, impulsada por el proyecto Centro Canalejas Madrid y la renovación de Plaza España. Asimismo, la localización de Teatro Gran Vía 30 es especialmente llamativa, al tratarse de una ubicación no típicamente residencial y una calle de las más bonitas, conocidas e importantes de la ciudad de Madrid. Además, es un formato de vivienda y de producto que no tiene competencia en la zona".

De hecho, los proyectos residenciales de lujo de la Gran Vía se cuentan con los dedos de una mano. En el número 48, en el año 2013, se construyó un edificio sobre el solar que ocupaba la antigua sede del Banco Atlántico. Con el sello del arquitecto Rafael de La Hoz, aquel fue el primer edificio de nueva construcción que se levantaba desde cero en esta famosa avenida y estaba compuesto por casi un centenar de viviendas de alto 'standing' con superficies entre 50 y más de 300 metros cuadrados y precios que oscilaban entre los 550.000 y los 3,2 millones de euros en 2011 en plena crisis. Es decir, a razón de 10.000 euros el metro cuadrado. Hace dos años, Greystar, firma que en 2017 adquirió RESA, compró el inmueble con la vista puesta en reposicionar el centenar de viviendas dentro del mercado de alquiler residencial.

Otro de los proyectos de lujo dentro de Gran Vía se encuentra situado en el número 68, el histórico edificio del Ave Fénix. Un proyecto de rehabilitación del fondo norteamericano Oaktree compuesto por 49 viviendas con precios en torno a los 10.000 euros el metro cuadrado, según publicó 'El Economista'. Pisos de uno a cuatro dormitorios y superficies de entre 79 y 247 metros cuadrados.

El proyecto Teatro Gran Vía irrumpe en el mercado en plena vuelta a la normalidad tras más de un año de pandemia y en una zona en la que destaca la enorme escasez de obra nueva lo que, según Knight Frank y Colliers, juega a favor de la comercialización de las viviendas.

"Además de por su excelente calidad, el inicio de este proyecto supone también una buena noticia para el sector inmobiliario por la continuación de la actividad, tras el parón obligado en 2020 por la pandemia", explica Carlos Zamora, socio del área residencial de Knight Frank.

placeholder Teatro Gran Vía 30.
Teatro Gran Vía 30.

"Proyectos como este ponen en evidencia la regeneración del centro de las ciudades tras la pandemia que vemos desde Knight Frank. Sus calidades y definición llamarán sin duda la atención de un comprador internacional, además del nacional, y cambiará el 'skyline' residencial de la zona centro como ya han hecho las residencias de Centro Canalejas Madrid. Poder contribuir en un proyecto como este es un motivo de orgullo para nosotros. Estamos encantados de brindar nuestra experiencia en la comercialización de estas unidades de máxima calidad", añade Zamora, quien recuerda que el edificio dispone de tres fachadas: a Gran Vía, la calle Desengaño y la calle Valverde, donde se encuentra la entrada a la promoción.

Por su parte, Luis Valdés, 'managing director' de Residential Sales Advisory en Colliers destaca cómo "la rehabilitación del Complejo de Canalejas ha actuado como activador de la demanda de vivienda residencial 'high-end' en el centro de Madrid, como ya sucediera a comienzos de la década pasada con la aparición de numerosos proyectos residenciales de obra nueva en el barrio de Salamanca, surgidos al amparo de Plaza de la Independencia 5, y que sirvieron para trasformar el barrio en el epicentro del mercado residencial de lujo en Madrid. Hoy, el centro de la capital es un destino para redescubrir, por la arquitectura de sus edificios, sus lugares emblemáticos como la Puerta del Sol, el Parlamento, los hoteles de lujo que lo circundan, sus tiendas históricas y sus bares y restaurantes", añade.

En opinión de Valdés, "el conjunto de sus atractivos hacen de esta zona la más vibrante y cosmopolita de la capital, conectando con un perfil de comprador antes desconocido que valora el hecho de poder vivir en el centro mismo de la ciudad con todo tipo de comodidades. Teatro Gran Vía 30 se ha concebido para satisfacer las necesidades de este nuevo comprador y de todo aquel que desee redescubrir el centro de Madrid".

Potenciales compradores

Respecto al futuro comprador de estas viviendas, desde Knight Frank y Colliers aseguran que se han realizado varias reservas, pero no han revelado el número exacto. No obstante, en lo que sí han insistido Valdés y Zamora es en que el perfil de la demanda responde a inversores internacionales y nacionales de provincia, no residentes en la capital.

"Creemos que el público va a ser mixto entre inversor y usuario final. No vemos a familias con hijos viviendo en este tipo de promociones, pero sí inversores para alquilar y también para uso final tanto nacionales como internacionales. Algunos serán puros inversores y otros serán usuarios finales por temporadas", han asegurado.

Por otra parte, respecto a la ausencia de 'parking' en el proyecto, ambos expertos consideran que "no es un hándicap. Es muy difícil encontrar edificios céntricos con 'parking'. De hecho, los potenciales compradores que están estudiando el producto no lo están viendo como un punto negativo. Al contrario, por su ubicación, es un proyecto que según sales de casa tienes a mano todos los sistemas de movilidad existentes, desde el 'carsharing', los patinetes eléctricos, Uber o Cabify. Además, los no residentes en Madrid no tienen la necesidad de tener coche".

Un edificio con historia

Gran Vía fue construido entre 1920 y 1924 por los arquitectos José López Sallaberry y Teodoro de Anasagasti Algán, por encargo del marqués de Fontalba y Cubas.

Según recoge la Dirección General de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid, el proyecto contemplaba un edificio de viviendas que incluía un teatro que fue bautizado provisionalmente como Olimpia -el mismo nombre que se daría en planos al futuro Palacio de la Música-, pero que terminaría llamándose Fontalba en referencia directa a su promotor; siendo el primer edificio de espectáculos que se construiría en la nueva Gran Vía, cuyo coautor fue el propio López Salaberry.

Con un aforo de 1.246 plazas, el teatro fue gestionado por Tirso Escudero con dirección artística del dramaturgo Eduardo Marquina y fue inaugurado el 20 de octubre de 1924 con La virtud sospechosa de Jacinto Benavente. Durante la II República el teatro fue rebautizado como Teatro Popular, y al cambiar de dueño en 1949, pasó a denominarse Teatro Álvarez Quintero. Cerró definitivamente sus puertas definitivamente en 1954.

Cinco años después se construía en su lugar el Banco Coca, absorbido por Banesto, que reconvirtió el edificio en oficinas. Entre 1989 y 1992, el edificio fue ampliado y reformado por Federico Echevaría Sainz.

 

Casas de lujo Vivienda precio Vivienda Sector residencial Mercado inmobiliario Knight Frank Colliers
El redactor recomienda