NUEVA ENTREGA

'Enviado especial' (La Sexta) | ¿Derecho a una vivienda digna? Múdate a Viena

Jalis se trasladó esta semana a la capital austriaca, el paraíso del acceso a la vivienda, para comparar su situación con la burbuja del alquiler que no para de crecer en España

Foto: Viviendas sociales en Viena. (La Sexta)
Viviendas sociales en Viena. (La Sexta)

El artículo 47 de la Constitución Española estipula que "todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada". Además, añade que "los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho". ¿Hasta qué punto se está cumpliendo en nuestro país este derecho fundamental y supuestamente protegido? Esa es precisamente la pregunta que Jalis de la Serna y su equipo de La Sexta han planteado esta semana en una nueva entrega de 'Enviado especial'.

En esta nueva etapa, el periodista de Atresmedia viaja en cada programa a un país para encontrar en ellos posibles soluciones a problemas muy candentes en España. En esta ocasión, el equipo del programa se trasladó a una de las ciudades más antiguas y emblemáticas de Europa, Viena, el edén del acceso a la vivienda. "Hay un sitio en el mundo en el que se puede vivir decentemente de alquiler, no como aquí", afirmó De la Serna.

El Ayuntamiento de Viena dedica 600 millones de euros a seguir creando hogares de protección pública, un 5% del presupuesto total

Como muchos españoles saben de primera mano, especialmente los residentes de las ciudades más grandes, para firmar un contrato de alquiler en nuestro país hay que acreditar ingresos, presentar un aval, pagar dos meses de fianza, sin olvidarnos de la comisión que suelen llevarse las agencias inmobiliarios por la gestión y el papeleo pertinente. Sin embargo, en la capital austriaca la situación es muy diferente y el acceso a una vivienda digna es un derecho absolutamente protegido y que genera un consenso unánime entre todas las fuerzas políticas.

Viena, la capital de Austria. (La Sexta)
Viena, la capital de Austria. (La Sexta)

Los pisos turísticos y la gentrificación

En España, una de las quejas más comunes entre los vecinos de los barrios más céntricos tiene como objeto a los pisos turísticos, que están encareciendo el precio de las viviendas y, en el peor de los casos, terminan por expulsar a sus habitantes de toda la vida.

En Viena, la regulación no permite que la situación se descontrole, ya que para que un propietario obtenga la licencia para convertir su piso en uno turístico necesita el permiso explícito de todos los vecinos del inmueble; algo que ya empiezan a aplicar en algunas comunidades. Por tanto, la gente de los barrios más 'cool' de la ciudad pueden seguir viviendo allí sin apenas notar la presencia del turista. Todo esto en una ciudad que recibe al año a más de 15 millones de visitantes, el doble que Madrid.

Jalis de la Serna en 'Enviado especial'. (La Sexta)
Jalis de la Serna en 'Enviado especial'. (La Sexta)

El alquiler, máxima prioridad de las autoridades

Los precios del alquiler también suben en Viena, pero de una forma mucho más controlada debido a una estricta regulación, tal y como pudieron comprobar las cámaras de 'Enviado especial'. El Ayuntamiento de la ciudad ha creado la Oficina de Ayuda al Inquilino, que defiende los derechos de los alquilados con la idea de evitar los abusos de los caseros.

De este modo, los funcionarios del Ayuntamiento de Viena calculan el precio justo de cada vivienda teniendo en cuenta la fecha de construcción, la ubicación o sus condiciones y fija un precio estándar por metro cuadrado. ¿Sorprendido? Todavía hay más: si el casero ha estado cobrando al inquilino más de lo que estipula la ley, tendrá que devolver ese dinero extra con carácter retroactivo.

Jalis de la Serna, en 'Enviado especial'. (La Sexta)
Jalis de la Serna, en 'Enviado especial'. (La Sexta)

El casero de la mayor parte de los ciudadanos es, de hecho, el propio Ayuntamiento, que dispone de 400.000 viviendas públicas en las que vive el 60% de la población y que nunca se destinarán a la venta. Un sistema que deja poco margen para la especulación y que aporta una gran seguridad a los que optan por vivir de alquiler.

Para demostrar la diferencia con respecto a la situación española, Jalis de la Serna decidió buscar pisos de unos 60 metros cuadrados en el centro de Madrid y Barcelona a través de la web 'Idealista', la herramienta online más usada para encontrar piso. Un apartamento de esas características cuesta entre 500 y 600 euros en los barrios más céntricos de Viena, por lo que usó esos parámetros para realizar la búsqueda.

¿El resultado? "Hemos mirado por todas partes, pero no hemos encontrado lo que buscas". Una frase cada vez más familiar para aquellos que buscan desesperadamente un piso sin gastarse la mayor parte de su salario en el intento. Precisamente, el conductor del programa quiso recordar que en España el precio de los alquileres ha subido 12 veces lo que han subido los sueldos.

Imagen del programa 'Enviado especial'. (La Sexta)
Imagen del programa 'Enviado especial'. (La Sexta)

¿Qué pasa con la venta?

Con unas condiciones tan óptimas para el alquiler, Jalis de la Serna se preguntó entonces qué motiva a aquellos que optan por hipotecarse. Para descubrirlo, quiso citarse con dos españoles que se habían embarcado en la aventura de comprarse una vivienda en la capital austriaca. Antonio y Adrián explicaron al periodista que las condiciones para comprar una casa en Viena son más que favorables. "Mi novia y yo nos hemos comprado un piso de 75 metros cuadrados por unos 280.000 euros", reveló Adrián. Antonio, por su parte, recordó que el salario medio para un profesional cualificado ronda los 2.500 euros al mes en Austria, por lo que embarcarse en una hipoteca no supone un riesgo muy alto.

Un asesor financiero austríaco reconoce a Jalis de la Serna no haber visto nunca un deshaucio en su país

Para luchar contra la especulación de aquellos que se dedican a comprar pisos para venderlos inmediatamente después a un precio mucho más elevado, la legislación austriaca estipula que si una persona compra un piso no puede venderlo en los primeros 3 años o tendrá que pagar el 30% del beneficio al Estado.

Cristian Zambrana, asesor financiero, ahondó más las condiciones de las hipotecas en Austria. Explicó que los compradores deben tener ahorrado al menos un 20% del precio de la vivienda, para evitar que en un futuro no puedan hacer frente a los pagos y las hipotecas concedidas no pueden superar el 35% del salario mensual. Sobre los desahucios, tan tristemente comunes en nuestro país, el experto aseguró no haber visto nunca ninguno en Austria.

Karin Ramser, directora de la Oficina de la Vivienda de Viena a la que entrevistó Jalis de la Serna, se mostró muy crítica con el modelo español. "El problema es considerar a la vivienda una mercancía, un objeto de especulación. Lo peor que le puede pasar al ciudadano es que tenga que dedicar una gran parte de su salario a la vivienda. Si la gente paga alquileres bajos, provocamos un efecto multiplicador", expresó.

'Enviado especial' se trasladó a Viena, en Austria. (La Sexta)
'Enviado especial' se trasladó a Viena, en Austria. (La Sexta)

El sistema austriaco es un modelo de éxito que viene de muy lejos, concretamente del periodo de entreguerras del siglo pasado. Tras la Primera Guerra Mundial, las autoridades estipularon que el acceso a la vivienda sería su máxima prioridad y se obligó a las clases acomodadas a pagar un impuesto con el que se financiaron numerosas viviendas sociales.

Casi 100 años después, el Ayuntamiento dedica 600 millones de euros a seguir creando hogares de protección pública, un 5% del presupuesto total de las arcas municipales. Además, cualquier persona empadronada en la ciudad con un salario inferior a 45.000 euros anuales puede acceder a este servicio, sin importar su nacionalidad.

Con este panorama, no es de extrañar que 8 de cada 10 habitantes de Viena decidan vivir en alquiler durante toda su vida. Además, para garantizar unos mínimos de calidad no se pueden alquilar casas de menos de 30 metros cuadrados a excepción de los pisos muy antiguos, que deben arrendarse a 0,90 céntimos por metro cuadrado. ¿Tomarán nota nuestros legisladores o seguirá creciendo la llamada burbuja del alquiler?

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios