EN 2018 SE SUPERARÁN LAS 10.000 VIVIENDAS

Vivienda y Brexit: los británicos vuelven a comprar casa en España, pero de 2ª mano

En 2018 volverán a superarse las 10.000 transacciones que, aunque aún están muy lejos de las cifras de 2007, han superado incluso las cifras anteriores al estallido de la burbuja

Foto: Turistas disfrutan de la playa de Benidorm. (A.P.)
Turistas disfrutan de la playa de Benidorm. (A.P.)

El verdadero problema de los promotores en España no es tanto el impacto del Brexit en el número de viviendas vendidas a británicos, sino el cambio de preferencias en ese mercado. Tras el pequeño bache registrado en 2017, a raíz del referéndum que aprobó la salida del Reino Unido de la Unión Europea, lo cierto es que la compra de viviendas por parte de ciudadanos británicos en nuestro país ha recuperado los niveles en los que se encontraba en la etapa previa al Brexit.

En 2018 previsiblemente volverán a superarse las 10.000 transacciones que, aunque aún están muy lejos de las cifras de 2007, cuando se batieron todos los récords con algo más de 17.700 compraventas, se han superado incluso las cifras de 2006, dos años antes de que la burbuja inmobiliaria saltara por los aires.

Sin embargo, aunque en términos absolutos las cifras invitan al optimismo, incluso sirven de argumento para que los promotores descarten un fuerte impacto del Brexit en las transacciones, lo cierto es que hay dos datos que invitan, al menos, a la reflexión.

Por un lado, es cierto que la compra de viviendas por parte de británicos se encuentra en niveles de hace más de una década. Sin embargo, a diferencia de lo que sucedía antes de 2014, estos adquieren en la actualidad muchísimas más viviendas de segunda mano que de obra nueva, como se puede apreciar en el gráfico. Un cambio de tendencia que coincidió con el inicio de la recuperación inmobiliaria en España y el arranque alcista de los precios. Y esta es una tendencia que se repite con el resto de nacionalidades.

De tal manera que, aunque a nivel global las noticias son positivas porque los extranjeros en general, y los británicos en particular, siguen comprando casas en España, la inmensa mayoría son casas de segunda mano lo que, sin duda, es una mala noticia para el sector promotor que durante los últimos dos años se ha lanzado a promover en la costa. Para muestra, un botón. El pasado mes de diciembre se celebró Simed, la feria inmobiliaria de Málaga, termómetro del sector promotor e inmobiliario en la zona. El evento acogió 160 expositores y una oferta de 22.000 viviendas.

Precios elevados y falta de producto

¿A qué se debe este cambio de tendencia? Durante los años más duros de la crisis, la abrupta caída de precios permitió a muchos extranjeros comprar una casa nueva en España a precios de derribo. Muchas de estas viviendas estaban en manos de la banca que decidió darles salida mediante fuertes rebajas de precios.

A partir de 2014, sin embargo, se produjo un punto de inflexión. Los precios de las viviendas comenzaron a tocar suelo en muchas localizaciones y los precios comenzaron a subir. Según datos de la tasadora Tinsa, desde los mínimos poscrisis, los precios han aumentado casi un 20% en las zonas costeras. Los fuertes incrementos experimentados y la falta de oferta han provocado que la demanda se haya decantado por el producto de segunda mano. Una situación que se observa en todo el país, donde las ventas de segunda mano suponen ocho de cada diez transacciones.

Por otro lado, también se ha reducido significativamente el peso de los británicos sobre el conjunto de extranjeros que compran casa en España.

Como se puede apreciar en el gráfico superior, en 2008, los británicos llegaron a acaparar casi el 40% de las operaciones realizadas por extranjeros en España. Actualmente, dicho porcentaje, apenas supone el 15%, si bien, sigue siendo la nacionalidad que más viviendas adquiere en nuestro país, muy por delante de franceses y alemanes.

Ni alemanes ni franceses juntos compran tantas casas en España como los británicos por lo que, si como dice el Fondo Monetario Internacional (FMI), los precios de la vivienda evolucionan al unísono en los distintos países y las principales ciudades del mundo —lo que denomina la sincronicidad de los precios mundiales de la vivienda—, la posible amenaza del mercado inmobiliario español no solo habría que buscarla en Reino Unido. También en Francia o Alemania.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios