Acciona se hace fuerte en Pozuelo con la compra de una gran bolsa de suelo a Urbis
  1. Vivienda
VALORADA EN 10,7 MILLONES

Acciona se hace fuerte en Pozuelo con la compra de una gran bolsa de suelo a Urbis

Con esta adquisición, Acciona se hace fuerte en este ámbito, donde figuran como propietarios de suelo Culmia, Pryconsa, Metrovacesa, Vía Célere, Tavie Investment e iKasa

placeholder Foto: ARPO.
ARPO.

Acciona Inmobiliaria toma posiciones en el Área de Reparto Pozuelo Oeste (ARPO), la gran bolsa de suelo aún por desarrollar en Pozuelo de Alarcón, el municipio más rico de España. La compañía se ha impuesto en la puja de los terrenos de la quebrada Reyal Urbis en este municipio, tal y como confirman a El Confidencial diferentes fuentes del sector.

En concreto, se trataría de un lote compuesto por 12 parcelas valoradas en 10,7 millones de euros, una superficie de unos 74.500 metros cuadrados y una edificabilidad de unos 21.800 metros, sobre los que se podrán construir unas 200 viviendas. Las mismas fuentes, que cifran entre 900 y 1.000 euros el dinero pagado por el metro cuadrado, aseguran que la compañía se ha hecho con suelo para construir 74 viviendas libres, 123 protegidas, una parcela de terciario de uso comercial y otras tres parcelas para viviendas unifamiliares. La subasta pública extrajudicial arrancó el 18 de noviembre y finalizó el pasado 19 de enero.

Con esta adquisición, Acciona Inmobiliaria se hace fuerte en este ámbito, donde también figuran como propietarios de suelo Culmia (antigua SDIN Residencial, propiedad Oaktree), Pryconsa, Metrovacesa, Vía Célere, Tavie Investment —un grupo inversor chileno— e iKasa. Todos ellos son propietarios de una gran bolsa de suelo en la Comunidad de Madrid, de seis millones de metros cuadrados, que permitirá levantar 5.500 viviendas entre distintos usos de vivienda libre, protegida, residencial en baja densidad y unifamiliar.

Acciona se ha hecho con suelo para 74 viviendas libres, 123 VPO y unifamiliares

Estos terrenos están, desde hace más de una década, en el punto de mira del sector promotor, pero también de buena parte de la demanda con un alto poder adquisitivo que, ante la falta de suelo en el municipio y de viviendas de obra nueva en construcción, se ha visto desplazada hacia otros municipios cercanos, como Boadilla del Monte, Las Rozas o Majadahonda.

Además, en una coyuntura como la actual, de incertidumbre y crisis, y con un mercado residencial que desde 2019 ha dado muestras de debilidad, a su favor juega que no es un desarrollo inminente, puesto que aún faltan ciertos trámites urbanísticos, como la aprobación del proyecto de urbanización, así como la construcción del colector de aguas pluviales, indispensable para cubrir las necesidades de los nuevos vecinos.

Foto: Imagen aérea de ARPO.

La construcción de este último, cuyo coste se calcula entre 50 y 60 millones de euros, ha sido ya adjudicada a una UTE, y es el paso previo a la urbanización y construcción de las viviendas. Su coste deberán asumirlo, en gran medida, los dueños del suelo. El 58%, algo más de 30 millones, y el resto —unos 25 millones—, otros titulares de los terrenos y el ayuntamiento del municipio.

En los últimos años, ARPO ha recibido un importante impulso. Hace dos años, el desarrollo consiguió luz verde al proyecto de reparcelación, un trámite urbanístico que provocó las primeras ventas de suelos. Ahora, dos años después, vuelve a haber movimientos. Y es que, hasta la reparcelación, cada uno de esos propietarios —aglutinados bajo la Junta de Compensación— tenía un porcentaje sobre el total del terreno, pero con la reparcelación, cada uno de ellos ya es propietario de una o varias parcelas, lo que, según fuentes inmobiliarias consultadas, favorecerá las transacciones de suelo, como en su día sucedió con otros ámbitos, como Valdebebas.

Varias transacciones desde 2018

Y así ha sucedido con las parcelas de Reyal Urbis, compañía que, tras dos refinanciaciones de deuda y la imposibilidad de alcanzar un tercer acuerdo de refinanciación, presentó concurso voluntario de acreedores en marzo de 2013. Cuatro años más tarde, el 1 de septiembre de 2017, el juzgado notificó la apertura de su fase de liquidación y, en noviembre de 2020, el Colegio de Procuradores de Madrid iniciaba el procedimiento de subasta extrajudicial de estos activos, incluidos los suelos de ARPO.

Foto: Rafael Santamaría.

Por otro lado, la compra de Acciona Inmobiliaria pone de manifiesto su apuesta por el mercado residencial. Después de haber intentado, hace cinco años, desprenderse de su negocio inmobiliario, la inmobiliaria ha apostado de nuevo por la promoción de viviendas. Y lo ha hecho con fuerza. Hace justo un año, sin ir más lejos, firmaba con Hines un acuerdo de 63 millones para promover 400 viviendas en Valdebebas en régimen de alquiler, un segmento del mercado en el que todas las grandes promotoras están tomando posiciones. Asimismo, según fuentes del mercado, esta compra le permitirá reforzar su presencia en los mercados con mayor potencial de Madrid.

El movimiento de Acciona no es el único. En 2018, ya se produjeron operaciones sonadas en el ámbito. Santander, Iberdrola y Servihabitat vendieron parte del suelo a Twin Peaks Capital, a varios inversores chilenos y a Okatree.

Las primeras grúas, en cuatro años

¿Habrá más ventas de suelo? Hace un año, algunos de los grandes propietarios de suelo en ARPO, como Pryconsa, Metrovacesa, iKasa o Vía Célere, explicaban a El Confidencial su intención de promover sus propias viviendas: iKasa, por ejemplo, lanzó hace varios meses dos fases de vivienda protegida en altura de 80 y 72 unidades, respectivamente.

Con reservas del 70%, desde la compañía aseguran que tienen una lista de espera de más de 3.000 personas. Y es que, como suele suceder en todos los nuevos desarrollos, la primera en llegar será la vivienda protegida y posteriormente la libre. Los expertos consultados calculan que las primeras grúas podrían llegar en tres y cuatro años y la entrega de las primeras viviendas, en seis, aproximadamente.

ARPO es el mayor proyecto urbanístico del municipio y uno de los más importantes de Madrid. Sus terrenos suman más de seis millones de metros cuadrados sobre los que está proyectada la construcción de 5.500 viviendas, de las cuales 2.900 tendrán algún tipo de protección. Además, el proyecto contempla casi 86.000 metros cuadrados edificables para uso terciario y equipamientos privados. Pozuelo de Alarcón es, por otra parte, un municipio con una gran demanda. Es el municipio más caro por sus precios medios para comprar casa en Madrid debido a la falta de oferta de obra nueva así como a una oferta de segunda mano muy limitada.

Acciona Inmobiliaria ARPO Pozuelo de Alarcón Sector residencial Mercado inmobiliario
El redactor recomienda