Con sus cabañas rojas sobre el mar

Descubre el increíble pueblo con el nombre más corto del mundo: Å

En las islas Lofoten (Noruega) se encuentra este tradicional pueblo pesquero especializado en la salazón y desecación de pescado

Foto: Å. (iStock)
Å. (iStock)

Perteneciente al municipio de Moskenes, en las islas Lofoten, Å era un tradicional pueblo pesquero especializado en la salazón y desecación de pescado, especialmente el bacalao. Este rinconcito noruego con el nombre más corto del mundo no solo se caracteriza por su diminuta denominación, también por su belleza.

Foto: iStock
Foto: iStock

Pronunciado como la vocal española 'o', el pueblo pesquero se encuentra entre el mar y la montaña. Su increíble paisaje se completa con las tradicionales casas rojas que 'flotan' sobre el agua. Cabe destacar que estos viejos edificios de madera de Å Sjøhus están protegidos.

Reconvertido en lugar turístico, es uno de los pueblos pesqueros más completos de Noruega. Los turistas pueden hospedarse en estas auténticas y acogedoras cabañas de pescadores construidas a finales del siglo XIX. Varias han sido renovadas recientemente para cumplir con las expectativas actuales de comodidad e higiene.

Los pájaros también son protagonistas en esta zona. En la parte interior del fiordo Bokna hay varios sitios interesantes para la observación de aves, donde Kårstø es uno de los mejores, con una variedad de hábitats y aves.

Foto: iStock
Foto: iStock

Del mismo modo, en Å se pueden visitar dos museos: el Lofoten Tørrfiskmuseum y el Norsk Fiskeværsmuseum.

Sabores e historia

Este paraíso de la pesca, perfecto para los gourmets de los productos del mar, tiene otras singularidades gastronómicas. Entre ellas se encuentra el pan, pero no solo por su sabor, también por la historia de la panadería.

La panadería, también conocida como Gammelgården (la casa vieja), fue construida en 1844 en los estilos arquitectónicos típicos de Trønder y Nordland, con las ventanas justo debajo de los aleros. Después de un incendio en 1888, el edificio fue reconstruido en estilo Imperio tardío con un techo de pizarra a dos aguas. El edificio ha sido catalogado como monumento histórico por la Oficina Central de Monumentos Históricos. Los trabajadores visitantes durante la temporada de pesca se alojaban aquí, junto con los sirvientes.

Foto: iStock
Foto: iStock

En la planta baja todavía hay una panadería que se ha conservado tal y como estaba durante la primera mitad del siglo pasado. La panadería funciona plenamente como una "panadería de demostración" durante la temporada de verano y todos los días se puede comprar pan fresco y panecillos de canela y, al mismo tiempo, se puede ver cómo se horneaba en los viejos tiempos.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios