La crisis acaba con el caché de los arquitectos: cobran 15.000 euros/año
  1. Vivienda
MENOS INGRESOS, MÁS PARO Y MÁS SITUACIONES IRREGULARES

La crisis acaba con el caché de los arquitectos: cobran 15.000 euros/año

"Estudio de arquitectura de prestigio internacional busca arquitecto para llevar la dirección del equipo del estudio. La entrevista será llevada a cabo en inglés. Por favor,

placeholder Foto: La crisis acaba con el caché de los arquitectos: cobran 15.000 euros/año
La crisis acaba con el caché de los arquitectos: cobran 15.000 euros/año

"Estudio de arquitectura de prestigio internacional busca arquitecto para llevar la dirección del equipo del estudio. La entrevista será llevada a cabo en inglés. Por favor, absténganse de enviar CV si no se reúnen todas las aptitudes requeridas: ser nativo español o española, edad entre 30-40 años, arquitecto superior, máster de proyectos o cursos de doctorado completados, entre 5 y 10 años de experiencia en dirección de obra y en proyectos de alto con referencias de estudios de calidad reconocida, buena presencia diaria, alto nivel de inglés, flexibilidad y disponibilidad total en función de las necesidades del estudio sin atención a horarios ni días laborables, dominio de herramientas CAD, Autocad y/o Archicad, dominio de herramientas de retoque fotográfico. Se valorarán los conocimientos de gestión de obra, un segundo o tercer idioma -italiano, francés, alemán, portugués, chino- así como nociones de contabilidad. Salario bruto mínimo de 16.000 euros anuales y máximo 24.000. Tipo de contrato: autónomo, colaboración".

Es la oferta de trabajo que ha encendido la mecha de la indignación de cientos de arquitectos que, a través de las redes sociales y diversos blogs han comenzado a alzar sus voces pidiendo el fin de la explotación y devaluación de la arquitectura y sus profesionales y poniendo una vez más de manifiesto el poder que puede llegar a ejercer la red sobre la opinión pública. La oferta de empleo, publicada inicialmente en la página web del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) y tras varias modificaciones posteriores -subida del sueldo mínimo a 22.000 euros o cambio de contrato a indefinido- de las que se hacía ayer eco este blog,  ya ha sido dada de baja por el Colegio ante la avalancha de críticas recibidas.

Ha sido, posiblemente, la gota que ha colmado el vaso. Anuncios como éste no son aislados para un sector, el de los arquitectos, que se ha visto sacudido duramente por la crisis financiera y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. El desempleo entre estos profesionales ha aumentado de manera vertiginosa, los salarios se han reducido fuertemente, al tiempo que proliferan las situaciones irregulares en la contratación, según un estudio presentado este fin de semana por el Sindicatos de Arquitectos (SARQ) realizado a partir de encuestas a 1.050 arquitectos no colegiados.

De la misma manera que sucedió con informáticos y 'telecos' tras el pinchazo de las puntocom, los arquitectos han sido uno de los damnificados una vez desinflada la burbuja inmobiliaria en España. 

"La mayoría de las ofertas de empleo piden varios años de experiencia, títulos, mucha formación y conocimientos con un salario ligeramente superior al que cobrarías trabajando de becario", se lamenta Paula, una joven arquitecto que trabaja como autónoma en un estudio a media jornada por 800-1.000 euros al mes. 

Su situación no es excepcional. "Somos muchos los arquitectos que acabamos trabajando como autónomos porque no nos queda otra opción. Como autónomos pero sin contrato, según la disponibilidad del estudio", reconoce y añade que para poder llegar a fin de mes, muchos, como ella, se ven obligados a buscar trabajos que nada tienen que ver con su formación: desde camareros hasta profesores de dibujo en colegios privados. 

Los datos de SARQ ponen de manifiesto la precariedad del sector: uno de cada cuatro arquitectos trabaja bajo la figura ilegal de falso autónomo, "utilizada para encubrir una relación laboral empleado-empleador simulando que es una relación mercantil empresario-cliente". El 85% de los encuestados en esta situación reconoce que aceptó esta relación labora porque lo que dieron otra alternativa, mientras que un 10% asegura que era eso o el despido. 

"El mayor problema ante estas situaciones es que la necesidad provoca que al final alguien acabe aceptando condiciones como ésta y como las del anuncio, lo que termina por perjudicar al conjunto de la profesión", apunta Paula.

Frente a los falsos autónomos, el resto trabaja por cuenta ajena (33%) o por cuenta propia (34%), mientras que el 8% restante son becarios o trabajadores en prácticas. Otros tienen menos suerte. El 26% de los más de 1.000 encuestados asegura estar en el paro -unos 277-. De estos, casi el 32% lleva entre uno y tres años en esta situación, mientras que casi el 30%, lleva sin trabajo entre 6 y doce meses. Más dramática es la situación para el 2,3% de ellos, que lleva más de tres años sin encontrar un trabajo relacionado con su formación o la de aquellos (el 14%) que a pesar de tener trabajo, ése no es acorde a su formación de arquitecto.

"Yo, en realidad, estoy haciendo labores administrativas que podría hacer cualquier secretaria. Es verdad que por mi formación tengo más conocimiento sobre licencias y hablo con mayor propiedad con los jefes de obra, pero la verdad es que lo que yo hago casi lo podría hacer cualquiera", señala Paula. 

'Tijeretazo' a los salarios

Al fuerte incremento del desempleo entre los arquitectos se suma la fuerte reducción de salarios y muchos de los que han encontrado un nuevo empleo lo han hecho en condiciones mucho peores que hace un año. Las cifras son reveladoras: más del 60% de los que trabajan en España han visto reducido su salario en el último año como consecuencia de la crisis, porcentaje que duplica el del año anterior. 

El salario medio anual de los profesionales de la arquitectura se sitúa en los 15.842,89 euros brutos anuales mientras que para los profesionales que declaran trabajar fuera de España el salario asciende hasta los 24.564,71 euros.

Casi un 20% percibe unos ingresos entre los 6.600 y los 15.000 euros brutos anuales, mientras que los que ganan entre 15.000 y 21.000 representan el 18%. Apenas un 4% de los encuestados percibe entre 27.000 y 39.000 euros brutos anuales, mientras que tan sólo un 1,9% cobra más de 39.000.

"Yo estoy ganando entre 800 y 1.000 euros al mes cuando hay becas de la universidad por media jornada en torno a los 600 y 800 euros. Yo estoy ganando unos 10 euros la hora cuando lo normal sería de 16 a 20 euros".