Los 10 monumentos templarios más impresionantes de España
  1. Viajes
viajar

Los 10 monumentos templarios más impresionantes de España

Los antiguos reinos de Castilla, Navarra y Aragón no fueron ajenos al legendario pasado de estos caballeros, que erigieron templos, ermitas y castillos en todos estos territorios

placeholder Foto: Ponferrada. (iStock)
Ponferrada. (iStock)

La orden del Temple, formada por los caballeros templarios, una de las órdenes militares cristianas más poderosas durante la Edad Media, que llegó a mantenerse activa durante dos siglos, puebla desde hace tiempo el imaginario colectivo. Películas, libros, videojuegos y canciones hablan de estos combativos caballeros cuyo propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista, aunque más tarde fueron acusados de herejía y satanismo.

La leyenda también les atribuye ser conocedores del escondite del Santo Grial: al amparo de la oscuridad —quizás en Polonia, según algunos arqueólogos—, metieron en una caja de madera monedas de oro y la copa utilizada por Jesucristo en la Última Cena, llevándose a la tumba el secreto. Aunque sus fundadores fueron caballeros franceses, se fueron dispersando, y en España, los antiguos reinos de Castilla, Navarra y Aragón no fueron ajenos al legendario pasado de los templarios, que erigieron templos, ermitas y castillos en todos estos territorios. El Confidencial, de la mano de la empresa Civitatis, ha recogido los mejores monumentos templarios de nuestro país.

El castillo de Peñíscola

Si alguna vez has usado la palabra 'mantenerse en sus trece' (y lo habrás hecho), debes saber que su origen se encuentra en este castillo, donde Benedicto XIII, el llamado Papa Luna, se mantuvo fiel a sus principios y no quiso renunciar a sus privilegios.

placeholder Castillo de Peñíscola.
Castillo de Peñíscola.

La fortaleza castellonense del castillo de Peñíscola destaca además por ser uno de los principales baluartes españoles de origen templario. Solo por contemplar las vistas del mar Mediterráneo que ofrece desde sus almenas y torreones, ya merece la pena visitar este legendario bastión medieval.

El castillo de Ponferrada

Con más de 8.000 metros cuadrados, la historia templaria de España no podría entenderse sin el castillo de Ponferrada. Se atribuye generalmente a los templarios porque estuvieron en Ponferrada hasta 1312. Se trata de una obra militar muy compleja y espectacular, perteneciente a varias épocas, con foso, almenas y torreones, situada a orillas del río Sil. Quizá suena a cliché, pero es como trasladarse a 'Juego de tronos'.

placeholder Castillo de Ponferrada.
Castillo de Ponferrada.

La ermita de la Vera Cruz, Segovia

Estás en Segovia y, al visitar el Alcázar, te asomas por alguno de sus torreones. Entonces, observas una bella iglesia a lo lejos, sin saber cuál es. Efectivamente, se trata de la ermita de la Vera Cruz, un bello templo románico cuya construcción se atribuye a los caballeros templarios.

placeholder La ermita de la Vera Cruz.
La ermita de la Vera Cruz.

En otro tiempo, también se la conoció como la iglesia del Santo Sepulcro, por lo que son muchas las leyendas sobre ella.

El castillo de Jerez de los Caballeros

Este hermoso pueblo de la provincia de Badajoz alberga uno de los castillos templarios más asombrosos de España. Sus murallas repelieron infinidad de ataques y se encuentra en gran estado de conservación, por lo que es una visita que merece la pena.

placeholder Castillo de Jerez de los Caballeros.
Castillo de Jerez de los Caballeros.

Según las crónicas de la época, la fortaleza pasó a formar parte de la orden del Temple en el siglo XIII, cuando el rey Alfonso IX pudo vencer a los musulmanes y reconquistar esta zona de Extremadura.

El castillo de Monzón

En este castillo se educó al futuro rey Jaime I el Conquistador. Alberga un centro de interpretación dedicado al Temple, indispensable para conocer la historia de la orden. Si se visita, es obligatorio darse un paseo también por el casco antiguo de la localidad, que ha acogido en diversas épocas diferentes sesiones de las cortes de Aragón.

placeholder Castillo de Monzón.
Castillo de Monzón.


La iglesia de San Juan, en Castrorejiz

Si eres un enamorado del románico, tienes una cita en este municipio ubicado en la provincia de Burgos. La iglesia de San Juan está muy vinculada a la orden y fue declarada Bien de Interés Cultural en los años noventa.

placeholder Iglesia de San Juan.
Iglesia de San Juan.

Según el restaurador y arquitecto Vicente Lampérez, la construcción data de principios del siglo XIII, al que pertenecen la torre y el claustro. Fue reconstruida en el XVI, conservando la torre y techando de nuevo el claustro.


Castillo de Caravaca de la Cruz

El año es 1266. Plena Reconquista, un tiempo convulso. En ese contexto, el rey castellano Alfonso X, apodado el Sabio, dona a la orden del Temple el castillo de Caravaca de la Cruz.

placeholder Caravaca de la Cruz.
Caravaca de la Cruz.

Desde entonces, esta fortaleza, una de las más bellas de la Región de Murcia, ha sido objeto de multitud de misterios, leyendas y enigmas que solo pueden ser conocidos cuando uno se adentra en este inexpugnable bastión.

El castillo de Tortosa

Quienes se hospedan en el Parador Nacional de Turismo de Tortosa disfrutan de unas extraordinarias vistas panorámicas sobre el río Ebro. No es para menos, ya que este hotel está ubicado en el castillo de la Zuda: una fortificación que perteneció a la orden de los caballeros del Temple. Dentro, se han encontrado restos íberos y romanos. En tiempos de Abderramán III, los árabes lo convirtieron en alcazaba.

placeholder Castillo de Tortosa.
Castillo de Tortosa.


La iglesia de Santa María de Eunate

Además de ser una de las principales joyas románicas de la Comunidad Foral de Navarra, la iglesia de Santa María de Eunate también constituye uno de los más destacados monumentos templarios de la región.

placeholder Iglesia de Santa María de Eunate.
Iglesia de Santa María de Eunate.

De hecho, esta iglesia guarda ciertos vínculos y similitudes con la ermita segoviana de la Vera Cruz, mencionada previamente. Fue construida en la segunda mitad del siglo XII y se halla en el lugar donde se juntan los Caminos de Santiago de Somport (aragonés) y de Roncesvalles (navarro).

El castillo de San Servando, en Toledo

Entre las estrechas callejuelas del centro histórico de Toledo y el río Tajo, se encuentra el puente de Alcántara. Si cruzamos por esta pasarela a la otra orilla, llegaremos al castillo de San Servando: una fortaleza de origen templario que actualmente acoge un albergue juvenil.

placeholder El castillo de San Servando.
El castillo de San Servando.

Hay que advertir que la cuesta hasta San Servando es pronunciada, pero merece la pena recorrerla, pues si lo consigues podrás divisar Toledo en su totalidad, con el Alcázar de fondo.

Templarios
El redactor recomienda