Es noticia
Menú
Marco Colomer, el hombre que mantuvo a Pryconsa a salvo de la hecatombe del ladrillo
  1. Vivienda
PROMOTORA CON MEDIO SIGLO DE VIDA

Marco Colomer, el hombre que mantuvo a Pryconsa a salvo de la hecatombe del ladrillo

Rara es la vez que se sienta ante un auditorio a rebosar para ofrecer su opinión sobre un mercado, el inmobiliario, al que ha dedicado toda su vida y que conoce a la perfección

Foto: De iz. a drcha. Marco Colomer, presidente de Pryconsa; Ignacio Garralda, presidente de Mutua y Donato González-Sánchez, presidente de SG España.
De iz. a drcha. Marco Colomer, presidente de Pryconsa; Ignacio Garralda, presidente de Mutua y Donato González-Sánchez, presidente de SG España.

Su presencia en los grandes foros inmobiliarios suele pasar totalmente desapercibida y rara es la vez que se sienta ante un auditorioa rebosar para ofrecer su opinión sobre un mercado, el inmobiliario, al que ha dedicado toda su vida y que conoce a la perfección.De ahí que su participación la semana pasada en CaixaForum en unas jornadas inmobiliarias organizadas por la patronal del sector en Madrid, Asprima y CaixaBank,generase una enorme expectación.

Y no es para menos. Marco Colomerpreside y dirige Pryconsa, una de las grandes supervivientes del 'batacazo' inmobiliario. Unapromotorade las de toda la vida. Un negocio familiarqueheredó junto a su hermano, José Luis -másvolcado en la fundación-,y que en la actualidaddespiertala "envidia sana" de todo el sector. Y no es para menos ya que no sólo ha conseguido mantener a flote la compañía, sino que ha logrado que salga fortalecida de la peor crisis inmobiliariade nuestra historiaconvirtiéndose, hoy en día,en una de las mayores promotoras de viviendas de España.

Son muy pocos los profesionales del sector que le conocen a fondo. "Es un gran profesional,con un enorme conocimiento del sector inmobiliario en todos los sentidos. Controla los temaslegales, financierosy, por supuesto, todo lo relacionado con la promoción de viviendas", comentaun promotor que prefiere permanecer en el anonimato. "No encontrarás fotos suyas, ni declaraciones en prensa. Es una persona muy celosa de su intimidad.Es muy difícil conocerle más allá de su faceta profesional".

Una compañía sin deudas

Pero, ¿cómo ha conseguido evitar la hecatombe inmobiliaria?La clave ha sido mantener a raya las deudasde la compañía sin cometer las locuras y los excesosque han llevado a la quiebra a tantas promotoras en España. Unapolítica de muy bajoendeudamiento llevada hasta el extremo tanto en Pryconsa como en las demás compañías que conforman el negocio familiar.

De hecho, la promotora no solo ha salido de lacrisis sin deudas, sino que lo ha hechocon la capacidadeconómica suficiente para participar en la puja de algunos de los proyectos residenciales más importantes de la capital yembarcarseen operaciones de gran calado. "Su capacidad para comprar suelo y levantar promociones a pleno pulmón, sin apenas necesidad de financiación, con fondos propios,es envidiable", asegurael directivo de otra promotora.

Con 50 años recién cumplidos, Pryconsa lleva a susespaldas más de 50.000 viviendas entregadas y hoy en día puede presumir de vender pisos alos nietos de sus primeros clientes. "Es un promotor de la antigua escuela, agresivo en los negocios perocumplidor de su palabra, personalista,intuitivoy muy ejecutivo. Es decir, le gusta estar al tanto de todo lo que sucede en su compañía e involucrarse en todos y cada uno de los proyectos por los que apuesta", añade otrogestor.

De ahí, por ejemplo, que estuviera presente en la subasta que convocó a finales de 2014 el Ministerio de Defensa para pujar por el famososolar situado en la calle Raimundo Fernández-Villaverde. En aquella subasta, Pryconsa fue la más prudente de los postores, quizá porque intuía las complicaciones urbanísticas a las que tendría que enfrentarse para sacar adelante el proyecto, tal y como le está sucediendo a la gestora Domo. Aquel 5 de noviembre de 2014, Colomer puso sobre la mesa 95,6 millones de euros, por debajo de los 102,2 millones de Ferrovial, los 103 de Construcciones Amenabar y, muy por debajo de los 111 millones que ofertó la compañía que preside Feliciano Conde.

Fue también, otra gestora, la que le arrebató en subasta pública otro de lossolares más codiciados de la capital, las cocheras de Cuatro Caminos.También a finales de 2014 ytambién con importantes problemas urbanísticos que podrían llevar a la quiebra a la cooperativa.

Pujó sin éxito por el solar de Raimundo Fernández-Villaverde y el de Cuatro Caminos y se quedó con los antiguos Estudios Buñuel de RTVE a finales de 2015

Sí consiguió, por el contrario, quedarse con losEstudios Buñuel de RTVE por 35,2 millones de euros a finales del año pasado,donde ya ha comenzado los trabajos de demolición ydonde en brevese levantará una promoción de 90 viviendas de lujo cuyos precios podrían llegar a alcanzar hasta 1,8 millones de euros. Aunque, sin duda, una de las operaciones más sonadas de Pryconsa se cerraba apenas unos díasantes de despedir 2015. La veterana promotora madrileñacompraba a laJunta de Compensación de Valdebebas14 parcelas por 56,7 millones de euros.

Algo más de92.000 metros cuadrados de suelo edificable donde se construirán entre 900 y 1.000 viviendas protegidas. Una operación de la queno quiere presumir,a pesar de ser una de las más importantes firmadas en la capital en los últimos años. "Felicítame cuando hayamos entregado todas las viviendas", asegura a El Confidencial.

Pryconsa, con activos valorados en 800 millones de euros, es el lado más visible de un entramado de casi una veintena de empresas en las que Colomer ostenta distintos cargos de responsabilidad. La promoción es, de hecho, uno de losdos pilares del negocio familiar.El otro es el brazopatrimonialistade la socimiSaint Croix Holding Immobilier, cuyos activos están valoradosen 300 millones de euros, según ha podido saber El Confidencial.En ambos casos, "con un nivel de endeudamiento realmente bajo", asegura otro experto del sector que prefiere mantener el anonimato.

Durante su participación en las jornadas inmobiliarias de la semana pasada, Colomer dejó ver cuál es su opinión sobreel sector al que ha dedicado toda su vida. No solo renegó de toda aquella financiación a corto plazo para proyectos que podrían no tener salida en el mercado en 10 o 15 años, también mostró su temora que en el medio plazo vuelvan las prácticas especulativas al sector yque provoquen un incremento del precio del suelo, como ya ocurrió en la última 'burbuja' inmobiliaria.

En su opinión, "no hay tanto suelo por el que merezca la pena apostar donde se está vendiendoy me preocupaque los inversores estén entrando al mercado de suelo para retenerlo y especular con él".En este sentido, se muestra partidario de frenar la especulación desde el ámbito fiscal, abogando porque la fiscalidad sea más favorable al negocio industrial, es decir, para aquellos que se dedican a promover y no a especular.

Asimismo, se postulacomo un firme defensor de la vivienda en propiedadcomo vehículo de ahorro."Por una cuestión de sanidad económica", teniendo en cuenta que el futuro de las pensiones públicas es incierto y podría darse el caso de que un jubilado que viviese de alquiler tuviera que destinar la mayor parte de su prestación al pago de las rentas.

¿Tardará mucho en volver a mover ficha?

Su presencia en los grandes foros inmobiliarios suele pasar totalmente desapercibida y rara es la vez que se sienta ante un auditorioa rebosar para ofrecer su opinión sobre un mercado, el inmobiliario, al que ha dedicado toda su vida y que conoce a la perfección.De ahí que su participación la semana pasada en CaixaForum en unas jornadas inmobiliarias organizadas por la patronal del sector en Madrid, Asprima y CaixaBank,generase una enorme expectación.

Pryconsa
El redactor recomienda