¿Quieres viajar a Corea del Norte? Así puedes hacerlo desde España
  1. Viajes
el país más hermético del mundo

¿Quieres viajar a Corea del Norte? Así puedes hacerlo desde España

Desde nuestro país a Pekín y después a Pionyang, es posible viajar al lugar más inexpugnable del mundo. Siempre irás acompañado, eso sí. Y será una experiencia

Foto: Imagen: EC Diseño
Imagen: EC Diseño

Corea del Sur está de moda. El estreno de 'El juego del calamar' en Netflix la ha catapultado como la serie más vista de la plataforma (hasta que otra producción la destrone en unos días, pues ya sabemos que el éxito es efímero). Eso, unido a la popularidad de los llamados k-dramas y los grupos de kpop como BTS o Blackpink ha puesto el foco en un país silencioso e históricamente conquistado por sus más famosos vecinos China y Japón.

Sin embargo, la otra Corea (Best Korea, como la llaman algunos usuarios en internet, con hilaridad) sigue siendo el país más inexpugnable del mundo. No puede evitar fascinar en un mundo hiperconectado y globalizado, justamente por su misteriosa idiosincrasia, de lugar secreto y amurallado. De vez en cuando en Occidente asistimos sorprendidos y horrorizados a noticias sobre asesinatos, torturas a desertores y vulneración de los derechos humanos. Por su parte, Kim Jong Un es el único dictador que en lugar de temor parece producir risa (en nuestro país tiene su propio alter ego en Twitter) pero también es el único dictador proveniente de una familia que se ha sabido mantener en el poder durante tres generaciones. En Corea es "venerado" como un dios de una manera que (según las palabras del catalán Alejandro Cao de Benós) en Occidente "no podemos comprender".

En Occidente asistimos sorprendidos y horrorizados a noticias sobre asesinatos, torturas a desertores y vulneración de los derechos

Pero, ¿es realmente un país tan hermético como parece? ¿No se puede visitar bajo ninguna circunstancia?

En realidad, sí se puede.

La agencia Viatges Pujol lleva más de 18 años organizando viajes a Corea del Norte. Según ellos mismos explican, se trata de una de las pocas agencias en Europa acreditadas, por la agencia oficial de turismo norcoreana (KITC), para organizar viajes al país sin intermediarios. Hemos charlado con ellos por si algún lector especialmente curioso tiene interés por conocer cómo es pasearse por Pionyang (siempre acompañado, claro).

placeholder Tres hombres leen un periódico en Kaesong, Corea del Norte. (iStock)
Tres hombres leen un periódico en Kaesong, Corea del Norte. (iStock)

"La idea surgió cuando hace casi 19 años un cliente le preguntó a Jose María Pujol (que fue el promotor) si podía organizar un viaje por ciertos temas de exportación con Corea del Norte", me cuenta María Jose Pujol, responsable de la agencia. "Era un territorio al que nadie iba por aquel entonces. Jose María estuvo investigando, se decidió él mismo a viajar al país poniéndose en contacto con las autoridades, y a partir de ahí vio que había una oportunidad de visitar un lugar al que muy poca gente había ido y al que desde muy pocos países se podía acceder. Ahora mismo seguimos siendo pioneros y referentes, pues no solo contactan con nosotros españoles para organizar su viaje, también gente de países de Latinoamérica".

Van desde jóvenes que acaban de terminar la carrera a personas mayores que visitaron o conocieron en su día la China de Mao

En principio, cualquier persona podría viajar legalmente a Corea del Norte como turista. Solo a los surcoreanos y periodistas se les niega rutinariamente el permiso para poder ingresar, así que, a pesar de que quizá yo no tuviera oportunidad de ir por mi profesión, le pregunto qué hay que hacer exactamente para poder poner el pie en el país. "Entiendo que los requisitos siguen siendo los que eran hasta antes del COVID. Antes de nada, tú no puedes ir por tu cuenta", me explica. "La persona siempre irá acompañada, vaya sola, en pareja o en grupo, desde el momento en que aterriza del avión y pone el pie en territorio norcoreano es una norma de obligado cumplimiento. Esto va ligado a que los turistas no pueden salir solos del hotel. Por internet corren todo tipo de historias fantásticas sobre personas que se escapan del hotel y viajan por su cuenta, pero a día de hoy no es así. No se pueden organizar viajes por libre, sino que hay que comprar un paquete con determinados servicios. Por ejemplo, es necesario un visado que lo tramitamos nosotros, y también se deben cumplimentar una serie de formularios".

Me cuenta que los turistas son de lo más variopintos, aunque por supuesto sigue siendo un destino minoritario (o lo era, antes de la llegada del coronavirus, pues desde hace dos años no va nadie). Desde jóvenes que acaban de terminar la carrera y cuyo sueño es viajar a Corea del Norte, "como los que tienen como sueño comprarse un coche", explica, a personas mayores que visitaron o conocieron en su día la China de Mao o Albania cuando era un país cerrado, y tienen interés en conocer de primera mano ese esplendor comunista de un país hermético. "Para muchos es una curiosidad. Todavía hay mucha gente que no sabe que se puede visitar y nos pregunta si no es una broma", indica. "Lo que si te puedo decir es que, en general, viajan más hombres que mujeres, como dato curioso. Pero cuando ellas van (quizá para acompañar a sus parejas) también vuelven alucinadas".

Se puede entrar desde Dandong en China o en tren desde Vladivostok en Rusia. Pero lo más habitual es volar a Pekín y luego ir a Pionyang

Las épocas para viajar van desde Semana Santa (en marzo y abril es cuando va calmándose un poco el frío en Corea) hasta octubre y noviembre, por lo que abarca un período sorprendentemente largo, aunque como es lógico, las visitas mayoritarias se concentran en verano. Igual que en Singapur con el problema de los chicles, si vas a Corea del Norte mejor no lleves pornografía o "libros que atenten contra sus ideales sociales y políticos". Le pregunto si algún turista ha tenido alguna vez un problema en el país: "Nadie se ha saltado nunca las normas, damos por hecho que los viajeros son adultos y todo el mundo sabe a donde va y aunque nosotros entregamos documentación, ellos también se informan de lo que pueden o no hacer. Siempre vas a ir acompañado de un guía que se preocupa de que sigas las normas. Corea del Norte es un país seguro para los viajeros", asegura María Jose.

Desde tan solo seis días que cubren Wonsan, el Monte Kumgang y Hamhung, a una estancia de 15, hay distintas maneras de visitar el país. En general, lo más común es volar hasta Pekín y después a Pionyang, que es donde se encuentra el aeropuerto. A las visitas de cuatro días las llaman "Corea Express", le pregunto quién puede querer viajar a la otra punta del mundo para pasar tan poco tiempo: "A veces son estudiantes que viven en China y tienen ilusión por ver el país, y pueden ir desde Pekín".

Algunas de las visitas quizá puedan resultar un tanto 'monográficas' para el viajero occidental, pero uno no va a Corea del Norte a ver arquitectura europea o playas salvajes: el Palacio Memorial Kumsusan (donde reposan los restos del Presidente Kim Il Sung y donde se requiere ropa formal), el cementerio de los Mártires de la Revolución, la plaza de Kim Il Sung, el Arco de Triunfo inaugurado en 1982 (ligeramente superior al de París), el paralelo 38 norte... "vas a ver algo que no ves en otro lado", me explica. "También hay templos, por supuesto, porque comparte geografía e historia con Corea del Sur, pero eso no es lo más interesante del país".

"Algunos viajeros nos preguntan si pueden visitar las dos Coreas: no. Si quieres ir tendrás que volver a Pekín y viajar de nuevo"

Aunque también se pueden visitar las 'bellezas naturales': la Cascada Kuryong, el Lago Samil o la playa de Songdowon. Sorprendentemente, hay muchos distintos circuitos según lo que 'le pida el cuerpo' al viajero. "También se puede entrar desde Dandong en China o en tren desde Vladivostok en Rusia, haciendo el Transiberiano. Pero lo más habitual es volar a Pekín y luego llegar a Pionyang", me explica. "Eso sí. Algunos viajeros nos preguntan si pueden visitar las dos Coreas: no. Si quieres ir a Corea del Sur desde Corea del Norte, tendrás que volver a Pekín y coger de nuevo un avión".

placeholder Gran Monumento en Pionyang.
Gran Monumento en Pionyang.

Le pregunto si es verdad eso que he leído de que, para no tener ningún tipo de problema, es obligatorio postrarse frente a las estatuas en bronce de Kim Il Sung (el "presidente eterno de la patria") y Kim Jong Il (el "querido líder"): "A ver, cada uno lo hace un poco a su manera", me explica. "Si no quieres no tienes que agachar la cabeza hasta el suelo. Pero es verdad que la visita está incluida en el 'city tour' y es interesante, porque esos monumentos colosales forman parte de la arquitectura de la ciudad. No vas a Corea del Norte a ver centros comerciales ni grandes almacenes. Tampoco verás publicidad por ningún lado, solo propaganda del gobierno".

"No vas a ver centros comerciales ni grandes almacenes. Tampoco verás publicidad por ningún lado, solo propaganda"

Le pregunto, por tanto, si recomienda el viaje. "Trabajo en una agencia de viajes, así que hablaría con la misma pasión de la Patagonia Argentina, por poner un ejemplo, pero me parece muy recomendable siempre que uno se informe bien de dónde va. Aunque eso se extrapola a cualquier destino, desde Corea del Norte a Galicia. Es un país que no deja indiferente, vas a ver algo que no ves en otro lado pues es el único país cerrado a las influencias exteriores, aunque poco a poco van llegando. Ir es como trasladarte a otro planeta, es difícil explicarlo con palabras. Da mucho que pensar y es muy interesante, transportarte a un tipo de sociedad que nosotros no vemos jamás, ya solo por eso vale la pena. Si quieres vivir algo diferente por mucho que hayas viajado, ve y haz una inmersión durante unos días en un país tan diferente y cerrado". En el código moral y las preferencias turísticas de cada uno dejaremos la elección, ahora bien, advertimos por último: nada de ir con tarjetas de crédito, porque no las aceptan. Lleva siempre un poco de calderilla. Por si acaso.

El redactor recomienda