CUATRO MESES DE LARGA ESPERA PARA FIRMAR

La odisea de comprar casa a un fondo buitre

“Ya me diréis cuándo queréis firmar porque nada más que hacen mandarme correos los de Bankia preguntándome qué pasa con la operación”

Foto: La odisea de comprar casa a un fondo buitre

“Ya me diréis cuándo queréis firmar porque nada más que hacen mandarme correos los de Bankia preguntándome qué pasa con la operación”.

Es el contenido de un correo electrónico que Nuria y su pareja Gerald recibieron el pasado 19 de noviembre en relación a la compra de una vivienda propiedad del Sareb pero devuelta a Bankia para su venta en el mercado de particulares. El remitente era el agente inmobiliario encargado de encontrar un comprador para el inmueble.

Esta pareja creía estar a las puertas de cerrar la compra de la casa de sus sueños después de un año de intensa búsqueda. Un inmueble de segunda mano y 120 metros cuadrados en Madrid que Bankia sacó a la venta por casi 310.000 euros y cuyo precio fue rebajado finalmente un 30% hasta 213.800 euros. Como es habitual en la compraventa de una vivienda, Nuria y Gerald reservaron la vivienda tras dejar una señal de 1.000 euros. La compra parecía ir viento en popa pero desde que recibieron ese mail han pasado cuatro meses y la operación sigue en el aire.

Las cosas empezaron a torcerse cuando entró en las negociaciones Promontoria Plataforma, filial del fondo buitre Cerberus, encargada de gestionar todos los activos inmobiliarios de Bankia

“Las cosas empezaron a torcerse cuando entró en las negociaciones Promontoria Plataforma”, explica a este periódico Nuria. Esto sucedía a mediados de diciembre de 2013. Se trata de una filial del fondo buitre Cerberus Capital que en septiembre del año pasado, tal y como adelantó El Confidencial, firmó un contrato con Bankia para quedarse con la gestión de su negocio inmobiliario. Promontoria Plataforma, de la que es consejero José María Aznar Botella y que recientemente ha cambiado su nombre por el de Haya Real Estate, recibe una comisión por dar salida en el mercado a los activos, por lo que cuanto mayor es el importe de la operación, mayor es la comisión. Es una sociedad que está participada al 100% por Promontoria Holding, con sede en los Países Bajos, pero quien en realidad está detrás de ella es el fondo norteamericano de inversión Cerberus Capital, uno de los más activos en España en busca de carteras de créditos fallidos y activos inmobiliarios en los que invertir. En esta operación se cedían además 425 empleados de Bankia y de Bankia Habitat.

Fue uno de ellos, J.C. quien se hizo cargo de las negociaciones. El 11 de diciembre, esta empresa se convierte en el nuevo interlocutor de la operación y es en este momento cuando comienza oficialmente la travesía por el desierto para Nuria y Gerald. "Se han dado instrucciones de que todo lo que esté pendiente se firme antes del día 31 de diciembre, con lo que quiero pensar que se van a poner los medios para que podamos formalizar. Nuevamente os agradezco a ti -Gerald- y a Nuria la agilidad y la claridad con la que recibimos la documentación”, les escribe J.C. el 13 de diciembre.

Un firma inminente que se retrasa cuatro meses

“Teníamos la hipoteca aprobada por parte de ING y habíamos enviado toda la documentación que nos pedían. Fotocopias del DNI, nóminas... Parecía que la firma era inminente y, sin embargo, no hacían más que darnos largas”.

Como miles de españoles, Nuria, empleada pública, y Gerald, traductor, han recibido ayuda económica familiar para afrontar la compra de la vivienda. Y ha sido aquí donde se encontraron con un muro, hasta ahora, insalvable.

Desde 2010, cuando se adquiere una vivienda es necesario firmar un documento sobre el blanqueo de capitales (Ley 10/2010) . Es decir, cuando se dispone de ahorros y, por tanto, una parte del pago se realiza con dinero en efectivo, hay que justificar de dónde proviene ese dinero. Si es fruto del trabajo, de una herencia, de una donación o de una inversión. Lo que se pretende es evitar que el dinero proceda de actividades ilícitas, es lo que se conoce como el blanqueo de capitales. 

“Nosotros somos receptores de una ayuda familiar para afrontar parte del pago de la vivienda. Mis suegros, que viven en Alemania son los que nos van a ayudar con la compra. Hemos remitido a Promontoria dos extractos de la cuenta de ahorro de mi suegro, uno anterior y otro posterior a las transferencias realizadas", explica a este diario. Todos estos documentos están en alemán.

"También hemos enviado la carta del seguro de pensiones alemán notificando la renta a percibir por mi suegro a partir del 28 de junio de 2013 tal y como nos solicitó J.C. Es un papel en el que indica la nómina que percibe actualmente y la que percibía antes del 1 de julio de 2013 de cara a la justificación de los ahorros. Hemos aportado documentación adicional sobre la venta de acciones realizada por mi suegro en agosto de 2012 y julio de 2013. Y no es suficiente”, lamenta Nuria. “Y el problema es que nos están solicitando más documentación pero no nos indican con exactitud lo que necesitan. Es desesperante”.

"Nuria, por favor, se me están poniendo muy pesados en blanqueo de capitales. ¿Puede ser que dijeras que Gerald era traductor jurado?", llega a sugerir el comercial de Promontoria en un mail fechado el 13 de febrero. Apenas 10 días después, la pareja recibe otro correo. “Para firmar sólo me falta el ok de blanqueo”.

Sin embargo, la operación se sigue complicando. “La documentación en alemán no la he traducido esperando que estuviera toda la documentación. Sólo necesito ver dos cosas y creo que os lo autorizan”, escribe J.C. a Nuria el pasado 25 de febrero a las 09:04 horas. Menos de una hora después, el comercial de Promontoria reconoce a Nuria que “los documentos se han traducido […] utilizando el traductor en Alemán de Google. Yo no tengo ni idea de alemán”, reconoce el comercial. Un correo que hace estallar a la pareja que ya se plantea iniciar acciones legales contra la entidad.

Los documentos se han traducido […] utilizando el traductor en Alemán de Google. Yo no tengo ni idea de alemán“No tengo ni idea de por qué nos piden tanta documentación. Para perder el tiempo, para cansarnos y conseguir que nos echemos atrás. Han estado así meses y meses y en alguna ocasión nos han ofrecido devolvernos el dinero de la fianza y cancelar la operación”, comenta totalmente indignada a El Confidencial Nuria. "Nos están tomando el pelo y si, finalmente la operación no sale adelante, tomaremos acciones legales".  

Fuentes financieras e inmobiliarias consultadas por este diario explican que cada entidad sigue un protocolo diferente a la hora de aplicar la ley contra en blanqueo de capitales. Desde una entidad financiera explican a este diario que "no hay una relación de documentos a presentar. Sino que al cliente se le exige una base documental suficiente para justificar la procedencia de los fondos". 

"Hay bancos que ponen más pegas que otros. Algunos rechazan siempre algunas operaciones mientras que otros las aprueban casi siempre", añade un agente inmobiliario. "Lo que no es normal es que para cerrar la venta de una vivienda se tiren cuatro meses". Si bien, un consultor inmobiliario achaca este retraso en la firma de la operación a la puesta en marcha de los protocolos de actuación de este tipo de compañías".

Sea como fuere, esta pareja lleva ya cuatro meses detrás de firmar la compraventa. El pasado viernes 7 de marzo, Promontoria Plataforma escribía un nuevo correo electrónico a Nuria. "Estaríamos verdaderamente complacidos de poder fijar fecha de firma y que, finalmente, puedan ustedes adquirir el inmueble objeto de reserva. Sin embargo, tal y como le hemos anticipado en varias ocasiones desde el mes de diciembre de 2013, necesitamos que nos facilite información y documentación que acredite la procedencia de los fondos de la parte no financiada. El único motivo por el cual no se ha firmado aún la operación es porque nos han facilitado distintas versiones acerca de la procedencia de los fondos, hecho este significativo y que Promontoria Plataforma S.L.U. tiene obligación de esclarecer de forma previa a la formalización de la operación. Queremos transmitirles que no existe ningún motivo adicional al ya comentado por el cual la operación no pueda llevarse a efecto y confiamos en que este hecho le produzca la tranquilidad necesaria que entendemos que precisa".

Este diario se puso hace dos días, 11 de marzo, en contacto con Promontoria Plataforma para conocer su versión de esta historia. Su respuesta fue que "ya se han solucionado todos los problemas y se ha autorizado la firma de la compraventa". También ayer, la gestora se puso en contacto con los afectados. "Ya está avisada la gestoría para que ponga en contacto con vosotros y preparemos la firma". 

IBI, deudas con la comunidad de propietarios, tasa de basuras...

En estos cuatro meses, Nuria y su pareja también se han percatado de que el inmueble que quieren comprar no estaba libre de cargas. Algo, según las fuentes inmobiliarias consultadas muy habitual en viviendas procedentes de ejecuciones hipotecarias

A nivel muncipal, la vivienda en cuestión tenía pendiente de pago el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de 2010, 2011, 2012 y 2013, así como la tasa de residuos urbanos además de una deuda de unos 4.700 euros, con la comunidad de propietarios.

Deudas todas ellas que desde la gestora aseguran haber solventado o estar en proceso de hacerlo. Un punto clave también para el futuro de la operación puesto que esta pareja no está dispuesta a asumir ninguna carga económica del inmueble.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios