Crítica 'Élite 4' (Netflix): cuando los nuevos acaparan de más y el sexo ya es por castigo
  1. Televisión
  2. Series TV
crítica sin spoilers

Crítica 'Élite 4' (Netflix): cuando los nuevos acaparan de más y el sexo ya es por castigo

Así es la nueva entrega de la ficción de Netflix, el pelotazo mundial de ficción española entre el público más joven

placeholder Foto: Actores de la temporada 4 de 'Élite'. (Netflix)
Actores de la temporada 4 de 'Élite'. (Netflix)

Ya se ha estrenado en todo el mundo la cuarta temporada de 'Élite', el fenómeno mundial con sello español de Netflix que ha dado un paso más en cuanto a la ficción juvenil se refiere por su forma de mostrar sin tabúes una parte de la realidad. Tras las importantes bajas de la temporada pasada, es decir, la de Ester Expósito, Danna Paola, Álvaro Rico, Mina El Hammani y Jorge López, sin olvidarnos de la salida de Leïti Sène y Sergio Momo tras formar parte solo de la tercera (y las ya prácticamente olvidadas de María Pedraza, Jaime Lorente y Miguel Herrán), Las Encinas, el instituto de alumnos de clase alta, sigue albergando conflicto.

El Confi TV, la sección de televisión de El Confidencial, ha tenido la ocasión de ver los cuatro primeros episodios de los ocho que componen esta cuarta parte. A continuación tienes, sin spoilers, las claves del esperado regreso de la atractiva e irreverente ficción creada por Carlos Montero y Darío Madrona.

Demasiado protagonismo a los estereotipados nuevos

Si hay algo que hizo de 'Elite' una serie imprescindible entre el público más joven fueron sus personajes, pero ahora los que siguen en la serie parece que han pasado a ser secundarios. Los hermanos Blanco, es decir, Patrick, Ari y Mencía, acaparan gran parte del protagonismo, revolucionando cada uno de ellos la trama de los clásicos que pasan a estar prácticamente a sus pies. Sus historias no han ido de menos a más ni compartiendo el peso con el resto como pasó con Rebeka, Valerio o Cayetana, directamente han llegado arrasando hasta el punto de que parece que estás viendo otra serie.

placeholder Nuevo personajes de 'Élite'. (Netflix)
Nuevo personajes de 'Élite'. (Netflix)

Aparte está el caso de Phillipe Florian Von Triesenberg, papel que interpreta el cantante Pol Granch, que llega de forma más pausada y generando esa intriga necesaria que te hace querer saber más de él aunque algunas de sus exigencias en el centro escolar sean de lo más inverosímil. Pero los hermanos llegan demasiado estereotipados (son el gay caprichoso, la niña de papá pija y la oveja negra rebelde y libre), sabiendo desde el primer momento a por quién van y cuáles son sus armas. Parece que también tienen sus capas y llegan a mostrar el por qué de sus actos, pero no entran de una forma natural y atractiva en el universo 'Élite'.

Personajes originales ninguneados

Como consecuencia del protagonismo que tienen los nuevos alumnos, desaparecen las historias del resto. Los personajes de siempre ya no vuelan sobre sus propios dramas como el cáncer de Ander o la pérdida del amor de Cayetana (el asesinato de Polo), ahora todo su mundo cambia con las incorporaciones, rindiéndose de forma abrupta a sus necesidades.

Foto: Imagen de 'Élite'. (Netflix)

Es una pena, pero los personajes originales van sin rumbo, sin propósitos, ya no brillan como antes y en no pocas ocasiones parece que están simplemente como reclamo para los seguidores que han hecho de 'Élite' el boom social que es entre el público millenial y la generación Z. Al menos en esta mitad de temporada ya no deslumbran ni conquistan con su propio ser.

placeholder Omar y Ander. (Netflix)
Omar y Ander. (Netflix)

Sexo por castigo y sin sentido

La ficción siempre se ha caracterizado por tener un ritmo acelerado y no esperar para que sucedan cosas potentes, siendo las relaciones sexuales entre los personajes los momentos de más subidón en la mayoría de los episodios. Hasta ahora el sexo entre los chavales resultaba creíble y encajaba ante sus sentimientos y personalidades, pero ahora ya es todo un 'aquí te pillo, aquí te mato', sin sentido.

Ya da igual la sexualidad de los personajes, su forma de enfrentarse al acto en sí, el amor o los principios de cada uno, hay que tener sexo por castigo. Sexo homosexual, sexo heterosexual, sexo por dinero, sexo de tres, sexo con adultos, sexo por despecho, grabar el sexo... sexo, sexo y más sexo. Pues nada, quizá han creído que una de las formas para mantener el éxito de 'Élite' sea sexualizándolo todo lo posible, algo que finalmente juega en contra.

placeholder Varios actores de 'Élite 4'. (Netflix)
Varios actores de 'Élite 4'. (Netflix)

Tramas previsibles

Y al final entre tanto personaje simple, tanto sexo rápido y cómo se plantean las tramas, todo acaba siendo más que previsible. Sigue habiendo giros, pero ya no son tan sorprendentes como antes y tan solo asientes cuando ocurre lo que ya pensabas que iba a suceder. La gran duda de la temporada está una vez más en lo que le ha ocurrido a uno de los alumnos, con sus otras preguntas en el cómo, el quién y el por qué, ya que aquí sí sabemos que todos son sospechosos y ha podido ser cualquiera.

Pero sigue siendo un 'fast food' irresistible

El que llegue hasta la cuarta temporada de 'Élite' ya sabe lo que se va a encontrar y, aunque haya bajado el nivel, lo disfrutará de igual manera. Los episodios se ven una vez más de forma rápida sin resultar aburridos, por lo tanto su visionado en maratón hará las delicias de sus fans alrededor de todo el planeta, pero sin dejar una huella excesiva en sus espectadores como sí hacen otros proyectos similares como 'Euphoria', 'Genera+ion' o 'Con amor, Víctor'. Pero claro, 'Élite' nunca ha pretendido ser algo más que una serie coral, inclusiva y divertida con un toque de intriga, factores que más o menos sigue cumpliendo.

Tráiler de la cuarta temporada de 'Élite'

Así es 'Élite 4'

Empieza un nuevo curso y con él, llega un nuevo director, Benjamín (Diego Martín), uno de los empresarios más poderosos de Europa dispuesto a reconducir el colegio aplicando mano dura. Benjamín trae con él a sus tres hijos: Ari, Mencía y Patrick. Tres adolescentes demasiado acostumbrados a salirse siempre con la suya, caiga quien caiga, y que, junto a un cuarto nuevo alumno -un príncipe heredero llamado Phillipe- pondrán en peligro la unión y la amistad de los alumnos veteranos. Un choque entre los dos bandos que acabará explotando y provocando una tragedia. 

Netflix
El redactor recomienda