DÍA MUNDIAL DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

Pequeños gestos que permiten ahorrar hasta 100 euros al año en energía

Las medidas de ahorro y eficiencia energética en el hogar permiten ahorrar más de 1.200 euros al año, según el portal de consumo Kelisto.es

Foto: Pequeños gestos que permiten ahorrar hasta 100 euros al año en energía

Desde hace meses, ahorro y eficiencia energética van de la mano. Llevamos meses escuchando que es posible reducir significativamente el consumo energético -entre un 50% y un 80%- y ahorrar bastante dinero en la factura de la luz, el gas o el agua. Hace unos meses, Certicalia.com cifraba este ahorro en torno a 400 euros. Hace apenas unas semanas, WWF ampliaba esta cantidad hasta 700 euros, mientras que el portal Kelisto.es, hablaba ayer de hasta 1.200 euros al año.

A pesar de la disparidad en las cifras, lo que sí parece evidente es que el potencial de ahorro económico en las facturas energéticas de una vivienda parecen más que evidentes. Obviamente, para conseguir ahorros económicos significativos es necesario realizar importantes desembolsos de dinero para acometer determinadas reformas que permitan mantener la temperatura en el hogar o consumir menos agua o luz. Hablamos, por ejemplo, del cambio de las ventanas para un mayor aislamiento o la sustitución de los actuales generadores de agua caliente por instalaciones más eficientes. 

En un entorno de crisis como el actual, no todas las familias pueden permitirse realizar un desembolso económico. Sin embargo, a través de pequeños gestos diarios, sin coste alguno para el consumidor, se puedeN ahorrar al año entre 30 a 100 euros. Con motivo del Día Mundial de la Eficiencia Energética que se celebra hoy, el portal Kelisto.es ofrece diez consejos que no suponen ningún gasto, o al menos éste es muy pequeño, para conseguir el citado ahorro. 

Medidas de ahorro de inversión baja o nula

1.- Sellar puertas y ventanas. Gran parte de las necesidades de calefacción de una vivienda se deben a pérdidas de calor, principalmente por puertas y ventanas. Las corrientes de aire que se originan por pequeñas fisuras pueden originar fugas de calor. Sellando esas juntas e instalando burletes en las puertas es posible evitarlas y ahorrar hasta 200 euros al año en calefacción y aire acondicionado, en función del aislamiento que se tenga actualmente.

2.- Evitar el stand-by. Dejar los electrodomésticos en espera -con el piloto encendido- aunque no se estén utilizando supone un gasto energético que equivale al 7% del consumo total anual. Desenchufar los aparatos que no estén en funcionamiento permite un ahorro de entre 50 y 100 euros al año.

3.- Lavar de forma eficiente. La mayoría de la energía que necesitan aparatos como la lavadora o el lavavajillas se emplea para calentar el agua. Por ello, es conveniente utilizarlos a la menor temperatura posible y sólo cuando la carga esté completa. Con este gesto se puede conseguir un ahorro de 50 euros al año.

4.- Ahorrar agua. Utilizar el lavavajillas en lugar de lavar a mano permite un importante ahorro de agua y, si normalmente se usa agua caliente, también de energía. En concreto, al año es posible reducir la factura en unos 60 euros⁶ utilizando el electrodoméstico. Además, cerrar el grifo al lavarse los dientes o afeitarse permite ahorrar cerca de 30 euros al año

5.- Precaución en la cocina. Seguir una serie de recomendaciones a la hora de cocinar permitirá reducir el consumo energético y ahorrar alrededor de 60 euros al año. Por ejemplo, utilizar recipientes adaptados al tamaño de cada quemador para no desperdiciar calor, apagar el fuego cinco minutos antes y terminar la cocción con el calor residual y cocinar en porciones pequeñas y a ser posible en la olla exprés para reducir el tiempo de cocción.

Medidas de ahorro de inversión media

6.- Instalar un termostato. Utilizar un termostato que regule la temperatura de la calefacción evita los cambios bruscos y permite mantener la vivienda a una temperatura constante de 21 grados. La instalación de un termostato puede conseguir ahorros de entre un 8 y un 13% del gasto en calefacción, unos 60 euros al año. Asimismo, hay que tener en cuenta que cada grado que bajemos en el termostato supondrá un ahorro adicional de 35 euros anuales.

7.- Bombillas de bajo consumo. Sustituir las bombillas incandescentes por otras de bajo consumo puede reducir la factura anual en unos 100 euros al año. Además, estas bombillas tienen una vida útil hasta 10 veces más que las bombillas normales.

8.- Doble cristal. Las ventanas de doble acristalamiento o doble ventana evitan las fugas de calor en invierno y de frío en verano. Instalarlas puede suponer un ahorro anual del 10% del consumo, unos 100 euros.

9.- Ahorro de agua en el baño. Instalar una cisterna de doble descarga en el inodoro permite reducir el gasto de agua, lo que se traduce en más de 20 euros menos en la factura anual.

10.- Electrodomésticos eficientes. Sustituir los viejos electrodomésticos por otros de categoría eficiente (de la A en adelante) permite un ahorro energético de hasta el 50%, unos 100 euros al año.

Medidas de ahorro de inversión alta

Si además de seguir estos consejos una familia puede permitirse realizar una inversión importante, el ahorro económico podría llegar a ser muy superior hasta alcanzar los 1.200 euros que estima Kelisto.es. 

11.- Aislamiento del edificio. Invertir en el aislamiento térmico del edificio influye drásticamente en la reducción del consumo energético. Gran parte de las necesidades de calefacción de una vivienda se deben a fugas de calor, por lo que si el edificio no está bien aislado el gasto en calefacción y aire acondicionado será mucho más elevado. Se trata de una inversión alta pero que se amortiza en un plazo de entre 5 y 7 años, ya que es posible ahorrar en torno al 30% de la energía consumida, alrededor de 200 euros al año, en función del aislamiento que tuviera el edificio.

12.- Instalar una caldera de condensación. Sustituir una caldera poco eficiente por una de condensación permite ahorrar unos 200 euros al año, por lo que se amortiza rápidamente la inversión inicial. Esta caldera produce agua caliente a baja temperatura y ofrece un mayor rendimiento que las convencionales.

España, a la cola de la eficiencia energética

A pesar de todas estas recomendaciones, lo cierto es que la eficiencia energética sigue siendo una asignatura pendiente para España, ya que los planes desarrollados para reducir los consumos energéticos en nuestro país no han conseguido los efectos esperados. España mantiene una alta dependencia energética del exterior, de algo más del 70%, es decir, que importa energía por un valor de 60.000 millones de euros al año. Aunque es cierto que esta tasa se ha reducido cerca de un 8% desde 2007, el descenso no se debe a la aplicación de medidas de eficiencia sino a que, como consecuencia de la crisis, el consumo energético en España también ha caído.

Para Hernán Martínez, responsable de energía de Kelisto.es, “las ayudas para la rehabilitación energética de edificios, los planes Renove de calderas e incluso el certificado de eficiencia energética de las viviendas no han conseguido concienciar a los consumidores lo suficiente sobre los beneficios de la eficiencia energética. Con los precios de la energía tan elevados, las familias necesitan reducir el consumo energético para poder ahorrar y el único modo de hacerlo sin perder en confort es apostar por la eficiencia energética. Debemos ser conscientes de que no utilizar los recursos energéticos de forma eficiente no sólo afecta al medioambiente sino también a nuestro bolsillo”.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios