JULIO TOUZA TRABAJA MANO A MANO CON LOS CAPRILES

¿Quién ha diseñado los pisos de lujo más caros de Madrid?

Los grandes proyectos de viviendas de lujo del centro de Madrid llevan su firma, pero su labor va incluso más allá que el diseño de las que serán las casas de los millonarios

Foto: Españoleto 19.
Españoleto 19.

Los grandes proyectos de viviendas de lujo del centro de Madrid llevan su firma, pero su labor va incluso más allá del diseño de las que serán las futuras casas de los millonarios. Mantienen línea directa con el Ayuntamiento a la hora de gestionar licencias y a ellos acuden los grandes fondos de inversión internacionales antes de firmar una gran operación inmobiliaria.

Julio Touza, Rafael de la Hoz, Rafael Robeldo, Carlos Lamela, Ricardo Landaluce o Bueso Inchausti Rein Arquitectos están detrás de los grandes proyectos de súper lujo de la capital: Españoleto 19, Santa Isabel 21, José Abascal 48, Fernando VI 19, Lagasca 99 o Canalejas.

El camino, sin embargo, no ha sido, precisamente, un camino de rosas. El estallido de la burbuja inmobiliaria también hizo saltar a los estudios de arquitectura por los aires y solo los más fuertes y, sobre todo, aquellos que tienen un 'track record' muy reconocido, han conseguido salir adelante y posicionarse en un mercado que ha resurgido de sus cenizas con más fuerza que nunca: el de las viviendas de alto 'standing'.

"Venimos de una época de crisis. Quien ha conseguido perdurar es aquel que ha sabido hacer bien las cosas. Hemos sobrevivido una serie de estudios de referencia. Ahora, el mercado es mucho más selectivo y en la rehabilitación se necesita una experiencia, tanto técnica como administrativa, muy concreta, para poder sacar adelante los proyectos o para saber si estos serán viables o no".

Españoleto 19.
Españoleto 19.

Quien habla es Julio Touza, hijo de Julio Touza Rodríguez, fundador de uno de los grandes estudios de arquitectura de España: Touza Arquitectos. Ellos están en los grandes proyectos de lujo del centro de Madrid: Españoleto 19, Infanta Isabel 21, Tirso de Molina 8, Ferraz 41... Tanto padre como hijo se han codeado con las principales fortunas latinoamericanas, protagonistas indiscutibles del 'boom' que han experimentado estos proyectos en la capital.

Con Gran Roque Capital, vehículo de inversión inmobiliaria del venezolano Miguel Ángel Capriles, se han embarcado en Españoleto 19 y Fernando VI, mientras que con los argentinos detrás de 1810 Capital Investment -Jorge Pepa, hermano de Juan Pepa, exresponsable de Lone Star en España y Francis Btesh-, trabajan en varios proyectos en el barrio de La Latina.

"Tras la crisis aparecieron los fondos extrajeros y se encontraron con estudios con experiencia y estructuras más pequeñas, pero mucho más selectivos. Ya habíamos hecho proyectos de rehabilitación en Recoletos, en la calle Alcalá, Plaza de las Cortes, Génova o Eduardo Dato. Ya veníamos de una experiencia previa, liderada por mi padre. No solo para vivienda, sino también en restauración, como la reforma del restaurante Ramses de Philippe Starck. Cuando estos fondos llegaron a España, no había muchos estudios de arquitectura entre los que elegir y nosotros fuimos los elegidos".

Codo con codo con inversores internacionales

Uno de los primeros proyectos tras el estallido de la crisis arrancó cuando el mercado comenzaba a tocar fondo. Fue José Abascal 48, un edificio adquirido en nombre de un inversor extranjero gestionado por el fondo inmobiliario Shaftesbury Asset Management Group, con sede en Luxemburgo. Un auténtico reto para Touza Arquitectos, puesto que su reforma había quedado totalmente paralizada tras la crisis y era necesario reposicionar el proyecto, adaptarlo a la demanda en cuanto a tamaño, en cuanto a calidades y en cuanto a concepto.

El más reciente sobre la mesa de Julio Touza lleva sello venezolano. Españoleto 19 es uno de los proyectos con más caché de Almagro, la mejor zona de barrio de Chamberí, un distrito que conseguido desplazar al de Salamanca del foco comprador por una oferta de obra nueva más extensa y unos precios algo más asequibles. El edificio data de principios de siglo -1903-1905- y el proyecto ha conservado su morfología original. Es bastante reconocible tanto en su fachada como en buena parte de su estructura e interiores.

Españoleto 19.
Españoleto 19.

"La distribución es característica de la arquitectura residencial de principios del siglo XX para la alta burguesía, lo que atestiguan el amplio tamaño de su portal, elemento protegido que se recupera íntegramente, al igual que su amplia e importante escalera, muy característica de la época y que se repite en sus pisos principales y también se rehabilita", explica Julio Touza.

El proyecto se compone solamente de 9 viviendas, entre 250 y 350 metros cuadrados y entre 2 y 3 millones de euros. Todas ellas con el sabor del pasado: techos altos, puertas regias, contraventanas de librillo y las comodidades del siglo XXI, como gimnasio, sauna, jacuzzi o sala de relajación, además plazas de garaje.

Muchos de estos estudios de arquitectura se han entendido a la perfección con estos grandes fondos, quienes han confiado casi ciegamente en ellos en la fase o estudio previo de la operación, para estudiar las limitaciones urbanísticas de los proyectos. "Al trabajar codo con codo con el Ayuntamiento de Madrid sabemos cuáles pueden ser expedientes complicados y que llevarán un tiempo o cuáles no. Y eso lo valoran muchísimo los fondos a la hora de cerrar o no una operación", concluye Touza.

Rafael de la Hoz es otro de los arquitectos escogidos. Su apellido está ligado a la que, posiblemente, es la promoción de lujo por excelencia de la capital o, al menos, la que más expectativas ha generado: Lagasca 99, el único -al menos por ahora-, proyecto de obra nueva -no rehabilitación- que se está levantando en el barrio de Salamanca.

Españoleto 19, Lagasca 99, Canalejas...

Uno de sus áticos, pulverizó todos los récords ya que por sus 600 metros cuadrados se pagaron unos 11 millones de euros. Es decir, en torno a 18.000 euros el metro cuadrado, un precio nunca visto en España, y solamente superado por los 20.000 euros que pagó el empresario gallego Amancio Ortega por otro ático frente al Tribual Supremo, propiedad de Mabel Capital, sociedad de inversión inmobiliaria en la que participan Abel Matutes y su socio, Manuel Campos y el tenista Rafa Nadal.

El sello de De la Hoz está tanto en el interior como en el exterior de sus 44 viviendas. Su fachada de diseño está pensada para ser disfrutada también por los viandantes gracias a su sistema de dos pieles. La primera, de vidrio, con esquinas en chaflán típicas de la arquitectura de principios del XX; y la segunda, con pilastras de piedra Travertino y madera de merbau traída desde Indonesia.

Lagasca 99.
Lagasca 99.

También han generado muchísimas expectativas las 22 lujosas viviendas -a partir de 13.000 euros el metro cuadrado- que acogerá el futuro complejo Canalejas, que lleva el sello de Carlos Lamelas, y que contará con el primer hotel Four Seasons de España y 15.000 metros cuadrados de galería comercial distribuidos en tres plantas. La conservación de las fachadas de los siete edificios existentes que engloba el proyecto, alguno de ellos de principios del siglo XIX, ha sido uno de los retos arquitectónicos a la hora de crear un complejo único que, además, se enfrentaba a la complejidad que suponía realizar un edificio "híbrido", con diferentes usos.

Otros, como Rafael Robledo, están detrás de Serrano 7. La venta de su ático de 600 metros supuso un punto de inflexión en el mercado de lujo de la capital. Por él, un inversor nacional pagó 9 millones de euros. El precio unitario más alto pagado por una vivienda en altura tras la crisis. El récord apenas le duró seis meses ya que se lo arrebató, precisamente, Lagasca 99.

Al trabajar codo con codo con el Ayuntamiento sabemos qué expedientes pueden ser complicados y cuáles no

El edificio en cuestión se ubicaba en una promoción propiedad del fondo británico Rockspring. Tras sufrir la parálisis inmobiliaria y el frenazo del apetito comprador de la demanda, resurgió de sus cenizas en 2015, al igual que José Abascal 48, cuando la recuperación del mercado parecía un hecho. El fondo decidió acometer una profunda remodelación del inmueble manteniendo la fachada y conservando en la medida de lo posible características originales del edificio. Y en octubre de 2015 arrancó, con el sello de Robledo.

Otro de los arquitectos de reconocido prestigio entre los inversores nacionales e internacionales es Ricardo Landeluce, a través de su estudio Hans & Abaton. Uno de sus últimos proyectos, Alfonso X -vendido al 90%- de los italianos Italinmuebles y los hispanosuizos Stoneweg, ha ganado el premio Asprima 2018 a la mejor actuación inmobiliaria en vivienda de España. Su activo estrella, al igual que todas las promociones de lujo, es su ático.

Otro de los estudios que resurgen al indagar sobre la firma de otros proyectos de lujo es el de Bueso-Inchausti Rein, fundado en 1983 por los arquitectos Alejandro Bueso-Inchausti, Jorge Bueso-Inchausti y Pablo Rein. El número 3 de la calle López de Hoyos, en pleno barrio de Salamanca, una de las zonas más cotizadas para vivir de Madrid, lleva su sello. Una promoción que llegó a acoger ático más caro a la venta en la España de la burbuja. Un inmueble que en 2008, cuando la fiesta tocó a su fin, se intentó vender a precio de coste.

La firma de este estudio de arquitectura estará también en las futuras viviendas que se están construyendo sobre la antigua sede de RTVE en Paseo de la Habana, uno de los últimos en sumarse a la selecta lista de proyectos de lujo. Once viviendas con superficies de 265 a más de 300 metros cuadrados cuyos precios rondarán los 7.000 euros el metro cuadrado.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios